Cuida tu zona íntima en verano

Cuida tu zona íntima en verano

Estamos acostumbradas a oír que en verano debemos cuidarnos, aún más si cabe, la piel o el cabello. Y es que las altas temperaturas junto con la exposición directa al sol en esta época del año pueden causarnos desde quemaduras en la piel hasta volver seco, quebradizo y sin brillo nuestro cabello. Sin embargo, la estación estival, no requiere solo que prestemos atención a esas partes de nuestro cuerpo, sino más bien a todas, incluyendo nuestra zona íntima. Es por ello que hoy os vamos a contar cómo cuidar la zona íntima en verano. ¡Toma nota!

Es muy importante que sepas que en verano, las altas temperaturas y la humedad se mezclan, ya sea en las piscinas, la playa… y es en este momento en el que se disparan los casos de infecciones de orina en mujeres, debido a la proliferación de bacterias.

1. Mantener equilibrado el pH y la flora vaginal

Como mujeres, expertas en vivir (link a post), debemos tomar especial precaución si queremos evitar padecer una molesta infección de orina. Para ello, es vital tomar precauciones  medidas de higiene íntima que incluyen una correcta limpieza del área genital externa, es decir, de la vulva y vagina.

Es importante saber que la vagina produce de forma natural un líquido incoloro o de color blanco que está libre de olores fuertes (esto se altera cuando tenemos algún tipo de infección), que favorece el equilibrio del pH y la flora vaginal.

En el caso de las mujeres que han entrado en la menopausia, hay que saber que los cambios hormonales producidos en esta etapa elevan el pH vaginal, haciendo que disminuya la lubricación natural de la misma y aumentando su sequedad.

Si la flora o el pH vaginal sufren alguna alteración se produce un alto riesgo de contraer una infección. Algunos factores que pueden provocar este problema son el uso de antibióticos, algunos anticonceptivos orales, llevar prendas húmedas (por ejemplo mantener el bikini mojado), el uso de tampones y compresas o de preservativos de látex al mantener relaciones sexuales, utilizar ropa ceñida que genera sudoración…Sin embargo, esto no son más que factores que pueden favorecer en un momento dado que puedas tener una infección, no implica que sean desencadenantes o causantes de ésta.

2. Una buena higiene íntima

Para mantener una correcta higiene es importante lavar la zona genial con agua templada y con un jabón personal con una formulación suave. Para no alterar la flora vaginal no debemos lavarla más de 2 veces al día y debemos secarla muy bien después con una toalla exclusiva para ello, ya que las bacterias proliferan en ambientes húmedos.

Después de mantener relaciones sexuales también es recomendable lavar la zona íntima, ya que si se han tenido relaciones sin preservativo, el semen puede entrar en contacto con las bacterias que hay en la vagina y provocar malos olores. Aún así, el semen, como tal, es neutro y no supone un riesgo para la salud vaginal.

En el caso de utilizar productos para las pérdidas leves (link a post), es esencial que escojas productos absorbentes diseñados específicamente para las características de las pérdidas y que sean respetuosos con tu piel y zona íntima. Podéis consultar nuestra gama de compresas para pérdidas leves aquí (enlace a web) y pedir vuestra muestra gratuita (link a petición de muestras).

Cuando utilicemos compresas y/o tampones en los días de menstruación también debemos tener en cuenta que son un posible foco de infecciones. Se recomienda    cambiarse las compresas cada tres horas, aproximadamente y, los tampones cada dos horas. En el caso de utilizar los tampones en verano para bañarnos en la playa o en la piscina, debemos tener en cuenta que éstos van a absorber más humedad y que es recomendable  cambiarlos de inmediato.

3. Uso adecuado de ropa interior

La ropa interior que utilizamos también influye en nuestra salud vaginal, y es que desempeña un papel fundamental en la prevención de las infecciones vulvovaginales.

Los ginecólogos recomiendan el uso de prendas íntimas de algodón, por su capacidad para conservar el pH natural de la vagina. Otros materiales, como los sintéticos, provocan alteración de la flora y pueden dar lugar que aparezcan infecciones de forma frecuente.

En el caso de los bañadores y bikinis, como comentábamos en el punto anterior, es recomendable que, una vez nos hayamos bañado, nos cambiemos la braguita o el bañador  para evitar que la zona vaginal tenga humedad de forma prolongada. Por ello, un buen método de prevención es llevar siempre en nuestro capazo una braguita de bikini para cambiarnos.

4. Hidratar la zona íntima

Especialmente en la menop

ausia (link a post), debido a la bajada de estrógenos y su efecto beneficioso, la piel y las mucosas a nivel urinario y vulvovaginal sufren un importante deterioro, provocando una menor hidratación y circulación sanguínea en la vagina. Esto puede provocar, principalmente:

– Dolor al mantener relaciones sexuales

– Irritación, picor y escozor en la zona genital

En estos casos es importante mantener la hidratación de la zona íntima con productos como el ácido hialurónico, que es un regenerante vaginal natural o algún probiótico vaginal, que fortalece y reequilibra la flora íntima de las mujeres.

Así pues, igual que mantenemos hidratada la piel de nuestra cara y manos, debemos prestar especial atención a nuestra zona íntima y propiciarle los cuidados que requiera según la etapa en la que nos encontramos y teniendo en cuanta, también, la época del año.

5. ¿Qué infecciones de orina podemos contraer en verano?

Como ya hemos comentado antes, la humedad del bañador es un factor de riesgo para una infección vaginal, ya que ésta es necesaria para que los hongos puedan desarrollarse y vivir.

Las infecciones vaginales más comunes que se pueden dar, sobretodo en verano, son la producida por hongos como la candidiasis y la producida por bacterias, como la vaginosis bacteriana.

En el caso de la candidiasis, es característico sufrir picor y escozor e irritación en la zona íntima, mientras que en el caso de la vaginosis, puedes experimentar molestias en la vagina, acompañadas de un flujo vaginal distinto al habitual en cuanto a la cantidad, y con un olor desagradable.

El flujo vaginal es un gran indicador de si tenemos una infección de orina ya que aumenta su volumen y consistencia, cambia su color y olor. Por lo que puedes identificar que algo no va bien tan solo viéndolo. Sin embargo, os recomendamos que ante cualquier sospecha de infección o molestia en la zona íntima acudáis a vuestro ginecólogo y/o médico de cabecera para que te evalúe y te de el diagnóstico y el tratamiento más acertado, en caso de necesitarlo.

Disfrutar del verano es muy sencillo si seguimos las recomendaciones que os hemos dado en el post de hoy, así que ya sabéis. Mucha hidratación, mucha higiene y evitar la humedad en la zona vaginal serán las claves de unas vacaciones sin sorpresas indeseadas.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

Cáncer de ovario: qué es, síntomas, metástasis, supervivencia.

Cáncer de ovario: qué es, síntomas, metástasis, supervivencia.

Últimamente hemos oído y/o visto en muchísimos medios de comunicación hablar del cáncer de ovario, y la causa ha sido que Sara Carbonero, una famosa de nuestro panorama nacional, ha tenido que enfrentarse a él este pasado mes de mayo. Un mes en el que además, ha tenido lugar el día mundial del Cáncer de Ovario, más concretamente el 8 de mayo.

En el post de hoy queremos hablarte del cáncer de ovario, para explicarte qué es, cuáles son sus síntomas etc. Pero recuerda que, si presentas algún síntoma o sientes algo extraño, lo que debes hacer es pedir cita con tu ginecólogo de confianza inmediatamente.

¿Qué es el cáncer de ovario?

El cáncer de ovario se produce cuando un tumor maligno afecta a los ovarios, que se encuentran dentro del sistema reproductor femenino. Acorde con la Asociación Española contra el Cáncer este tipo de cáncer representa alrededor del 5% de los cánceres femeninos (una cifra a tener en cuenta, sobre todo, porque este tipo de cáncer es desconocido por muchas personas, el gran olvidado). Es la quinta causa de muerte por cáncer en la mujer. Situándose detrás del cáncer de mama y del cáncer de útero. Al año en todo el mundo se detectan 205.000 nuevos casos.

¿Cuáles son las causas del cáncer de ovario?

A día de hoy no hay causas claras que indiquen a que se debe su aparición, pero si es cierto que hay que tener especial cuidado si has sufrido cáncer de mama, o si tienes antecedentes dentro de tu familia. Como bien explica la Asociación Española contra el Cáncer se relaciona con mutaciones de los genes BRCA 1 y BRCA 2 (encargados de producir las proteínas supresoras de tumores). Es más común que se de con la edad, y está relacionado con ciertos factores de riesgo como el sobrepeso, no tener hijos (cada vez que un óvulo sale de tu ovario deja una pequeña cicatriz, las mujeres que tienen hijos ovulan menos veces), pero como te hemos comentado anteriormente hay que prestar una especial atención si tienes antecedentes de cáncer en tu familia.

¿Cuáles son sus síntomas?

El cáncer de ovario no tiene síntomas específicos, por eso suele tardar en detectarse, y no siempre se detecta en fases tempranas de la enfermedad. De hecho, normalmente sus síntomas se confunden con los de otras enfermedades por lo que es muy importante que si notas algo raro o fuera de lo normal acudas a tu médico y le cuentes lo que estás notando.

Algunos de sus síntomas, que a menudo se confunden con enfermedades benignas son:

– Distensión abdominal.

– Molestias en la pelvis.

– Hemorragias y secreciones vaginales.

– Dolor durante las relaciones sexuales.

– Micción frecuente o de urgencia.

– Anomalías en la menstruación.

Como ves, todos estos síntomas pueden parecer muy “normales”, y la mayoría los hayas vivido, pero si notas cualquiera de ellos va más allá, sientes algo fuera de lo habitual o se prologan en el tiempo, pide cita con tu médico.

Cáncer de ovario metástasis

En la fase temprana de la enfermedad es posible que el cáncer solo afecte al ovario, pero si tarda en detectarse puede propagarse a zonas cercanas como las trompas de Falopio, la pelvis e incluso llegar a tener metástasis fuera del abdomen. Como te hemos comentado a lo largo de este post, la detección temprana es vital, y en muchos casos debido a que no tiene síntomas claros y específicos, tarda en detectarse.

Cáncer de ovario y edad

Si bien es cierto que se detectan más casos de cáncer de ovario a partir de los 55 años, en/o después de la menopausia, pueden padecerlo también mujeres jóvenes, no es una enfermedad que esté directamente relacionada con la edad.

Cáncer de ovario y supervivencia

Este tumor es uno de los grandes desconocidos dentro de los que afectan a la mujer. La detección a tiempo es fundamental para pasar con éxito esta enfermedad, la tasa de supervivencia en fases tempranas es mayor que si se detecta tarde y ya se ha expandido a otros órganos.

Cáncer de ovario y tratamiento

La quimioterapia y la extirpación del tumor suele ser la manera más común de tratar de erradicar la enfermedad. Es importante que después del tratamiento no te olvides de acudir a todas y cada una de tus revisiones, y que tengas un seguimiento activo, sólo por si acaso.

Es normal que si te toca vivir esta situación puedas sentir tristeza, e incluso ansiedad, por eso queremos recordarte como combatirla.

Antes de despedirnos queremos mandar todo nuestro cariño y apoyo a las personas que tienen que enfrentarse a esta enfermedad, así como a sus seres queridos. Sois todas unas luchadoras, podéis con todo y seguro que vais a superar esta enfermedad.

A todas vosotras deciros que recordéis y os conciencies de que es muy importante acudir a las revisiones ginecológicas anuales.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

¿Ejercitar el suelo pélvico durante el sexo? ¡Sí, te contamos cómo!

¿Ejercitar el suelo pélvico durante el sexo? ¡Sí, te contamos cómo!

Como ya te hemos contado en ocasiones anteriores, el suelo pélvico está íntimamente relacionado con la calidad de nuestras relaciones sexuales, además de tener relación con otros aspectos de nuestro cuerpo.

El suelo pélvico es ese conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en la parte inferior del tronco y que tiene como función sostener los órganos del abdomen (la uretra, la vejiga, el útero, la vagina y el recto) para que funcionen de forma correcta. Si el suelo pélvico está debilitado puede provocar diferentes problemas a nuestro organismo, desde pérdidas leves a dolores de espalda o, incluso, disfunciones sexuales.

Entre las causas que pueden provocar el debilitamiento del suelo pélvico se encuentra el parto vaginal, el estreñimiento crónico, la práctica de deportes de impacto, el sobrepeso, enfermedades respiratorias, algunos tratamientos médicos agresivos, retención de líquidos o sostener exceso de peso. Si quieres saber más sobre las causas de debilitamiento del suelo pélvico y cómo fortalecerlo haz clic aquí.

Orgasmos y suelo pélvico

Quizá no creas que los orgasmos tienen una gran relación con el suelo pélvico, pero lo cierto es que el nivel de lubricación vaginal es un aspecto clave en muchas disfunciones sexuales. Esto incluso puede llegar a impedirnos llegar al orgasmo, lo que está estrechamente relacionado con el suelo pélvico.

Los ejercicios del suelo pélvico, como los conocidos ejercicios de Kegel, mantienen las paredes de la vagina vascularizadas, llenas de sangre, lo que mejorará el funcionamiento de las glándulas encargadas del líquido lubricante (Glándulas de Bartolino).

Ejercitar el suelo pélvico también mejorará posibles problemas relacionados con la excitación sexual, mejorando todas las fases de la respuesta sexual, lo que se relaciona directamente con los orgasmos.

Si no llegamos al orgasmo es posible que no estemos llevando bien la fase de excitación previa y es que el orgasmo no es más que las contracciones musculares que hacen que toda la sangre acumulada en la zona genital sea liberada y devuelta al torrente sanguíneo. Esas contracciones se producen en parte de la musculatura pélvica, por tanto, cuanto más fortalecido tengamos el suelo pélvico, llegaremos al orgasmo con mayor facilidad y éstos serán más placenteros, ¿te animas a probar?

Posturas para ejercitar el suelo pélvico en el sexo

Mantener el suelo pélvico fortalecido puede ayudar a mantener relaciones sexuales más placenteras. Para ello hay muchas opciones, pero, ¿sabías que hay posturas que favorecen su fortalecimiento durante las relaciones? Toma nota.

  • La Doma: el hombre sentado recibe a su compañera que se encaja a su cuerpo. Para realizar contracciones no solo de vagina, sino también perineal, avanza ligeramente tu pelvis hacia él en movimientos cortos y continuos.
  • Cara a Cara: el hombre se tiende boca arriba y la compañera se tiende sobre él, dominando la situación. Arqueando la columna mientras realizas contracciones más o menos intensas del suelo pélvico conseguirás, además, mayor estimulación.
  • El perrito: los dos se colocan en cuadrupedia. Esta postura permite muchos movimientos que nos ayudan a trabajar el suelo pélvico. Haz contracciones a tu ritmo, y prueba a acompasarlas a los movimientos pélvicos de tu pareja.

Accesorios para fortalecer el suelo pélvico

Seguro que has oído hablar de las bolas chinas en más de una ocasión como el accesorio por excelencia para trabajar el suelo pélvico, sin embargo, hay otros que quizá no conozcas y que pueden venirte genial para realizar ese trabajo de fortalecimiento, a la vez que disfrutas.

  • Bolas chinas: son dos esferas unidas por un cordel para su fácil extracción. Las hay de diferentes tamaños y materiales, desde silicona hasta metálicas, lo ideal es que pruebes unas con las que te sientas más cómoda. Cada una de las esferas contiene una bolita en su interior que, con el movimiento, se agita, estimulando las paredes vaginales y aumentando la irrigación sanguínea de la zona.Para introducirlas utiliza un poco de lubricante y prueba a ponerte de pie. Inconscientemente contraeremos la musculatura para evitar que se caigan. Puedes caminar con ellas de 20-30 minutos al día y notarás una gran diferencia en el tono de tu suelo pélvico.
  • Pesa vaginal: se trata de una pesa de forma alargada que mide 16,5 centímetros y pesa unos 400gr. Para utilizarla debes estar tumbada, con las piernas flexionadas y separadas y los pies apoyados en el suelo. Con un poco de lubricante colócala en la entrada de la vagina. Intentaremos irla introduciendo más profundamente a medida que conseguimos relajar la musculatura. Haz varias repeticiones de este movimiento (introduciendo y sacando la pesa), alrededor de 10 o hasta que notes cansancio.
  • Conos vaginales: los conos vaginales se presentan en una cajita que contienen 5 conos anatómicos de distintos pesos para que se vayan utilizando de forma gradual. Se utilizan más o menos igual que las bolas chicas (introduciéndolos en el interior de la vagina con un poco de lubricante un par de veces al día durante 15 minutos cada vez) y están más recomendados para mujeres con problemas diagnosticados, por lo que si tu musculatura pélvica ya tiene cierto tono no son tan útiles.

Es muy importante que utilices este tipo de accesorios siempre con la máxima higiene, lavándolos con agua jabón antes y después de cada uso y nunca en caso de tener hongos o infecciones vaginales.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

TU NUEVO ALIADO CONTRA EL ESTRÉS ES VERDE Y SE LLAMA MATCHA, ¡DESCÚBRELO!

TU NUEVO ALIADO CONTRA EL ESTRÉS ES VERDE Y SE LLAMA MATCHA, ¡DESCÚBRELO!

Últimamente está de moda hablar del Té Matcha, su color verde intenso junto con su inconfundible nombre lo han convertido en un imprescindible en las cartas de muchos restaurantes y ha sido protagonista de numerosos artículos ya que también es uno de los denominados Superalimentos (link a post quinoa), sin embargo… ¿sabes realmente de dónde procede y por qué se ha hecho tan popular?

Un viaje en el tiempo

Aunque se suele situar el origen del té matcha en Japón, lo cierto es que no fue hasta 1191 cuando el monje budista Eisai llevó este té a Japón desde China, donde tiene su origen en tiempos de la Dinastía Song.

Con el tiempo, este té fue desapareciendo de China, a la vez que arraigaba fuerte en Japón gracias a las costumbres de los monasterios budistas (durante sus largas horas de meditación bebían matcha para favorecer la concentración y la claridad de mente). Entre los siglos XIV y XVI, las clases altas de la sociedad japonesa adoptaron este té.

¿Qué es el té matcha?

El té matcha no es más que el té verde que ya conocemos, pero utilizando las hojas enteras del té para obtener su máximo potencial.

Es decir, cuando elaboramos una taza de té verde solo se puede extraer una fracción de sus beneficios ya que la mayoría de sus nutrientes se quedan en las hojas de té cuando hacemos una infusión. El té matcha es la hoja entera del té verde que, tras un proceso especial de cultivo, recolección y secado, se muele obteniendo un polvo fino y verde intenso que multiplica los beneficios del té verde.

Para que te hagas una idea, un vaso de té matcha equivale a 10 vasos de té verde en valor nutricional y antioxidantes, y es que la única manera de aprovechar todas las vitaminas, antioxidantes, minerales y aminoácidos del té verde es consumiendo la hoja.

Múltiples propiedades

El té matcha, como te decíamos anteriormente, es rico en antoxidantes y nutrientes, pero también tiene otras muchas propiedades:

  • Reduce el colesterol.
  • Reduce los niveles de azúcar en la sangre, sin elevar los de insulina.
  • Promueve la oxidación de grasas (puede ayudarnos a perder peso).
  • Es calmante y relajante. (link a post yo también combato la ansiedad).
  • Es rico en L-teanina: promueve un estado de relajación y aporta energía.
  • Su consumo regular mejora el estado de ánimo (link a post ¿sabes que puedes aumentar tu nivel de felicidad), la memoria y promueve una mejor concentración.
  • Es un sustituto ideal del café porque no libera la hormona del estrés cortisol reduciendo, de esta forma, el estrés sobre las glándulas suprarrenales.
  • Rico en catequinas: efecto quema grasas, previene artritis y es beneficioso contra el cáncer.
  • Tiene propiedades antibióticas (gracias a las catequinas) que promueven la salud y fortalecen el sistema inmunológico. (link a post alimentos beneficiosos para tu salud).
  • Alivia el estreñimiento .
  • Es rico en fibra, vitamina C, selenio, cromo, zinc y magnesio.
  • Desintoxicante

¿Cómo preparar tu té matcha?

Aunque parece algo obvio, lo cierto es que este tipo de té, al ser en polvo, tiene alguna peculiaridad en su preparación. No vamos a decirte la ceremonia del té que hacen en Japón, pero sí como adaptar al máximo esa filosofía a nuestro acelerado ritmo de vida occidental, haciendo que disfrutemos de sus beneficios relajantes (lo que incluye tomarse tiempo para prepararlo) y de todo su sabor.

El principal problema que tiene este tipo de té por ser en polvo es que queden grumitos… que, al contrario que en el colacao, no son muy agradables y puede hacer que lo rechaces.

Para prepararlo correctamente debes verter una cucharada de té en una taza y añadir agua a unos 80º (justo antes de entrar en ebullición) y lo bates hasta deshacer los grumos y formar espumilla con (y aquí está la clave) un utensilio llamado chasen que tiene aspecto de brocha de afeitar, pero cuyas cerdas son de bambú.

También puedes batirlo con una cuchara, pero te avisamos que la única forma de disolver correctamente los granitos del polvo es mediante la utilización del chasen (hay quien utiliza una batidora). Lo importante es que, mientras lo bates, lo hagas con calma, aprovechando ese momento para relajarte, no pensar en nada y empezar a disfrutar del momento tan zen que estás viviendo.

Otros usos

Como ya sabes, el té matcha es en polvo, y esto hace que suela utilizarse también en la cocina, sobre todo en repostería donde puedes encontrarlo en mochis, cruasanes y trufas de té verde.

También puedes encontrarlo en helados o smoothies.

¿Te animas a probarlo en casa? Puedes empezar con algo sencillo como añadiendo una pizca de matcha a la masa de magdalenas o bizcochos… ¡seguro que te encanta!

Por supuesto, también lo verás en infusiones frías de leche con matcha, el matcha latte, que, estamos convencidas de que te va a parecer delicioso.

Ahora que has descubierto todas las propiedades de este tipo de té queremos proponerte una receta para que puedas sorprender a todos en la próxima reunión de amigas o visita familiar, ¿te apuntas?

Ingredientes:

  • 6 cucharadas de aceite de coco
  • 175gr de coco rallado sin endulzar
  • 4 cucharadas de sirope de ágave
  • Extracto de vainilla
  • Sal marina fina
  • 2 cucharadas de polvo matcha

Pasos:

  1. Derrite el aceite de coco en un cazo pequeño a fuego lento.
  2. Añade a la batidora: coco rallado (reserva un poco para decorar), 4 cucharadas de sirope de ágave, unas gotas de extracto de vainilla, una pizca de sal y las 2 cucharadas de polvo de matcha.
  3. Añade el aceite de coco derretido a la batidora y bate la mezcla hasta que quede bien mezclado y no haya grumos.
  4. Cubre un molde de bizcocho pequeño con papel de hornear y pasa la mezcla de la batidora al molde.
  5. Deja reposar en la nevera unas 2h.
  6. Corta el dulce en cuadraditos y extráelos del molde.
  7. Espolvorea coco rallado y ¡a comer!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

COMBATE LAS MIGRAÑAS

COMBATE LAS MIGRAÑAS

Según la Mayo Clinic, la migraña es un dolor de cabeza que puede causar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmenteen uno de los lados.

Las migrañas pueden producirse por cambios en el tronco cerebral y sus interacciones con el nervio trigémino (nervio craneal mixto), una vía principal de dolor. Desequilibrios en sustancias químicas cerebrales como la serotonina, que ayuda a regular el dolor, pueden estar involucradas, de hecho, los niveles de esta sustancia que realiza funciones de neurotransmisor, disminuyen durante las crisis de migraña.

Causas que provocan migraña

A pesar de afectar a una parte importante de la población, aún no se comprenden las causas de la migraña, si bien sabemos que hay factores genéticos y ambientales que pueden incidir en ésta:

  • Cambios hormonales: muchas mujeres refieren migrañas durante el período o inmediatamente después, debido a las fluctuaciones y disminución de estrógeno que se produce. La menopausia y el embarazo también son momentos en los que algunas mujeres desarrollan estos dolores de cabeza.

Otros cambios hormonales son los producidos por el uso de anticonceptivos orales o la terapia de reemplazo hormonal que, si bien pueden empeorar las migrañas, hay mujeres que detectan que éstas ocurren con menos frecuencia.

  • Estrés: es una de las causas comunes de migraña.
  • Estimulación sensorial: las luces brillantes, los sonidos y olores fuertes, el humo del tabaco o de la contaminación, entre otras, pueden ser causa de que algunas personas sufran migrañas.
  • Cambios de clima: o de presión, también pueden desencadenarlas.
  • Alimentos: muchas personas coinciden en cierto tipo de alimentos como los quesos maduros, los alimentos salados y los procesados. Aditivos alimentarios como el endulzante aspartamo y el conservante glutamato monosódico pueden desencadenar migrañas también.
  • Cambios de rutina: otra causa es alterar las rutinas que seguimos, si habitualmente comemos a las 2 y cenamos a las 9, el hecho de que un día comamos a las 4 o 5, por algo tan común como que una reunión de trabajo se alargue o porque estamos de viaje, puede implicar que suframos una migraña. El hecho de ayunar también es una causa, así como no dormir lo suficiente, o hacerlo en exceso.
  • Bebidas: el alcohol, sobretodo el vino, y bebidas con mucha cafeína.
  • Factores físicos: la realización de ejercicio físico intenso.
  • Medicamentos: además de los anticonceptivos orales que comentábamos anteriormente, los vasodilatadores como la nitroglicerina, pueden empeorar las migrañas.

 

Los síntomas dependen de cada tipo de migraña

Los neurólogos suelen decir que cada migraña es diferente, como cada persona. Así, los síntomas dependerán del tipo de migraña que se padezca:

  • Migraña común(o sin aura): es un dolor de cabeza recurrente que suele tener una duración de entre 4 y 72 horas. El dolor se presenta en un solo lado de la cabeza, acompañado de pulsaciones, náuseas, fotofobia y sonofobia.
  • Migraña con aura: los síntomas suelen ser sensoriales al estar relacionados con el sistema nervioso central. Los ataques suelen durar pocos minutos y se caracterizan por ir aumentando gradualmente, seguidos de dolor de cabeza y, pudiendo afectar, también, a la visión, la comunicación, el lenguaje o la motricidad.
  • Migraña crónica: se considera como crónica una migraña que presenta 15 crisis o más al mes, al menos, durante 3 meses. Este tipo de migraña es poco frecuente y está más relacionada con factores hereditarios, la depresión y el uso frecuente de analgésicos

Estos son los tres tipos más comunes de migraña que hay, como decíamos antes, hay tantas migrañas como personas, por lo que hay más tipos específicos de migraña que compartirían algunas de las sintomatologías anteriormente descritas.

Lo más importante es detectar qué tipo de migraña sufres, ya que en base a esto tu neurólogo te dará un tratamiento u otro.

Según informó el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos el pasado Día internacional de la Acción contra la Migraña, el 13% de la población española padece migraña, afectando en mayor medida a las mujeres (7% hombres y 16% mujeres). Lo preocupante es que, de este porcentaje de población, al menos la mitad de los pacientes se automedica y, hasta un 40%, convive con la enfermedad sin saberlo. De hecho, según la Sociedad Española de Neurología, solo un 17% de los pacientes utiliza la medicación correcta para el tratamiento sintomático de las crisis migrañosas.

Si padeces alguno de los síntomas anteriormente mencionados, u otros, lo mejor es que acudas a tu médico de cabecera para que te dé un seguimiento y te derive al neurólogo, de ser necesario. Es vital que no te automediques ya que lo que a una amiga, madre o hermana le puede servir, no necesariamente es indicado para ti y puedes llegar a generarte una migraña crónica por abuso de medicamentos y por el uso incorrecto de éstos.

Tratamientos

Actualmente no hay una cura para las migrañas, ni un tratamiento definitivo, pero si diversas maneras de aliviar las molestiasque causan.

  • Cambiar hábitos: si detectamos que algunos alimentos como el chocolate, queso, chorizo… desencadenan migrañas, debemos intentar no consumirlos. Si quieres saber qué alimentos son beneficiosos para tu salud puedes consultarlo aquí.
  • Llevar un estilo de vida saludable: la combinación de ejercicio físico y alimentación sana y equilibrada son una recomendación que, al igual que en muchos aspectos de nuestra vida, influyen en las migrañas. El ejercicio aeróbico como la natación  o caminar.
  • Tener horarios: comentábamos que comer a deshora, ayunar, dormir de forma insuficiente o excesiva, pueden desencadenar la migraña, de esta forma, si establecemos unos horarios de comidas y descanso, podremos evitar sufrir algunas crisis.
  • Relajación: si sufrimos estrés es fundamental encontrar terapias como el yoga o el mindfulness para intentar reducir los niveles, saber relajarse es fundamental para prevenir migrañas.
  • Los tratamientos con fármacos preventivos: siempre recetados por un especialista, pueden ayudar a controlar las crisis y a que se reduzca su número e intensidad.
  • Infiltración de toxina botulínica: según un estudio realizado por el Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología para analizar la eficacia del bótox como tratamiento de la migraña crónica, el 50% de los pacientes con este tipo de migraña, tratados durante un año con toxina botulínica, han experimentado la reducción del número de dolores de cabeza y su intensidad en un 50%.

 

Como experta en vivir ya sabes que la vida no es siempre fácil, pero también sabemos que eres una luchadora nata y que con esa actitud se superan todos los obstáculos.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que paséis un feliz día!

 

 

Luce pelazo esta primavera

Luce pelazo esta primavera

Ya está aquí la primavera y con ella los primeros rayos de sol, el leve aumento de las temperaturas y la necesidad de cuidar nuestro cabello y piel para evitar sorpresas no deseadas.

Pasamos más tiempo al aire libre y esto requiere que sigamos ciertos consejos para evitar que nuestro cabello sufra daños o incluso notemos que se nos caiga mas.

¿Se cae el pelo en primavera?

Al igual que en otoño, en primavera tendemos a decir que se nos cae el pelo más, ya sea porque realmente tenemos esta sensación o porque es lo que hemos escuchado siempre…el hecho es que científicamente no está demostrado que esto sea así, aunque la doctora Virginia Sánchez, jefa del servicio de Dermatología de HM Sanchinarro, afirma que es cierto que con el cambio de estación puedan producirse ciertos cambios hormonales en las mujeres que hagan esas pérdidas de cabello más acusadas.

Sin embargo, no debemos preocuparnos de la pérdida de cabello a no ser que se prolongue más de tres meses, cuando es recomendable acudir a la consulta de un dermatólogo para que estudie el problema y pueda encontrar la solución más adecuada para cada caso.

La caída del pelo también debe verse como algo natural ya que, al igual que la piel, tiene que renovarse para ganar en calidad y la forma de renovarse es precisamente esa: su caída (entre 50 y 100 cabellos al día), naciendo, a su vez, nuevos cada día.

Cuida tu cuero cabelludo

Lo importante es cuidar de forma integral nuestro cabello, desde el cuero cabelludo a las puntas.

El cuero cabelludo es la piel que protege la cabeza y que posee cabello. La parte más importante de un pelo sano es la raíz y cuidándola adecuadamente podemos prevenir problemas como la dermatitis, la irritación, la caspa o su excesiva caída.

Para cuidar correctamente esta parte, lo primero que debemos saber es qué tipo de cuero cabelludo tenemos, ya que cada persona es distinta y no a todas nos va bien, por ejemplo, el mismo tipo de champú o tinte.

Podemos clasificar el cuero cabelludo en 4 tipos:

  • Sensible: suele ser susceptible a irritarse con facilidad, llegando a provocar sensación de quemazón o incluso picor en la cabeza.
  • Graso: las glándulas sebáceas de este tipo de cuero cabelludo producen un exceso de grasa. Esto hace que el pelo esté lacio, apelmazado, sin volumen y, en ocasiones, pudiendo tener apariencia de “sucio”.
  • Seco: tiende a romperse, suele ser quebradizo y con las puntas abiertas. Luce un aspecto sin vida y apagado debido, fundamentalmente, a la falta de hidratación.
  • Mixto: que combina cualquiera de los tipos de cabello anteriormente mencionados, uno de los más típicos suele ser tener el cuero cabelludo graso y las puntas secas.

Cómo tener un cabello bonito y brillante

Si alguno de los anteriores es tu caso, vamos a darte una serie de consejos y recomendaciones que harán que tengas un pelo perfecto, sano y brillante, y un cuero cabelludo protegido y cuidado:

  • Usa siempre productos adecuados a tu tipo de cabello (en el caso de tener el cuero cabelludo graso y las puntas secas, por ejemplo, deberás utilizar productos específicos para cada zona).
  • Evita productos con exceso de detergentes, parabenos y siliconas, sobre todo si tienes el cuero cabelludo sensible.
  • Lávate el pelo con agua fría o templada, o al menos termina con un último enjuagado con agua fría ya que el agua excesivamente caliente reseca mucho el cabello.
  • Si tienes el pelo largo empieza desenredándolo de la punta a la raíz, de este modo evitarás arrastrar los nudos y que se te rompa el cabello.
  • No te laves el cabello a diario, especialmente si lo tienes graso.
  • Desenreda y cepilla tu pelo con mimo cada día.
  • No uses exceso de calor al secarte el pelo, especialmente en el cuero cabelludo.
  • Si vas a usar plancha o rizador es necesario que te protejas el pelo con un producto especializado (protector de calor).
  • Sanéate las puntas cada pocos meses.
  • Evita los tintes, ya que resecan mucho el pelo. En caso de úsalos intenta que sean lo más naturales posibles y dale un extra de hidratación a tu pelo, te lo agradecerá.
  • Una buena alimentación: te lo hemos dicho en anteriores posts (Link a post Alimentos beneficiosos para tu salud), mantener una alimentación equilibrada es el primer paso para tener un cabello bonito y sano ya que, junto con las uñas, son las partes del cuerpo donde se observan los síntomas de una falta de nutrientes.
  • Si tienes pérdida de cabello y, además, déficit de vitaminas o minerales debes tomar un suplemento específico, pero lo ideal es consultarlo con tu médico.
  • Los recogidos (coletas o moños) muy tirantes, usados de forma continua pueden provocar caída de cabello y desembocar en alopecia traccional. Es recomendable, por tanto, cambiar habitualmente de peinado y no abusar de los peinados muy tirantes.

Lo más importante es que conozcas qué tipo de cabello tienes y, en base a eso, le des los mejores cuidados posibles. De cara al verano te recomendamos que eches un vistazo a este post (link post cuida tu pelo en verano) para ir preparando tu pelo y llegar a la temporada estival radiante y con un pelo sano y fuerte.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!