¿Cómo afecta la incontinencia a nuestra vida?

¿Cómo afecta la incontinencia a nuestra vida?

La incontinencia urinaria afecta a una gran cantidad de personas y aumenta con un nivel considerable con la edad. Se calcula que, en España, en torno a seis millones de personas la padecen y en mucha mayor proporción las mujeres. Si estamos en ese grupo de población hay que tener presente que tenemos vida laboral, sexual y social y que podemos tomar medidas para nuestra calidad de vida no sufra.

Lo primero será consultar con un médico para hablar a cerca de nuestro problema y poder abarcar nuestro caso en particular del mejor modo posible.

Quienes sufren pérdidas de orina pueden presentar molestias físicas y hay que tener ciertos cuidados para evitar las irritaciones cutáneas ya que además en estas áreas la piel es muy sensible. Lo mejor es evitar el uso de jabones fuertes y usar los absorbentes adecuados especiales para incontinencia. Indasec® diseña sus compresas teniendo en cuenta estos factores por lo que absorben en segundos y protegen la piel. Estos son suaves y están fabricados con materiales transpirables para evitar irritaciones.

Es una realidad que la incontinencia puede afectar a aspectos de la vida diaria que abarcan desde el sueño, la familia, el trabajo hasta el ocio. A veces la vergüenza, el rechazo hacia la situación o la sensación de incomprensión social puede hacer que las relaciones personales y de pareja sufran. Algunas dejan de practicar deporte, les incomodan las relaciones de pareja, cambian sus conductas o se aíslan.

Por lo tanto, la incontinencia urinaria, además de afectar a nivel físico también influye en nuestra salud mental. Un estudio reciente apunta que las mujeres con incontinencia tienen mayor índice de depresión y niveles más bajos de autoestima. Por eso es tan importante buscar ayuda de un profesional tanto para tratar la incontinencia como, si lo vemos necesario consultarlo con un psicólogo.

Por último, un fisioterapeuta también nos podrá dar pautas sobre ejercicios y mejora postural para reeducar nuestros hábitos posturales. Queremos buscar una buena alineación para que las presiones que se dirijan al suelo pélvico sean las adecuadas.

Buscar las mejores soluciones posibles y seguir las recomendaciones de estos profesionales hará la diferencia.

Quizá nos supone un cambio de hábitos hacia un estilo de vida más saludable, con una dieta más sana y que incluya ejercicio. Esto, también repercute en que nos sintamos mejor a todos los niveles y aumente nuestra autoestima.

Y piénsalo, imagínate quedando con tus amigas de Pilates después de salir de clase. ¿No sería genial?

5 claves para mantener un peso saludable

5 claves para mantener un peso saludable

Un peso saludable puede ayudarte a mejorar la incontinencia. Durante la menopausia, es bueno prestar atención a nuestra alimentación para conseguir tener la mejor calidad de vida posible. Una combinación de dieta saludable y ejercicio serán tus mejores amigos si quieres mantenerte en tu peso. Aunque lo mejor siempre es consultar con un especialista para que revise nuestro caso particular.

Durante la menopausia hay un descenso de las hormonas femeninas y por ello podemos notar que aumentamos de peso. Pero además es un periodo delicado en el que evitar el sobrepeso será importante para evitar otras afecciones como la incontinencia urinaria. En este caso se duplica el riesgo de padecerla porque esos kilitos de más ejercen presión en el abdomen y puede causar pérdidas.
 

Estas son las 5 claves que te ayudarán a mantener el peso a raya:

    •  

    • Come cinco veces al día
      Con esto conseguiremos activar el metabolismo, pero sin privarnos de los nutrientes que necesitamos. Repartiremos los alimentos en tres comidas principales y más abundantes: desayuno, comida y cena; y haremos dos comidas más ligeras y bajas en grasa: a media mañana y media tarde. Sobre todo, no te saltes la cena.
    • Incluye cinco piezas (entre fruta y verdura) cada día
      En todas las comidas deberíamos incluir frutas y verduras hasta comer por lo menos 5 porciones, entre fruta y verdura, al día. Y en la medida de lo posible sustituir las grasas por vegetales. 

      La fruta contiene vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes muy beneficiosos para que nuestro cuerpo se mantenga activo, funcionando correctamente, menos estresado y más joven. Por ejemplo, los espárragos, la piña y las alcachofas nos ayudan a evitar la retención de líquidos.

    • Evita el consumo de embutidos, frituras y quesos grasos
      Otra manera de controlar las calorías y grasas que no nos aportan nada es evitando lo más posible los embutidos, los fritos y los quesos grasos.
    • Busca las fuentes de calcio y magnesio
      El riesgo de pérdida ósea y osteoporosis aumenta en la menopausia. Por lo que los alimentos ricos en calcio, en vitamina D y magnesio nos ayudarán a prevenir o reducir la descalcificación. 

      Alimentos como la leche, el yogur o el queso (mejor si son bajos en grasa) son alimentos especialmente ricos en vitamina D. Además de los lácteos, los frutos secos, el repollo y algunas legumbres son fuentes de calcio y magnesio. Incluir también alimentos como el zumo de naranja, el brócoli, el salmón, las sardinas y el tofu nos aportará grandes beneficios.

      Y no olvidemos la importancia del sol. Sería necesario tomar el sol durante al menos 15 minutos todos los días.

    • Calidad en lugar de la cantidad
      En general, este consejo funciona a modo de sumario de los anteriores. Aunque comamos 5 veces al día es recomendable cuidar las porciones y qué alimentos incluimos en ellas. Es interesante potenciar más productos con ácidos grasos omega-3 como las semillas de lino, las nueces y el pescado azul como atún, caballa y salmón.También la vitamina B es importante porque ayuda al buen funcionamiento de las células nerviosas y del cerebro. Las lentejas y carnes magras nos pueden ayudar a controlar la irritabilidad y los cambios de humor. 

      Los alimentos con alto contenido de azúcar, demasiado salados o con mucha grasa a menudo carecen de valor nutricional. Pueden incluso alterar el equilibrio hormonal y empeorar los síntomas de la menopausia. Reducir la cantidad de dulces y alimentos procesados es clave. Además de evitar la cafeína y el alcohol que pueden provocar más sofocos.

Plus: en todo estilo de vida saludable no puede faltar el ejercicio físico

Hacer deporte de forma habitual e incluirlo en nuestra rutina puede ser un cambio muy positivo en nuestra vida. Nos mantendrá activas, más sanas, mejorará la incontinencia y nos ayudará a socializar. Consulta con tu médico qué ejercicios o deportes te convienen más y a divertirse.

Ahora somos las protagonistas de nuestra vida y mantenernos dinámicas nos aporta grandes beneficios y como has visto no solo la pérdida de peso. ¡Qué nada te detenga!

 

¿Qué puede provocar menopausia precoz?

¿Qué puede provocar menopausia precoz?

Por fin sin la regla, pero…¿No es un poco pronto?

La menopausia que se produce antes de los 40 años se denomina menopausia prematura. La menopausia que se produce entre los 40 y los 45 años se denomina menopausia precoz. En cualquier caso, se trata de la desaparición de la menstruación un poco antes de lo habitual, ya que suele suceder entre los 45 y 55, siendo los 51 años la edad promedio en España. Se produce una disminución de la cifra de estrógenos y desaparece la regla. La menopausia precoz o prematura puede suceder sin ninguna razón clara, o puede producirse como resultado de ciertos aceleradores. Un 6% de las mujeres atraviesan la menopausia antes de lo usual y entre las principales causas suelen estar:

    • La herencia genética
      En muchos casos es difícil saber qué ha provocado la menopausia precoz y a veces, ocurre sin una causa justificada. Sin embargo, los antecedentes familiares influyen. Entre un 5 y un 30% de mujeres con menopausia precoz tienen un antecedente familiar con el mismo problema.
    • Cáncer o cirugías ováricas previas
      La menopausia precoz puede deberse al tratamiento con radioterapia o quimioterapia. La extirpación de los ovarios pueden ser la causa de que se acelere la llegada de la menopausia. Y en el caso de la cirugía para extirpar el útero puede finalizar la menstruación, pero no causar menopausia porque los ovarios sigan produciendo hormonas.
    • Consumo de determinados fármacos
      También puede anticiparse la menopausia por el consumo de determinados fármacos con los que estemos tratando otras enfermedades y contengan grandes dosis de hormonas.
    • Desequilibrio de vitamina D
      La relación de la vitamina D con la menopausia tiene su núcleo en el déficit de estrógenos y los desajustes hormonales que provoca. Tener niveles correctos de vitamina D puede ayudar a evitar que se adelanten desequilibrios hormonales. Es recomendable exponerse durante 10 o 15 minutos al día sin protección solar, aunque nunca durante las horas centrales del día y protegiendo el rostro.
    • Tabaco
      Las mujeres que fuman pueden llegar a la menopausia hasta dos años antes que las que no fuman y suelen sentir más sus síntomas.
    • Alcohol
      Conviene reducir el consumo de bebidas alcohólicas y no tomar más de 2 cafés al día, ya que ambos pueden provocar una menopausia más temprana.
    • Estrés
      Mujeres con niveles altos de estrés tienen un 80% más riesgo de tener la menopausia precoz. Además, intensifica los síntomas propios de esta etapa.
      Practicar yoga, meditación, realizar alguna actividad que te guste, el contacto con la naturaleza o quedar con amigos nos pueden ayudar a relajarnos. También, algunas infusiones como la melisa y la valeriana nos ayudan a disminuir el estrés y encontrar un descanso reparador.

La menopausia precoz es algo que no se puede prevenir y no podemos cambiar nuestra carga genética. Pero conocer algunas de sus causas nos prepara y podemos hacer ajustes con tiempo en lo que otros factores externos se refiere.

En el caso de ser diagnosticada de menopausia precoz es importante intentar gestionarlo de la manera más normal posible, entendiendo que es algo natural que ha llegado un poco antes. Buscar apoyo en otras mujeres que viven la misma situación y compartir experiencias puede ayudar mucho.

Además, como siempre, en Indasec® os recomendamos llevar una vida equilibrada con una dieta sana, practicar deporte, evitando el tabaco y el alcohol para así lograr tener una mejor calidad de vida y sobre todos ser FELICES y disfrutar de la vida como una auténtica EXPERTA EN VIVIR.

10 consejitos para mejorar la incontinencia urinaria

10 consejitos para mejorar la incontinencia urinaria

Con motivo de la Semana Mundial de la Continencia en Indasec® hemos estado compartiendo una serie de consejos para mejorar la incontinencia urinaria. El lema de este año es #dejadeescapar2021 y aquí puedes ver la versión extendida de esa programación especial, no te lo pierdas.
 

TOMA NOTA DE ESTOS 10 CONSEJITOS

 

1. No retengas la necesidad de ir al baño.
Si tienes ganas de ir al baño, no te aguantes. Intenta ir cuanto antes. Tampoco ejerzas presión al orinar porque podría empeorarlo.

2. Evita “el pipí preventivo”. Ve cuando tengas que ir.
Muy hilado al punto uno está quitarnos la manía de ir al baño por si acaso, aunque no sea necesario y quizá forzarlo sin tener ganas. Otra costumbre que no ayuda, si no justo todo lo contrario es detener la orina mientras haces pis.

3. Busca practicar ejercicio calmado y que no sea de alto impacto.
El deporte siempre es bienvenido, pero si sufres incontinencia urinaria debes tener algunas cosas en cuenta. Lo mejor es evitar saltos y rebotes. Son buenas opciones deportes como la natación, montar en bici, el senderismo, patinaje, hacer estiramientos, pilates y yoga.

4. Evita hacer ejercicios como los abdominales.
No abuses de los movimientos en los que tenemos que levantar el tronco usando la fuerza abdominal.

5. Rehabilita tu suelo pélvico.
Sea cual sea el deporte que has elegido finalmente, compleméntalo con ejercicios de Kegel, Hipopresivos o ejercicios especialmente diseñados para fortalecer el suelo pélvico que pueden ser de yoga y pilates también.

6. Mejor, zapatos sin tacón alto.
Este tipo de calzado cambia la postura y el trabajo de los distintos músculos encargados de equilibrar la columna. Como resultado el perineo se podría debilitar. Algunas malas posturas también ejercen demasiada presión a nivel abdominal y presionan el periné, causando o empeorando la incontinencia.

7. Controla tu peso.
El sobrepeso se considera un factor de riesgo para la incontinencia urinaria ya que hay demasiado peso en el perineo.

8. Evita fumar
La nicotina cambia el colágeno del tejido perineal y favorece la flacidez. Además, muchas veces las personas fumadoras sufren una tos crónica que también daña el perineo.

9. Evita levantar mucho peso.
La carga de mucho peso perjudica el perineo, además de que la columna vertebral se resiente.

10. Bebe menos café y menos té.
La cafeína y la teína irritan la pared de la vejiga, lo que puede causar contracciones y aumentar el riesgo de incontinencia urinaria.

Con este recuento final de nuestros consejos nos despedimos de la Semana Mundial de la Continencia, pero siempre recordamos lo importante que es el autocuidado y la consciencia para ganar en calidad de vida.

Indasec® siempre estará a tu lado para seguir apoyando e informando sobre la incontinencia urinaria.

Menopausia y trabajo. Claves para vivirla de forma positiva.

Menopausia y trabajo. Claves para vivirla de forma positiva.

Los cambios que notamos durante la menopausia afectan a nuestra vida diaria y dentro de ella está nuestro lugar de trabajo. Estos síntomas se pueden notar en nuestra comodidad en el trabajo en distintos grados. Y también puede ser algo para celebrar.

Tener un trabajo es muy positivo para nuestra vida tanto a nivel mental porque nos distrae y emocional porque mejora la autoestima y convives con otras personas distintas a las de tu entorno habitual, lo que nos permite socializar. Todos estos refuerzos vienen de maravilla durante la etapa de la menopausia y nos puede dar grandes satisfacciones.

Claves que pueden mejorar tu experiencia con la menopausia mientras trabajas:

  • Ten a mano agua fría, incluso con hielo para refrescarte cuando lo necesites. Tener un abanico o un ventilador portátil en tu lugar o en el bolso también puede ser una buena idea.
  • Cuando prepares tu ropa piensa en usar varias capas que puedas quitarte si en algún momento sientes calor. Los tejidos también son importantes, evita las telas sintéticas y licras, apuesta por lo natural como el algodón que es más transpirable.
  • Si tienes el pelo largo, ten cerca una goma, una pinza o algo parecido que te permita recogértelo y que puedas estar más cómoda. Puede parecer poca cosa, pero te dará un extra de fresquito en el cuello.
  • Aprovecha ratos libres para ir al baño. No es que te estés levantado todo el tiempo, pero si vas a estirar un poco las piernas o a por algo de beber, aprovecha a ir al baño.
  • Si tienes pérdidas leves siéntete cómoda y protegida con Indasec Discreet®, son discretas y tienen justo la capacidad de absorción que necesitas.
  • Cuando sientas algo de ansiedad, camina un poco. Si te sientes ofuscada o irritada te vendrá bien despejarte un poco la mente, aunque sea andando dentro de tu lugar de trabajo. Le darás una pausa a la mente y un extra de ejercicio a tu cuerpo.
  • Por último, si crees que alguna mejora en la empresa o en tu lugar de trabajo te podría ayudar (como estar cerca de una ventana o de un baño) y tienes la confianza, háblalo.

¡No hay de qué asustarse! Esta etapa es como otra cualquiera en nuestra vida, con la diferencia de que se respira un cierto aire de tranquilidad y libertad. Con una actitud positiva de aceptación podremos disfrutarla al máximo enfocándonos en todo lo bonito que tiene.

Esperamos que estos consejos os ayuden a llevar una vida laboral más plena y saludable. ¡Sé la mejor versión de ti misma!

SALUD, DIVERSIÓN Y… SUELO PÉLVICO

SALUD, DIVERSIÓN Y… SUELO PÉLVICO

Con motivo del Día Mundial de la Salud te queremos proponer un reto: crear un nuevo hábito que cuide y fortalezca tu suelo pélvico.

Fortalecer tu suelo pélvico ayuda a controlar y mejorar la incontinencia. Más allá de los ejercicios de Kegel o de los Hipopresivos queremos mostrarte que hay todo un mundo por descubrir y por probar.

Así que, ya no hay excusa, ni pereza, ni olvidos… Existen distintos gadgets tecnológicos que hacen que fortalecer tu suelo pélvico, sea una divertida alternativa a las rutinas de ejercicios más extendidas y que te pueden ayudar a mantener el hábito de ejercicio diario, aunque sea solo un ratito.

Esta novedosa tendencia se llama BIOFEEDBACK, puede convertirse en tu nuevo “personal trainer” y darte la motivación que necesitas.

El biofeedback de suelo pélvico funciona como si fuera tu entrenador personal, te acompaña y te va diciendo cómo evolucionas cada día. Puedes saber cómo vas progresando y si estas realizando correctamente los ejercicios.

En esta rutina intervienen gadgets que se colocan en la vagina y en muchos modelos están conectados a una aplicación que hay que instalar en el móvil. Mientras haces los ejercicios te indica cuándo y cómo tienes que contraer los músculos y si lo estás haciendo con la fuerza o tensión suficiente. Detectan las contracciones, las cuantifica y las registra por lo que puedes ver la evolución en unos gráficos. En caso de ser necesario, tu médico, especialista o fisioterapeuta lo pueden consultar. Algunos, además, incorporan juegos en los que interactúas con la app mediante tus contracciones que se convierten en saltos o disparos a marcianitos. ¡Es como estar jugando videojuegos! ¿Te lo imaginas?

Al ser divertido es mucho más fácil mantener el hábito y que no abandones. Los profesionales de la salud los recomiendan por su eficacia para controlar las pérdidas de orina, para la recuperación posparto y para mejorar la vida sexual.

Beneficios de usar un biofeedback

·  Registra la actividad de los músculos del suelo pélvico.
·  Mejora la conciencia y el reconocimiento de estos músculos. Puede que confundamos esta contracción con la de los glúteos o los abdominales y no mejoremos porque no lo estamos haciendo correctamente.
·  Mejora la realización de los ejercicios y refuerza el hábito.
·  Tonifica los músculos mejorando el estado actual de nuestro suelo pélvico.
·  Son perfectos para suelos muy débiles que quizá no distinguen cuándo se está contrayendo.
·  Al crear unas gráficas los especialistas pueden llevar un mejor control, saber qué está ocurriendo en cada momento y ayuda con la personalización del tratamiento.
·  Cuando recoge la información algunos crean un plan de entrenamiento con ejercicios acordes a tu estado. Después, se va modificando y adaptando a tus nuevos avances.

Estos dispositivos existen desde los años 70 del siglo XX, pero solo para uso clínico. Gracias a que ahora existen este tipo de aparatos podemos seguir dando mantenimiento a nuestro suelo pélvico desde casa. Esto puede mejorar mucho nuestra calidad de vida y evitar o controlar las pérdidas leves de orina.

Si no conocías los aparatos de biofeedback de suelo pélvico seguramente se te ha abierto un mundo de posibilidades. Las Expertas en Vivir estamos a la última en cuidarnos y si además multitud de estudios los avalan será por algo. ¿Los probarías?