Mejora tu autoestima en 4 sencillos pasos

Mejora tu autoestima en 4 sencillos pasos

La autoestima se define como un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidos hacia uno mismo, nuestra manera de ser y los rasgos de nuestro cuerpo y carácter. Básicamente, es la forma que tenemos de percibirnos a nosotros mismos.

Si lo quisiéramos simplificar aún más, podríamos definir la autoestima como la forma que tenemos de vernos a nosotras mismas, de aceptarnos y de querernos. Por este motivo es tan importante tener una buena autoestima, porque lo que nosotras sintamos sobre nuestro cuerpo y forma de ser es lo que también, queramos o no, vamos a proyectar a los demás.

¿Cuántas veces te has mirado al espejo y has pensado: estoy gorda, estoy demasiado delgada, no me gusta mi pecho, no me gustan mis piernas, estoy llena de canas…? Seguro que, por desgracia, más de una. Esto es la autoestima. Y en el post de hoy te vamos a dar unos tips para que la trabajes y la fortalezcas.

¿Por qué es importante tener una buena autoestima?

Como te decíamos al inicio de esta lectura, la autoestima es la forma que tenemos de percibirnos a nosotras mismas, tanto por dentro como por fuera, y esto se traduce en el aprecio que sentimos por nosotras mismas y la confianza que tenemos en nosotras.

Tener una buena autoestima es esencial para poder disfrutar de una vida más plena y satisfactoria. Harás lo que quieras hacer y no lo que los demás te digan que hagas, uno de los rasgos que caracterizan a todas las Expertas en vivir (link a post), y te importará más tu propia opinión que la de los demás.

Es una cuestión de aceptación personal. No se trata de mirarnos al espejo todas las mañanas y pensar “mi vida es perfecta, me encanta mi cuerpo, soy la más guapa, etc.”, se trata de, en primer lugar conocernos a nosotras mismas y aceptar que quizá no nos encantan todas las partes de nuestro cuerpo, o todos los rasgos de nuestro carácter, y lo más importante, que no somos mujeres perfectas, sino mujeres reales (link a post), pero que, en conjunto, nos aceptamos y nos queremos tal como somos.

¿Qué ocurre si tengo baja autoestima?

En muchas ocasiones, la falta de autoestima puede hacer que nos dejemos manipular por personas más fuertes, o que no vivamos la vida que realmente queremos vivir, sino que nos dejemos llevar por otros.

Para ponerte un ejemplo muy claro: siempre has querido hacer un viaje a “ese lugar” pero no te atreves a dar el paso porque alguna amiga siempre te dice que cómo vas a irte a ese sitio, que hay lugares mucho más bonitos. ¿Te suena algo parecido en alguna ocasión? Esa persona te está dando su opinión sobre ese viaje que tanto te apetece hacer, pero es decisión tuya si haces ese viaje o no, independientemente de lo que piensen los demás.

Tener la capacidad de decidir por ti misma, a pesar de que otros opinen algo diferente, es tener amor  propio y un rasgo de tener una buena autoestima.

No te preocupes si te ves reflejada en este estado ya que, la autoestima, como casi todo en la vida, se entrena, se fortalece y se mejora. ¿Cómo? A continuación vamos a contarte cómo puedes fortalecer tu autoestima como mujer, para que puedas empezar a quererte más y, así, empezar a vivir mejor.

¿Cómo puedo quererme más a mi misma?

Lo más importante de todo es comprender que mejorar tu autoestima depende únicamente de ti, ya que este concepto va ligado a la opinión que tiene un individuo sobre sí mismo, por lo que no busques culpables fuera.

1. Mejorar la relación contigo misma es fundamental para disfrutar de tu vida al máximo.

Conócete a ti misma, no tengas miedo, acéptate tal y como eres, y mejora lo que creas que puedes y quieres mejorar, por ejemplo: me gustaría estar más en forma, por consiguiente me voy a apuntar al gimnasio.

2. No eres perfecta, eres real. Muchas veces nos comparamos con los demás, especialmente en la era de las redes sociales. Vemos lo que, aparentemente, son vidas perfectas y tenemos celos de otras personas: de su dinero, de su cuerpo, de su forma de ser, de su estilo de vida… La autoestima implica poner el foco en tí misma, así que olvídate de los demás y céntrate en la persona más importane que hay en tu vida: tú. Esto no implica, como decíamos antes, que te “conformes” con lo que tienes, si quieres mejorar en algo, lánzate a por ello, pero no lo hagas por competir con otros, sino porque a ti te hace feliz, te ayuda a quererte más, a mejorar tu confianza y a auto realizarte.

3. Tú eres tu mejor compañía. Parte del trabajo de mejora de la autoestima pasa porque pases más tiempo contigo misma. Disfruta de momentos para ti, haciendo lo que más te apetezca, o no haciendo nada, simplemente relajándote. Esto forma parte de ese autoconocimiento del que hablábamos al inicio de este post. Y es que cuando te conoces a ti misma es mucho más fácil que te quieras, que te aceptes y que disfrutes más y mejor de la vida.

4. Ser autocrítica está bien, ser autodestructiva no. Esto implica que es importante saber y aceptar que nadie es perfecto. Vivimos en una sociedad en la que se nos ha inculcado que debemos alcanzar ese nivel de perfección y eso nos hace ser tremendamente exigentes con nosotras mismas. En el caso de las mujeres esto se eleva al cubo. Y es que tenemos que ser la perfecta madre, esposa, abuela, profesional, ama de casa… y nada más lejos de la realidad. No tenemos que ser nada de eso, y sobretodo no tenemos que serlo para agradar a terceros. Es importante que asumas que, quizá, no puedas llegar a todo, porque amiga, eres humana, y que te perdones por todo aquello que no se te da bien y que te relajes.

Al final, tú eres la persona con la que más tiempo vas a pasar a lo largo de tu vida, ¿qué tal si trabajamos esa relación contigo misma para que sea lo más plena posible? Prueba a tener en cuenta los 4 tips que te acabamos de dar y ya verás como descubres que ser feliz y sentirse realizada está mucho más al alcance de tu mano de lo que piensas.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Qué pases un feliz día!

¿Conocías la risoterapia?

¿Conocías la risoterapia?

En el post de hoy queremos hablaros de la risoterapia. Seguramente ya hayáis oído hablar de ella, pero no todo el mundo conoce en qué consiste, cómo se práctica o cuáles son sus beneficios, por eso os recomendamos que dediquéis unos minutos a leer este post.  Y es que puede resultar una práctica muy interesante que podría llegar a cambiar tu forma de afrontar la vida, dejando atrás el negativismo y aceptando el positivismo.

¿Qué es la risoterapia?

La risoterapia es un  proceso de crecimiento personal, en el que se gana bienestar mental y emocional mediante la risa, el juego y otras técnicas. Remarcar que la risoterapia no puede considerarse una terapia en sí misma, ya que no cura ninguna enfermedad o trastorno, pero si se ha demostrado que consigue efectos positivos en el organismo de las personas que lo practican.

Lo normal es practicarla en grupo, ya que no es lo mismo hacerlo solo/a que acompañado/a.

Cualquier persona puede acudir a risoterapia, sin necesidad de tener ningún tipo de problema. Bien es cierto que también se usa como terapia complementaria en pacientes con enfermedades, personas que necesitan una ayuda para combatir la ansiedad o situaciones de estrés etc, ya que puede ayudar a que las personas mejoren.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

La risoterapia tiene múltiples beneficios, y es que cuando nos reímos estimulamos la síntesis de dopamina y serotonina (las conocidas hormonas de la felicidad), otorgándonos una sensación de bienestar y felicidad.

Además, ¿sabías que cuando nos reímos activamos 400 músculos de la cara?

Ahora,  vamos a enumerarte algunos de los múltiples beneficios de practicar la risoterapia:

Mejora la autoestima y ayuda a enfrentar la vergüenza, ya que al aprender a sentirnos desinhibidos y a reírnos de nosotros mismos, conseguimos mejorar también la timidez.

-Te llena de energía, ya que la risa favorece el bienestar emocional.

Ayuda en casos de depresión y reduce el estrés, gracias a la producción de las hormonas que te hemos comentado arriba, y a que favorece a ver la vida de manera más optimista, lo que se conoce como “ver la vida de color de rosa”.

Ayuda a combatir la ansiedad, por la misma razón que antes. Después de una sesión de risoterapia te sientes más relajado, y alejas la ansiedad de ti.

-Es una práctica divertida, en la que te lo pasarás en grande, y gracias a ella podrás conocer a gente nueva.

-Mejora la circulación gracias a que se acelera el corazón.

Hacemos ejercicio físico, no solo los que nos proponen en clase, sino que al reírnos activamos muchos músculos, incluidos algunos del estómago, que solo se ejercitan al reírnos.

-Si llegas a llorar de la risa, puedes limpiar tus ojos de manera natural. Seguro que alguna vez te ha pasado.

-Al reírnos no podemos pensar en otras cosas, con lo que generamos una barrera contra los pensamientos negativos.

-Posteriormente al relajarnos, relajamos los músculos del cuerpo, los huesos de la columna vertebral y cervicales.

-Reírnos solos está muy bien, pero reírnos con otras personas está mucho mejor, ya que se crean lazos afectivos y nos comunicamos mejor.

¿Qué se hace en risoterapia?

Las sesiones de risoterapia suelen realizarse en grupo, donde se utilizan diferentes técnicas y actividades para conseguir que todo el mundo se suelte para poder reírse.

El objetivo es que las personas se sientan libres y desinhibidas, para poder realizar con éxito las actividades pensadas para reírse, y así al final lograr todos los beneficios que te hemos contado en el punto anterior.

Puede que al principio te de un poco de vergüenza reírte en alto, especialmente delante de personas con las que no tienes confianza, pero ya verás como poco a poco lo conseguirás, y al final tu cuerpo y mente lo agradecerán.

La risoterapia no consiste solo en reírse por reírse, sino en ver el lado positivo a todo, utilizando para ello nuestra energía. Y es que al reírnos nos sentimos con más fuerza y energía. Además, está demostrado que reírse aporta muchos beneficios.

Los especialistas que imparten esta terapia, se focalizan en los grupos de manera distinta, dirigiendo las actividades en función de cómo sea el grupo: personas jóvenes, tímidas, personas mayores etc.

Estos son algunos de los beneficios que podrás obtener con la risoterapia. Y recuerda que, puedes realizarla en cualquier momento de tu vida, ya que no requiere esfuerzo físico, y te aportará muchas cosas buenas. Empezando porque reírse, y hacerlo de una/o misma/o fomenta a ver las cosas que parecían difíciles o tristes, de otra manera. Así que, ¡anímate a practicar la risoterapia!

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Qué pases un feliz día!

¡Suelo pélvico en forma!

¡Suelo pélvico en forma!

Como buenas Expertas en Vivir que sois seguro que no es la primera vez que oís hablar del suelo pélvico, especialmente si seguís nuestras redes sociales. Pero, nos hemos dado cuenta de que este tema para muchas mujeres sigue siendo un desconocido, que a veces llega sin que se den cuenta. Por eso queremos enfocar el post de hoy a daros una serie de recomendaciones y ejercicios que podéis practicar en casa para poner el suelo pélvico en forma. Ya no hay necesidad de acudir a clase o al gimnasio, así que: ¡no hay excusas!

Tener el suelo pélvico en forma es muy importante para tu bienestar y tu salud, no lo olvides.

¿Qué es el suelo pélvico?

Brevemente os queremos contar que el suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que se sitúan en la base de la pelvis, su función es retener los órganos que forman el aparato reproductor, urinario y digestivo.

Hay diversos momentos de la vida de toda mujer que pueden provocar que se debilite el suelo pélvico: el parto, la menopausia, el embarazo, y son momentos en los que hay que prestar un cuidado extra. Además, los deportes de impacto como correr, no son del todo recomendables y puede afectar negativamente al suelo pélvico.

No prestar la atención necesaria al suelo pélvico puede derivar en incontinencia urinaria, prolapso y molestias a la hora de tener relaciones sexuales, entre otros.

Seguramente hayas oído que utilizar bolas chinas o realizar los ejercicios de Kegel son buenos para evitar el debilitamiento del suelo pélvico, pero hay muchas más cosas que puedes hacer para ello y vamos a contarte algunas a continuación.

¿Influye la postura?

Sí, la postura influye directamente. Una de las cosas más importantes, y sobre las que debes tomar conciencia a partir de ahora, si no lo hacías ya, es cuidar cada día tu suelo pélvico. Es importante tener una buena actitud corporal para contigo misma, es decir, cuando te sientes, no te tires de golpe, pues caerás sobre tu suelo pélvico provocando un gran impacto, y trata de respetarlo. Cuidando tu postura, estarás cuidando también de tu suelo pélvico.

Si pasas muchas horas sentada lo mejor es tratar de mantener la pelvis neutra, ni en anteversión (cuando la pelvis se va hacia delante) ni retroversión (cuando la pelvis se va hacia atrás).

A la hora de levantarnos de la silla, hay que inclinar el tronco hacia delante, manteniendo la columna recta, podemos ayudarnos de las manos. Para sentarnos, hay que hacerlo con cuidado, como te hemos dicho, no podemos tirarnos de golpe sobre el suelo pélvico. Lo ideal es sentarnos a la inversa de cómo nos hemos levantando, flexionando las rodillas e inclinando el tronco.

¿Qué ejercicios puedes hacer?

Estos ejercicios pueden mejorar el suelo pélvico debilitado, aunque lo ideal es prevenir que se debilite, realizándolos desde antes y no esperando a que se genere el problema.

Vamos a enseñarte un par de ejercicios que podrás practicar cómodamente en casa, para ello solo necesitas tener espacio y una estirilla. Así que ya no hay excusas para no practicar estos ejercicios que reportarán beneficio a tu salud.

Ejercicio 1: este ejercicio comienza con una postura parecida a cuando los bebés gatean, es decir,  con las manos, la punta de los pies y las rodillas apoyadas en la esterilla, y con las palmas mirándose entre ellas. Mira hacia el suelo y mantén la espalda recta. Ahora, haz una contracción, y posteriormente relájate antes de realizar la siguiente. Puedes realizar el ejercicio con contracciones suaves y contracciones más fuertes. Realiza 10 repeticiones, respira y descansa un par de minutos, y realiza otras diez.

Ejercicio 2: para realizar este ejercicio necesitas atarte una goma por encima de las rodillas, que estén un poco separadas tus piernas. Empiezas tumbada bocarriba con las rodillas flexionadas. Separa las piernas un poco, y al soltar el aire sube la cadera hacia arriba, despegando el glúteo del suelo. Aguanta un poco arriba y vuelve a bajar.  Haz 2 series de 10 repeticiones cada una.

Ejercicio 3: para el tercer y último ejercicio que vamos a enseñarte, hemos escogido uno de Kegel, conocido como la contracción del ascensor. En este ejercicio comienzas sentada sobre un cojín, con la espalda sin apoyar en ningún sitio. Relájate antes de comenzar. Lo que tienes que hacer es muy sencillo, trata imaginar que tu suelo pélvico es un ascensor, lo que tienes que tratar es de cerrar las “puertas del ascensor” y luego subir plantas poco a poco. Es importante que expulses el aire mientras subes, para este ejercicio es muy importante estar concentrada, y ser consciente de tu propio cuerpo. Cada vez que hagas una contracción, descansa al menos dos respiraciones.

Haz dos series de 10 repeticiones cada una.

¿Dónde puedes hacer los ejercicios?

Como ya te hemos comentado los ejercicios puedes realizarlos en casa, donde estarás sola, relajada y tranquila. O bien puedes acudir a gimnasios (cada vez más centros de este tipo están poniendo entre sus actividades ejercicios para reafirmar el suelo pélvico), o incluso puedes acudir a centros especializados.

Si te decides a realizar los ejercicios por tu cuenta, lo ideal es que primero acudas a un profesional para que te enseñe las técnicas correctas, y una vez tengas el ejercicio controlado puedes practicarlo en casa.

Recuerda también, que cuando tienes el suelo pélvico dañado, lo ideal es acudir al especialista (tu ginecólogo) a que te revise y te diga en que estado está, para que pueda orientarte sobre qué ejercicios comenzar.

Por suerte, este tema está dejando de ser tabú y se está visibilizando su importancia cada vez más. ¡Anímate a probar los ejercidos! Ya verás como notas la diferencia.

Estos son algunos de los ejercicios que te proponemos para mejorar la salud de tu suelo pélvico, ¿los conocías ya?

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Qué pases un feliz día!

3 Recetas con calabaza que te enamorarán este Otoño

3 Recetas con calabaza que te enamorarán este Otoño

Ya ha llegado el otoño, y con esta nueva estación, no solo han vuelto las chaquetas y el cambio de hora, también han vuelto a nuestra rutina alimentaria algunos alimentos propios de estas fechas del año, como la calabaza.

En alguna que otra ocasión ya te hemos hablado de este alimento en nuestras redes sociales, y es que tiene numerosos beneficios para la salud (es beneficiosa para el sistema cardiovascular, el aparato digestivo, etc), además de estar riquísima. Por eso, hoy queremos ir más allá de la típica receta de crema de calabaza, y queremos proponerte tres platos distintos y originales, cuyo ingrediente principal es la calabaza.   

¿El entrante ideal? Hummus de calabaza.

Al igual que pasa con la calabaza, los entrantes y platos saludables están cada vez más presentes en nuestra dieta. Y no solo eso, sino que podemos encontrarlos en los restaurantes con facilidad, cosa que antes era impensable. Hay un plato que ha ido ganando adeptos a lo largo del tiempo, y ese es el hummus. Su preparación es sencilla, y además, se puede combinar con tostaditas de pan o crudités de verduras, lo que lo convierten en un plato ideal para disfrutar en las comidas.

Para prepara esta receta necesitamos: 75gr de calabaza, 150 gr de garbanzos (se pueden usar de bote que ya vienen cocidos), medio diente de ajo, 1 cucharada de tahini, medio limón, sal, pimentón y aceite de oliva.

Elaboración paso a paso:

  • Primero asamos la calabaza, para ello la partimos en trozos pequeños, la metemos en una bandeja apta para el horno, y la cocinamos a 180º durante 30 minutos. Ya sabes que los tiempos dependen de cada horno, así que deberás estar pendiente de ella. Cuando esté blanda (pinchas con un palillo) y hecha, la sacas.
  • En el vaso de la batidora añadimos nuestra calabaza ya cocinada, zumo de limón (desde una cucharada hasta medio limón, va al gusto), con los garbanzos y el resto de ingredientes. Trituramos todo bien y listo.
  • Antes de servirlo, lo probamos para ver si hay que rectificar de alguno de los ingredientes como la sal, el pimentón etc.
  • Lo servimos en un bol y lo acompañamos de crudités de verduras o tostaditas.

Y listo, ya tenemos este plato resultón y sabroso preparado para dippear.

Tortilla de patata y calabaza

Como ya sabrás, la tortilla de patata es uno de los platos fuertes de nuestra gastronomía. Actualmente puedes ver distintas versiones de ella en los restaurantes, y en las casas, y es que es un plato rico que gusta a toda la familia. Por eso hoy vamos a enseñarte a preparar esta variante, que no dejará a nadie indiferente este otoño.

Para preparar esta deliciosa receta necesitamos añadir en la cesta de la compra: patatas, calabaza, cebolla, huevos, sal y aceite de oliva. Como siempre, la cebolla es opcional, hay personas que prefieren la tortilla de patata con cebolla y otras sin ellas.

La particularidad de esta receta, es que para rebajar el aporte calórico de los fritos, lo que haremos será cocer los ingredientes en lugar de freírlos.

Vamos con el paso a paso:

  • Cocemos las patatas cortadas, la cebolla,  y la calabaza en trozos pequeños, añadimos un chorrito de aceite y dejamos que se cuezan unos 15 minutos.
  • Escurrimos bien nuestros ingredientes y los incorporamos a un bol, en el que añadiremos sal y los huevos, mezclamos todo bien, como cada vez que hacemos tortilla de patata. Mientras calentamos una sartén en el juego con aceite.
  • Volcamos nuestra masa en la sartén y continuamos como si fuera una tortilla normal, le damos un par de vueltas por cada lado y listo. Aquí dependerá también si os gusta la tortilla más o menos cocinada.

Fácil, ¿verdad? Pues vamos a continuar con el postre.

Bizcocho de calabaza para el postre

A lo largo de los años, la calabaza ha ido ganando presencia en el mundo de la repostería, y es que está muy de moda el contraste de dulce-salado. Por eso hoy queremos enseñarte una receta fácil, para que no te compliques cocinando, pero que a su vez está muy rica. Para los ingredientes necesitas: esencia de vainilla, un yogur natural, 200 gr de calabaza, 100 gr de harina (mejor si es de repostería o integral), 90 gr de azúcar moreno, 65 gr de mantequilla, 2 huevos pequeños, levadura y una pizca de sal. El ingrediente opcional es la canela, si te gusta, puedes espolvorear un pelín.

Vamos con el paso a paso de la receta:

  • Precalienta el horno a 180º y cubre el molde que vayas a usar para la preparación con un poco de mantequilla derretida y harina espolvoreada para que no se pegue al sacarlo.
  • Bate los huevos con el azúcar moreno, valiéndote de la batidora. Cuando espese la mezcla añade la mantequilla derretida y un poco de vainilla (no te pases con la vainilla, ya que aporta mucho sabor).
  • Ralla la calabaza (puedes usar la picadora de la batidora) y mézclalo con el yogur.
  • Incorpora a la mezcla de los huevos, la calabaza con yogur. Recuerda que si quieres añadir canela a tu bizcocho, debes hacerlo antes de meterlo al horno.
  • Tamiza sobre tu mezcla la harina, y la levadura junto con la pizca de sal.
  • Rellena tu molde y al horno durante una 45 minutos.

Y voilá, ya tenemos nuestro postre listo para disfrutar. Hay que tener un poco de cuidado al desmoldarlo, para que no se parta. Ahora toca ser pacientes y esperar a que se enfríe para disfrutarlo.

Y hasta aquí este menú que hemos querido compartir contigo, no tienes porqué cocinar todos los ingredientes a la vez, aunque ya sabes, ahora que es época esperamos que te animes a comprar una calabaza y prepares estas suculentas recetas.

Esperamos que este post os haya resultado útil y relevante, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias y recetas en los comentarios, estamos deseando leerlo. No olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que paséis un feliz día!

¿Por qué la Presoterapia es lo que necesitas después del verano?

¿Por qué la Presoterapia es lo que necesitas después del verano?

Hola Expertas en Vivir, en el post de hoy queremos hablaros sobre la presoterapia. Y es que seguramente hayáis oído hablar de esta técnica ya que está en auge. Esto se debe a sus beneficios tanto estéticos como para la salud.

¿Qué es la presoterapia?

La presoterapia es una técnica médica que nació en los años 60 para tratar problemas vasculares derivados de las vasectomías. Años más tarde, tras continuar investigando este método, llegaron a la conclusión de que también era efectivo para otras dolencias, así como para tratar problemas estéticos como la celulitis.

Hoy en día está especialmente indicada para lograr un drenaje linfático en personas con alteraciones en el sistema circulatorio, piernas cansadas, arañitas vasculares, edemas, celulitis y acumulaciones de grasa.

Un drenaje linfático es un tipo de masaje que se aplica de modo terapéutico para movilizar los líquidos del organismo, ayudando a eliminar las toxinas y sustancias de deshecho que se acumulan en los mismos y activando la circulación, fortaleciendo, así mismo, el sistema inmunitario.

El sistema linfático es una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y transportan linfa (líquido semitransparente y blanquecino compuesto por glóbulos blancos, linfocito, que son las células que atacan a las bacterias en la sangre y líquido proveniente de los intestinos, quilo, que contiene proteínas y grasas) desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. Es una parte principal del sistema inmunitario del cuerpo.

El drenaje linfático se realiza introduciendo a la persona en un traje neumático dotado de un determinado número de cámaras que distribuyen presiones de aire a lo largo de las zonas del cuerpo afectadas: abdomen, pies y piernas, brazos, glúteos, etc. Esta técnica es indolora, económica, sencilla y eficaz.

Beneficios de la presoterapia

La presoterapia estimula el sistema linfático, provocando un drenaje de la linfa, eliminando así líquidos, grasas y toxinas acumuladas en el organismo.

La presión de aire en la que se basa la presoterapia es capaz de romper las acumulaciones de grasas localizadas en el tren inferior, piernas y glúteos, haciéndola circular con el resto de líquidos retenidos para ser desechados por el sistema linfático.

Como decíamos al inicio de este post, la presoterapia tiene beneficios a nivel estético y para la salud, entre los que destacan:

Mejorar la musculatura.

Estimular el sistema inmunológico (aumenta las defensas del organismo).

Estimular el sistema circulatorio (combatiendo la hipertensión arterial).

Combatir la retención de líquidos.

– Tratar edemas y linfoedemas.

Prevenir la celulitis.

Eliminar y reducir la celulitis.

Eliminar toxinas y grasas del cuerpo.

Efectiva en tratamientos postoperatorios como la liposucción y mastectomía (debido a la acumulación de líquidos que conllevan).

Ayuda a recuperar la elasticidad de la piel, aumentando el aporte de oxígeno a los tejidos.

Alivia el cansancio y la pesadez en las extremidades.

Alivia el estrés.

A pesar de que esta técnica médica tiene múltiples beneficios, como habéis podido comprobar, también hay que tener en cuenta que no está indicada para todo el mundo, y está especialmente desaconsejada en casos de trombosis profunda (TVP), cuando hay heridas o infecciones en la zona a tratar, con dolor o entumecimiento corporal, si la persona sufre una enfermedad cardiaca grave, en caso de llevar marcapasos, durante el embarazo, si eres un paciente oncológico y si tienes hipotensión.

¿En qué consiste una sesión de presoterapia?

Una sesión de presoterapia dura entre 30-45 minutos, de media, y el número de sesiones que debas hacerte dependerá de los problemas médicos de cada persona y los objetivos que se quieran lograr.

Como te decíamos en el primer punto de este post, la persona se introduce en el traje neumático. Después, se aplica una presión de aire de forma ascendente en forma de ondas de presión. Estas ondas otorgan a la corriente sanguínea el impulso necesario para que se produzca un rápido retorno al corazón.

La presión de aire se aplica de forma personalizada, es decir, de acuerdo a las características de cada persona y a la zona que se trate. ¿Qué se siente? La sensación es la de un masaje con efectos de relajación y compresión suficientes para activar el sistema linfático.

Quizá te hayan realizado un drenaje linfático manual o te estes preguntando qué diferencia tiene con respecto a la presoterapia cuando, a priori, ambas técnicas tienen una función similar.

Pues bien, la presoterapia utiliza la tecnología para ayudar a mejorar la circulación de la linfa, mientras que el drenaje linfático manual es una técnica de masoterapia, lo que significa que utiliza las manos para ejercer una presión suave sobre las zonas de retención de linfa para que ésta circule mejor.

El drenaje linfático manual suele durar un poco más que la presoterapia, alrededor de 1 hora.

Como ves, se trata de una técnica que se puede utilizar tanto con fines estéticos como con fines de mejora de la salud y cuyo objetivo principal es la eliminación de toxinas que se acumulan en nuestro organismo. Puede ser una opción ideal para llevar a cabo ahora aprovechando que termina el verano y que solemos cometer más excesos en él que durante el resto del año, ¿te animas?

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué pases un feliz día!

5 RAZONES PARA PRACTICAR YOGA (SOBRETODO EN LA MENOPAUSIA)

5 RAZONES PARA PRACTICAR YOGA (SOBRETODO EN LA MENOPAUSIA)

Cada vez se está poniendo más de moda, lo practican tanto mujeres como hombres de todas las edades, en cualquier lugar, y cada vez tiene más visibilidad, en gran parte gracias a las celebrities que muestran cómo realizan esta práctica pero, ¿qué sabes del yoga?

¿Qué es el yoga?

Se trata de una disciplina milenaria que va más allá del ejercicio y que se puede practicar a cualquier edad y con cualquier condición física.

Es el conjunto de técnicas de concentración derivadas de una doctrina filosófica hindú que se practican para conseguir un mayor control físico y mental.

¿Qué tipos de yoga existen?

En occidente podemos encontrar diferentes tipos de yoga, por tanto si estás buscando clases debes saber bien cuál es la diferencia entre ellos para apuntarte a la que más se ajusta a lo que buscas o deseas probar.

Hatha Yoga: es uno de los más conocidos, y se caracteriza por la realización de Asanas (posturas de yoga). Una sesión de Hatha Yoga suele incluir una primera parte de meditación o relajación inicial, unos ejercicios de calentamiento (con posturas como el Saludo al sol y el Saludo a la luna) y la realización de Asanas. Finalmente se vuelve al estado de relajación.

Vinyasa Yoga: es parecido al Hatha Yoga, y se diferencia, principalmente, por que las posturas se realizan de forma más fluida, es decir, se permanece menos tiempo en cada postura que en el Hatha Yoga.

– Yoga Iyengar: es una variación del Hatha Yoga que se caracteriza principalmente por la perfección en el alineamiento de la postura y la permanencia en ésta (más tiempo que en el Hatha Yoga).

– Kundalini Yoga: este tipo de yoga se centra menos en las Asanas y más en la respiración (Pranayama), los mantras (frases o sonidos) y la meditación (Dhyana), así como en las Bhandas, Mudras y Kriyas (enfocadadas en los canales energéticos).

– Nada Yoga: es conocido como el Yoga del sonido y se basa en que el sonido es una vibración (forma de energía) que interfiere en nuestros cuerpos, mente y espíritu. Utiliza el sonido Ohm (sonido sagrado que manifiesta el sonido del universo) y ciertos tipos de música. Su objetivo es alcanzar la unión de cuerpo, mente y espíritu.

– Yoga Nidra: es un tipo de meditación que trata de conseguir el “sueño consciente”, meditando manteniéndonos en el estado intermedio entre la consciencia plena y el sueño.

– Bikram Yoga: parte del Hatha Yoga y consiste en una serie de 26 Asanas realizadas en un orden concreto que deben realizarse en una habitación a 40º de temperatura durante 90 minutos. Esta práctica debe realizarse en lugares especialmente acondicionados para ello y te recomendamos que consultes con tu médico antes de realizarla ya que, debido a la alta temperatura, puede no ser recomendable para todos.

¿Cómo iniciarte en el yoga?

Ahora que ya conoces los distintos tipos de yoga, lo ideal es que escojas el que crees que más se adapta a tus necesidades y a lo que te gustaría experimentar al realizar esta práctica. A continuación te vamos a contar qué debes tener en cuenta antes de iniciarte en esta práctica:

Las sesiones de yoga duran, de media, 60 – 90minutos, dependiendo del tipo de yoga. Todas ellas suelen comenzar con una fase de ejercicios de estiramiento y terminar con ejercicios de relajación.

La ropa ideal para practicar yoga es aquella que permita libertad de movimientos, que no tengas que preocuparte si se te sube la camiseta o se te cae el pantalón, y que no te incomode debido a cremalleras, costuras o botones en ninguna postura. Por tanto, lo más recomendable es ropa flexible y ajustada.

– El yoga se practica  descalza por lo que no necesitarás calzado alguno.

– Como al practicar cualquier ejercicio, no es recomendable que comas justo antes de la sesión. Te recomendamos que te planifiques y dejes que pasen, al menos, 2 horas después de haber comido y antes de empezar la práctica.

Beneficios del yoga sobre nuestra salud

El yoga aporta tantos beneficios a nivel físico, mental y emocional que muchas personas afirman que su práctica habitual puede cambiarnos la vida. Para que te animes a hacerlo, si aún no lo has probado, te vamos a contar 5 beneficios que tiene el yoga. Toma nota:

  • Reduce el estrés: la práctica habitual de yoga ayuda a bajar los niveles de cortisol (una hormona que se libera como respuesta al estrés) y la presión sanguínea. Además, mejora el estado de ánimo y la autoestima (la percepción que tenemos de nosotras mismas). Estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo.
  • Mejora la respiración: la respiración es una de las partes a las que el yoga presta más atención, llamada Pranayama. El yoga enseña a respirar correctamente, es decir, a respirar desde el diafragma (abdominal o diafragmática). Las Asanas, combinadas con una respiración adecuada mejoran la circulación sanguína, lo que incide positivamente en el cerebro, órganos vitales y extremidades. Equilibra el sistema nervioso, ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.
  • Aumenta la flexibilidad: desde que cumplimos los 3 años de edad comenzamos a perder flexibilidad de forma progresiva, salvo que la trabajemos. Con la práctica de yoga se aumenta la flexibilidad, lo que ayuda a evitar lesiones.
  • Mejora el equilibrio: practicar yoga requiere concentración, es decir, estar presentes en todo momento.
  • Fortalece huesos y músculos: el yoga ayuda a fortalecer los músculos, pero evitando que se acumule ácido láctico en el cuerpo, lo que provoca fatiga y dolor (las conocidas agujetas), y no reduce la flexibilidad. También ayuda a reforzar los huesos, frenando la pérdida de masa ósea. Por este motivo es un gran aliado en la menopausia. El yoga también incide en la salud de la columna vertebral, mejorando la postura.

Ahora que conoces un poco más en detalle esta disciplina. ¿Te animas a probar? ¡Esperamos que nos cuentes tu experiencia!

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de  y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué pases un feliz día!