3 Recetas con calabaza que te enamorarán este Otoño

3 Recetas con calabaza que te enamorarán este Otoño

Ya ha llegado el otoño, y con esta nueva estación, no solo han vuelto las chaquetas y el cambio de hora, también han vuelto a nuestra rutina alimentaria algunos alimentos propios de estas fechas del año, como la calabaza.

En alguna que otra ocasión ya te hemos hablado de este alimento en nuestras redes sociales, y es que tiene numerosos beneficios para la salud (es beneficiosa para el sistema cardiovascular, el aparato digestivo, etc), además de estar riquísima. Por eso, hoy queremos ir más allá de la típica receta de crema de calabaza, y queremos proponerte tres platos distintos y originales, cuyo ingrediente principal es la calabaza.   

¿El entrante ideal? Hummus de calabaza.

Al igual que pasa con la calabaza, los entrantes y platos saludables están cada vez más presentes en nuestra dieta. Y no solo eso, sino que podemos encontrarlos en los restaurantes con facilidad, cosa que antes era impensable. Hay un plato que ha ido ganando adeptos a lo largo del tiempo, y ese es el hummus. Su preparación es sencilla, y además, se puede combinar con tostaditas de pan o crudités de verduras, lo que lo convierten en un plato ideal para disfrutar en las comidas.

Para prepara esta receta necesitamos: 75gr de calabaza, 150 gr de garbanzos (se pueden usar de bote que ya vienen cocidos), medio diente de ajo, 1 cucharada de tahini, medio limón, sal, pimentón y aceite de oliva.

Elaboración paso a paso:

  • Primero asamos la calabaza, para ello la partimos en trozos pequeños, la metemos en una bandeja apta para el horno, y la cocinamos a 180º durante 30 minutos. Ya sabes que los tiempos dependen de cada horno, así que deberás estar pendiente de ella. Cuando esté blanda (pinchas con un palillo) y hecha, la sacas.
  • En el vaso de la batidora añadimos nuestra calabaza ya cocinada, zumo de limón (desde una cucharada hasta medio limón, va al gusto), con los garbanzos y el resto de ingredientes. Trituramos todo bien y listo.
  • Antes de servirlo, lo probamos para ver si hay que rectificar de alguno de los ingredientes como la sal, el pimentón etc.
  • Lo servimos en un bol y lo acompañamos de crudités de verduras o tostaditas.

Y listo, ya tenemos este plato resultón y sabroso preparado para dippear.

Tortilla de patata y calabaza

Como ya sabrás, la tortilla de patata es uno de los platos fuertes de nuestra gastronomía. Actualmente puedes ver distintas versiones de ella en los restaurantes, y en las casas, y es que es un plato rico que gusta a toda la familia. Por eso hoy vamos a enseñarte a preparar esta variante, que no dejará a nadie indiferente este otoño.

Para preparar esta deliciosa receta necesitamos añadir en la cesta de la compra: patatas, calabaza, cebolla, huevos, sal y aceite de oliva. Como siempre, la cebolla es opcional, hay personas que prefieren la tortilla de patata con cebolla y otras sin ellas.

La particularidad de esta receta, es que para rebajar el aporte calórico de los fritos, lo que haremos será cocer los ingredientes en lugar de freírlos.

Vamos con el paso a paso:

  • Cocemos las patatas cortadas, la cebolla,  y la calabaza en trozos pequeños, añadimos un chorrito de aceite y dejamos que se cuezan unos 15 minutos.
  • Escurrimos bien nuestros ingredientes y los incorporamos a un bol, en el que añadiremos sal y los huevos, mezclamos todo bien, como cada vez que hacemos tortilla de patata. Mientras calentamos una sartén en el juego con aceite.
  • Volcamos nuestra masa en la sartén y continuamos como si fuera una tortilla normal, le damos un par de vueltas por cada lado y listo. Aquí dependerá también si os gusta la tortilla más o menos cocinada.

Fácil, ¿verdad? Pues vamos a continuar con el postre.

Bizcocho de calabaza para el postre

A lo largo de los años, la calabaza ha ido ganando presencia en el mundo de la repostería, y es que está muy de moda el contraste de dulce-salado. Por eso hoy queremos enseñarte una receta fácil, para que no te compliques cocinando, pero que a su vez está muy rica. Para los ingredientes necesitas: esencia de vainilla, un yogur natural, 200 gr de calabaza, 100 gr de harina (mejor si es de repostería o integral), 90 gr de azúcar moreno, 65 gr de mantequilla, 2 huevos pequeños, levadura y una pizca de sal. El ingrediente opcional es la canela, si te gusta, puedes espolvorear un pelín.

Vamos con el paso a paso de la receta:

  • Precalienta el horno a 180º y cubre el molde que vayas a usar para la preparación con un poco de mantequilla derretida y harina espolvoreada para que no se pegue al sacarlo.
  • Bate los huevos con el azúcar moreno, valiéndote de la batidora. Cuando espese la mezcla añade la mantequilla derretida y un poco de vainilla (no te pases con la vainilla, ya que aporta mucho sabor).
  • Ralla la calabaza (puedes usar la picadora de la batidora) y mézclalo con el yogur.
  • Incorpora a la mezcla de los huevos, la calabaza con yogur. Recuerda que si quieres añadir canela a tu bizcocho, debes hacerlo antes de meterlo al horno.
  • Tamiza sobre tu mezcla la harina, y la levadura junto con la pizca de sal.
  • Rellena tu molde y al horno durante una 45 minutos.

Y voilá, ya tenemos nuestro postre listo para disfrutar. Hay que tener un poco de cuidado al desmoldarlo, para que no se parta. Ahora toca ser pacientes y esperar a que se enfríe para disfrutarlo.

Y hasta aquí este menú que hemos querido compartir contigo, no tienes porqué cocinar todos los ingredientes a la vez, aunque ya sabes, ahora que es época esperamos que te animes a comprar una calabaza y prepares estas suculentas recetas.

Esperamos que este post os haya resultado útil y relevante, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias y recetas en los comentarios, estamos deseando leerlo. No olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que paséis un feliz día!

¿Por qué la Presoterapia es lo que necesitas después del verano?

¿Por qué la Presoterapia es lo que necesitas después del verano?

Hola Expertas en Vivir, en el post de hoy queremos hablaros sobre la presoterapia. Y es que seguramente hayáis oído hablar de esta técnica ya que está en auge. Esto se debe a sus beneficios tanto estéticos como para la salud.

¿Qué es la presoterapia?

La presoterapia es una técnica médica que nació en los años 60 para tratar problemas vasculares derivados de las vasectomías. Años más tarde, tras continuar investigando este método, llegaron a la conclusión de que también era efectivo para otras dolencias, así como para tratar problemas estéticos como la celulitis.

Hoy en día está especialmente indicada para lograr un drenaje linfático en personas con alteraciones en el sistema circulatorio, piernas cansadas, arañitas vasculares, edemas, celulitis y acumulaciones de grasa.

Un drenaje linfático es un tipo de masaje que se aplica de modo terapéutico para movilizar los líquidos del organismo, ayudando a eliminar las toxinas y sustancias de deshecho que se acumulan en los mismos y activando la circulación, fortaleciendo, así mismo, el sistema inmunitario.

El sistema linfático es una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y transportan linfa (líquido semitransparente y blanquecino compuesto por glóbulos blancos, linfocito, que son las células que atacan a las bacterias en la sangre y líquido proveniente de los intestinos, quilo, que contiene proteínas y grasas) desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. Es una parte principal del sistema inmunitario del cuerpo.

El drenaje linfático se realiza introduciendo a la persona en un traje neumático dotado de un determinado número de cámaras que distribuyen presiones de aire a lo largo de las zonas del cuerpo afectadas: abdomen, pies y piernas, brazos, glúteos, etc. Esta técnica es indolora, económica, sencilla y eficaz.

Beneficios de la presoterapia

La presoterapia estimula el sistema linfático, provocando un drenaje de la linfa, eliminando así líquidos, grasas y toxinas acumuladas en el organismo.

La presión de aire en la que se basa la presoterapia es capaz de romper las acumulaciones de grasas localizadas en el tren inferior, piernas y glúteos, haciéndola circular con el resto de líquidos retenidos para ser desechados por el sistema linfático.

Como decíamos al inicio de este post, la presoterapia tiene beneficios a nivel estético y para la salud, entre los que destacan:

Mejorar la musculatura.

Estimular el sistema inmunológico (aumenta las defensas del organismo).

Estimular el sistema circulatorio (combatiendo la hipertensión arterial).

Combatir la retención de líquidos.

– Tratar edemas y linfoedemas.

Prevenir la celulitis.

Eliminar y reducir la celulitis.

Eliminar toxinas y grasas del cuerpo.

Efectiva en tratamientos postoperatorios como la liposucción y mastectomía (debido a la acumulación de líquidos que conllevan).

Ayuda a recuperar la elasticidad de la piel, aumentando el aporte de oxígeno a los tejidos.

Alivia el cansancio y la pesadez en las extremidades.

Alivia el estrés.

A pesar de que esta técnica médica tiene múltiples beneficios, como habéis podido comprobar, también hay que tener en cuenta que no está indicada para todo el mundo, y está especialmente desaconsejada en casos de trombosis profunda (TVP), cuando hay heridas o infecciones en la zona a tratar, con dolor o entumecimiento corporal, si la persona sufre una enfermedad cardiaca grave, en caso de llevar marcapasos, durante el embarazo, si eres un paciente oncológico y si tienes hipotensión.

¿En qué consiste una sesión de presoterapia?

Una sesión de presoterapia dura entre 30-45 minutos, de media, y el número de sesiones que debas hacerte dependerá de los problemas médicos de cada persona y los objetivos que se quieran lograr.

Como te decíamos en el primer punto de este post, la persona se introduce en el traje neumático. Después, se aplica una presión de aire de forma ascendente en forma de ondas de presión. Estas ondas otorgan a la corriente sanguínea el impulso necesario para que se produzca un rápido retorno al corazón.

La presión de aire se aplica de forma personalizada, es decir, de acuerdo a las características de cada persona y a la zona que se trate. ¿Qué se siente? La sensación es la de un masaje con efectos de relajación y compresión suficientes para activar el sistema linfático.

Quizá te hayan realizado un drenaje linfático manual o te estes preguntando qué diferencia tiene con respecto a la presoterapia cuando, a priori, ambas técnicas tienen una función similar.

Pues bien, la presoterapia utiliza la tecnología para ayudar a mejorar la circulación de la linfa, mientras que el drenaje linfático manual es una técnica de masoterapia, lo que significa que utiliza las manos para ejercer una presión suave sobre las zonas de retención de linfa para que ésta circule mejor.

El drenaje linfático manual suele durar un poco más que la presoterapia, alrededor de 1 hora.

Como ves, se trata de una técnica que se puede utilizar tanto con fines estéticos como con fines de mejora de la salud y cuyo objetivo principal es la eliminación de toxinas que se acumulan en nuestro organismo. Puede ser una opción ideal para llevar a cabo ahora aprovechando que termina el verano y que solemos cometer más excesos en él que durante el resto del año, ¿te animas?

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué pases un feliz día!

5 RAZONES PARA PRACTICAR YOGA (SOBRETODO EN LA MENOPAUSIA)

5 RAZONES PARA PRACTICAR YOGA (SOBRETODO EN LA MENOPAUSIA)

Cada vez se está poniendo más de moda, lo practican tanto mujeres como hombres de todas las edades, en cualquier lugar, y cada vez tiene más visibilidad, en gran parte gracias a las celebrities que muestran cómo realizan esta práctica pero, ¿qué sabes del yoga?

¿Qué es el yoga?

Se trata de una disciplina milenaria que va más allá del ejercicio y que se puede practicar a cualquier edad y con cualquier condición física.

Es el conjunto de técnicas de concentración derivadas de una doctrina filosófica hindú que se practican para conseguir un mayor control físico y mental.

¿Qué tipos de yoga existen?

En occidente podemos encontrar diferentes tipos de yoga, por tanto si estás buscando clases debes saber bien cuál es la diferencia entre ellos para apuntarte a la que más se ajusta a lo que buscas o deseas probar.

Hatha Yoga: es uno de los más conocidos, y se caracteriza por la realización de Asanas (posturas de yoga). Una sesión de Hatha Yoga suele incluir una primera parte de meditación o relajación inicial, unos ejercicios de calentamiento (con posturas como el Saludo al sol y el Saludo a la luna) y la realización de Asanas. Finalmente se vuelve al estado de relajación.

Vinyasa Yoga: es parecido al Hatha Yoga, y se diferencia, principalmente, por que las posturas se realizan de forma más fluida, es decir, se permanece menos tiempo en cada postura que en el Hatha Yoga.

– Yoga Iyengar: es una variación del Hatha Yoga que se caracteriza principalmente por la perfección en el alineamiento de la postura y la permanencia en ésta (más tiempo que en el Hatha Yoga).

– Kundalini Yoga: este tipo de yoga se centra menos en las Asanas y más en la respiración (Pranayama), los mantras (frases o sonidos) y la meditación (Dhyana), así como en las Bhandas, Mudras y Kriyas (enfocadadas en los canales energéticos).

– Nada Yoga: es conocido como el Yoga del sonido y se basa en que el sonido es una vibración (forma de energía) que interfiere en nuestros cuerpos, mente y espíritu. Utiliza el sonido Ohm (sonido sagrado que manifiesta el sonido del universo) y ciertos tipos de música. Su objetivo es alcanzar la unión de cuerpo, mente y espíritu.

– Yoga Nidra: es un tipo de meditación que trata de conseguir el “sueño consciente”, meditando manteniéndonos en el estado intermedio entre la consciencia plena y el sueño.

– Bikram Yoga: parte del Hatha Yoga y consiste en una serie de 26 Asanas realizadas en un orden concreto que deben realizarse en una habitación a 40º de temperatura durante 90 minutos. Esta práctica debe realizarse en lugares especialmente acondicionados para ello y te recomendamos que consultes con tu médico antes de realizarla ya que, debido a la alta temperatura, puede no ser recomendable para todos.

¿Cómo iniciarte en el yoga?

Ahora que ya conoces los distintos tipos de yoga, lo ideal es que escojas el que crees que más se adapta a tus necesidades y a lo que te gustaría experimentar al realizar esta práctica. A continuación te vamos a contar qué debes tener en cuenta antes de iniciarte en esta práctica:

Las sesiones de yoga duran, de media, 60 – 90minutos, dependiendo del tipo de yoga. Todas ellas suelen comenzar con una fase de ejercicios de estiramiento y terminar con ejercicios de relajación.

La ropa ideal para practicar yoga es aquella que permita libertad de movimientos, que no tengas que preocuparte si se te sube la camiseta o se te cae el pantalón, y que no te incomode debido a cremalleras, costuras o botones en ninguna postura. Por tanto, lo más recomendable es ropa flexible y ajustada.

– El yoga se practica  descalza por lo que no necesitarás calzado alguno.

– Como al practicar cualquier ejercicio, no es recomendable que comas justo antes de la sesión. Te recomendamos que te planifiques y dejes que pasen, al menos, 2 horas después de haber comido y antes de empezar la práctica.

Beneficios del yoga sobre nuestra salud

El yoga aporta tantos beneficios a nivel físico, mental y emocional que muchas personas afirman que su práctica habitual puede cambiarnos la vida. Para que te animes a hacerlo, si aún no lo has probado, te vamos a contar 5 beneficios que tiene el yoga. Toma nota:

  • Reduce el estrés: la práctica habitual de yoga ayuda a bajar los niveles de cortisol (una hormona que se libera como respuesta al estrés) y la presión sanguínea. Además, mejora el estado de ánimo y la autoestima (la percepción que tenemos de nosotras mismas). Estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo.
  • Mejora la respiración: la respiración es una de las partes a las que el yoga presta más atención, llamada Pranayama. El yoga enseña a respirar correctamente, es decir, a respirar desde el diafragma (abdominal o diafragmática). Las Asanas, combinadas con una respiración adecuada mejoran la circulación sanguína, lo que incide positivamente en el cerebro, órganos vitales y extremidades. Equilibra el sistema nervioso, ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.
  • Aumenta la flexibilidad: desde que cumplimos los 3 años de edad comenzamos a perder flexibilidad de forma progresiva, salvo que la trabajemos. Con la práctica de yoga se aumenta la flexibilidad, lo que ayuda a evitar lesiones.
  • Mejora el equilibrio: practicar yoga requiere concentración, es decir, estar presentes en todo momento.
  • Fortalece huesos y músculos: el yoga ayuda a fortalecer los músculos, pero evitando que se acumule ácido láctico en el cuerpo, lo que provoca fatiga y dolor (las conocidas agujetas), y no reduce la flexibilidad. También ayuda a reforzar los huesos, frenando la pérdida de masa ósea. Por este motivo es un gran aliado en la menopausia. El yoga también incide en la salud de la columna vertebral, mejorando la postura.

Ahora que conoces un poco más en detalle esta disciplina. ¿Te animas a probar? ¡Esperamos que nos cuentes tu experiencia!

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de  y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué pases un feliz día!

TU NUEVO ALIADO CONTRA EL ESTRÉS ES VERDE Y SE LLAMA MATCHA, ¡DESCÚBRELO!

TU NUEVO ALIADO CONTRA EL ESTRÉS ES VERDE Y SE LLAMA MATCHA, ¡DESCÚBRELO!

Últimamente está de moda hablar del Té Matcha, su color verde intenso junto con su inconfundible nombre lo han convertido en un imprescindible en las cartas de muchos restaurantes y ha sido protagonista de numerosos artículos ya que también es uno de los denominados Superalimentos (link a post quinoa), sin embargo… ¿sabes realmente de dónde procede y por qué se ha hecho tan popular?

Un viaje en el tiempo

Aunque se suele situar el origen del té matcha en Japón, lo cierto es que no fue hasta 1191 cuando el monje budista Eisai llevó este té a Japón desde China, donde tiene su origen en tiempos de la Dinastía Song.

Con el tiempo, este té fue desapareciendo de China, a la vez que arraigaba fuerte en Japón gracias a las costumbres de los monasterios budistas (durante sus largas horas de meditación bebían matcha para favorecer la concentración y la claridad de mente). Entre los siglos XIV y XVI, las clases altas de la sociedad japonesa adoptaron este té.

¿Qué es el té matcha?

El té matcha no es más que el té verde que ya conocemos, pero utilizando las hojas enteras del té para obtener su máximo potencial.

Es decir, cuando elaboramos una taza de té verde solo se puede extraer una fracción de sus beneficios ya que la mayoría de sus nutrientes se quedan en las hojas de té cuando hacemos una infusión. El té matcha es la hoja entera del té verde que, tras un proceso especial de cultivo, recolección y secado, se muele obteniendo un polvo fino y verde intenso que multiplica los beneficios del té verde.

Para que te hagas una idea, un vaso de té matcha equivale a 10 vasos de té verde en valor nutricional y antioxidantes, y es que la única manera de aprovechar todas las vitaminas, antioxidantes, minerales y aminoácidos del té verde es consumiendo la hoja.

Múltiples propiedades

El té matcha, como te decíamos anteriormente, es rico en antoxidantes y nutrientes, pero también tiene otras muchas propiedades:

  • Reduce el colesterol.
  • Reduce los niveles de azúcar en la sangre, sin elevar los de insulina.
  • Promueve la oxidación de grasas (puede ayudarnos a perder peso).
  • Es calmante y relajante. (link a post yo también combato la ansiedad).
  • Es rico en L-teanina: promueve un estado de relajación y aporta energía.
  • Su consumo regular mejora el estado de ánimo (link a post ¿sabes que puedes aumentar tu nivel de felicidad), la memoria y promueve una mejor concentración.
  • Es un sustituto ideal del café porque no libera la hormona del estrés cortisol reduciendo, de esta forma, el estrés sobre las glándulas suprarrenales.
  • Rico en catequinas: efecto quema grasas, previene artritis y es beneficioso contra el cáncer.
  • Tiene propiedades antibióticas (gracias a las catequinas) que promueven la salud y fortalecen el sistema inmunológico. (link a post alimentos beneficiosos para tu salud).
  • Alivia el estreñimiento .
  • Es rico en fibra, vitamina C, selenio, cromo, zinc y magnesio.
  • Desintoxicante

¿Cómo preparar tu té matcha?

Aunque parece algo obvio, lo cierto es que este tipo de té, al ser en polvo, tiene alguna peculiaridad en su preparación. No vamos a decirte la ceremonia del té que hacen en Japón, pero sí como adaptar al máximo esa filosofía a nuestro acelerado ritmo de vida occidental, haciendo que disfrutemos de sus beneficios relajantes (lo que incluye tomarse tiempo para prepararlo) y de todo su sabor.

El principal problema que tiene este tipo de té por ser en polvo es que queden grumitos… que, al contrario que en el colacao, no son muy agradables y puede hacer que lo rechaces.

Para prepararlo correctamente debes verter una cucharada de té en una taza y añadir agua a unos 80º (justo antes de entrar en ebullición) y lo bates hasta deshacer los grumos y formar espumilla con (y aquí está la clave) un utensilio llamado chasen que tiene aspecto de brocha de afeitar, pero cuyas cerdas son de bambú.

También puedes batirlo con una cuchara, pero te avisamos que la única forma de disolver correctamente los granitos del polvo es mediante la utilización del chasen (hay quien utiliza una batidora). Lo importante es que, mientras lo bates, lo hagas con calma, aprovechando ese momento para relajarte, no pensar en nada y empezar a disfrutar del momento tan zen que estás viviendo.

Otros usos

Como ya sabes, el té matcha es en polvo, y esto hace que suela utilizarse también en la cocina, sobre todo en repostería donde puedes encontrarlo en mochis, cruasanes y trufas de té verde.

También puedes encontrarlo en helados o smoothies.

¿Te animas a probarlo en casa? Puedes empezar con algo sencillo como añadiendo una pizca de matcha a la masa de magdalenas o bizcochos… ¡seguro que te encanta!

Por supuesto, también lo verás en infusiones frías de leche con matcha, el matcha latte, que, estamos convencidas de que te va a parecer delicioso.

Ahora que has descubierto todas las propiedades de este tipo de té queremos proponerte una receta para que puedas sorprender a todos en la próxima reunión de amigas o visita familiar, ¿te apuntas?

Ingredientes:

  • 6 cucharadas de aceite de coco
  • 175gr de coco rallado sin endulzar
  • 4 cucharadas de sirope de ágave
  • Extracto de vainilla
  • Sal marina fina
  • 2 cucharadas de polvo matcha

Pasos:

  1. Derrite el aceite de coco en un cazo pequeño a fuego lento.
  2. Añade a la batidora: coco rallado (reserva un poco para decorar), 4 cucharadas de sirope de ágave, unas gotas de extracto de vainilla, una pizca de sal y las 2 cucharadas de polvo de matcha.
  3. Añade el aceite de coco derretido a la batidora y bate la mezcla hasta que quede bien mezclado y no haya grumos.
  4. Cubre un molde de bizcocho pequeño con papel de hornear y pasa la mezcla de la batidora al molde.
  5. Deja reposar en la nevera unas 2h.
  6. Corta el dulce en cuadraditos y extráelos del molde.
  7. Espolvorea coco rallado y ¡a comer!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

LA QUINOA: todo un descubrimiento

LA QUINOA: todo un descubrimiento

Sabemos que has oído hablar de la quinoa, y seguro que has visto fotos súper chulas de platos en los que se utiliza, ensaladas especialmente, que tienen una pinta buenísima, pero, ¿sabes realmente qué es la quinoa y de dónde procede?

Pues bien, la quinoa es un pseudocereal que pertenece a la subfamilia Chenopodioideae de las amarantáceas. Se trata de un alimento de origen vegetal, el único de este tipo que provee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas. Tanto es así que se equipara su calidad proteica a la de la leche. Sus granos son altamente nutritivos, superando en valor biológico, calidad nutricional y funcional a los cereales tradicionales: trigo, maíz, arroz y avena. Además, no contiene gluten.

Procede de la cordillera andina y se cultiva principalmente en Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia y Estados Unidos, aunque su cultivo se está expandiendo a diversos países de Europa y Asia.

Un superalimento

La quinoa es uno de los considerados como superalimentos, pero ¿a qué nos referimos con este término?

Los superalimentos son aquellos que, en su mayoría crudos, son más densos en nutrientes que los alimentos procesados y cocinados. Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos, los cuáles nos ayudan a protegernos contra las enfermedades. Además, están llenos de antioxidantes y tienen propiedades anti-microbianas y anti-inflamatorias.

Según la Clínica Mayo, los superalimentos son aquellos que cumplen, al menos, tres requisitos:

  • Son fuente excelente de fibra, vitaminas y minerales.
  • Tienen alto contenido en fitonutrientes y compuestos antioxidantescomo las Vitaminas A y E y el betacaroteno.
  • Son de baja densidad calórica.

De esta forma, superalimentos como la quinoa, pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacasy otras afecciones y trastornos de salud.

Múltiples propiedades para la salud

La quinoa alcanzó su máxima fama cuando se estableció como un alimento fundamental para los astronautas de la NASA y se ha consagrado como un básico para los deportistas, pero ¿qué hace a este superalimento tan popular y bueno para toda la población?

  • Una gran fuente proteica: tiene más proteínas que cualquier cereal siendo, además, de origen vegetal; y alto valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales para el ser humano.
  • Excelente para veganos: al tratarse de proteínas de origen vegetal que, además, puede congelarse y durar una semana cocida en la nevera.
  • En cualquier plato: tiene un sabor neutro que puede encajar a la perfección en guisos, ensaladas, postres, desayunos… De hecho, cada vez se utiliza más como sustituto del arroz o la pasta en ensaladas.
  • No contiene gluten: por lo que es ideal para celíacos.
  • Facilita la pérdida de peso: al reducir el apetito significativamente, ayudando al metabolismo, el cual, re recordamos, se ralentiza a partir de los 40.
  • Las grasas que contiene son buenas: tiene más grasas que otros cereales, pero son de buena calidad y poliinsaturadas, como los ácidos grasos Omega 3 y 6, esenciales para el cuerpo, ya que no puede producirlos por él mismo.
  • Adiós al estreñimiento: las hojas de la planta se pueden hervir para hacer una infusión perfecta contra el estreñimiento.
  • Controla el colesterol: gracias a su contenido en fibra y lípidos insaturados, favoreciendo el perfil lipídico en el organismo.
  • ¿Menos migrañas? Sí, por favor: la quinoa contiene un alto nivel de magnesio, un mineral que favorece la relajación de las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo así la presión arterial, y pudiendo ayudar a combatir la migraña, según el doctor estadounidense Mehmet Oz.
  • Antiestrés: las infusiones de granos de quinoa ayudan a regular el estrés producido por la rutina diaria. Toma una infusión antes de ir a dormir y notarás su poder relajante.

Un aliado en tu rutina de belleza

  • Un cabello más fuerte: aplicándola como mascarilla natural (mezclándola con un poco de aceite de oliva), ayuda a fortalecer tu cabello aportándole, además, suavidad.
  • Un aliado para tu piel: cuidar la piel es vital para sentirnos bien por dentro y por fuera e incluir la quinoa en nuestra dieta nos ayudará también a combatir la flacidez de la piel combatiendo la celulitis y estrías, gracias a su alto contenido en proteínas y vitaminas que favorecen la musculación. También es un aliado imprescindible de pieles secas y agrietadas, para ello se puede aplicar en mascarilla: hervir los granos de quinoa en un poco de leche durante 15 minutos y dejar enfriar, se extiende por el rostro dejándola actuar media hora (la piel de la cara es muy delicada por lo que te recomendamos que, primero, consultes con tu dermatólogo).
  • Un depurativo ideal: después de unos días de excesos (como puede ser la navidad  o periodos vacacionales) prepárate tus zumos détox con estas semillas y depurarás tu organismo a tope.

Cómo utilizar la quinoa en la cocina

La quinoa contiene saponinas que pueden aportar cierto amargor a las semillas por lo que es recomendable lavarla antes de cocerla(lo ideal es colocarla en un colador y lavarla con agua del grifo removiéndola).

Una vez enjuagada unas dos o tres veces, cuando deje de salir una espuma que aparece al principio, ya estará lista para cocerla.

Las posibilidades de uso de la quinoa en la cocina son infinitas. Lo más sencillo es usarla como sustituto del arroz y la pasta en las ensaladas, pero lo cierto es que puede acompañar platos como el cordero, pisto, gambas fritas… ¡el límite es tu imaginación!

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Nuestra rutina diaria, trabajo, estrés, alimentación, ejercicio…influye directamente sobre nuestro peso corporal. Tener control sobre ello y mantener un equilibrio cuerpo-mente que nos ayude a sentirnos mejor por dentro y por fuera, es posible.

Como buena experta en vivir que eres, ya sabes que no existen las dietas milagro, y que, con la mayoría de ellas, enseguida recuperas el peso que acabas de perder, incluso algún kilo de más, debido al efecto rebote. Y eso es algo que nos molesta mucho, ¿verdad?

En el post de hoy queremos darte pequeños consejos que puedes incorporar a tu rutina diaria y que te ayudarán a mantener tu peso a raya, comiendo sano y variado, y a darle la importancia debida al estrés y a la necesidad de descansar.

Lo ideal es combinar una dieta sana y equilibrada con la realización de ejercicio, siempre adaptado a tus capacidades y necesidades.

Controla tu peso y baja esos kilitos que deseas

 

  1. Come más despacio: seguramente has escuchado este consejo cientos de veces, pero está demostrado que funciona. Es recomendable, al menos, tomarse media hora para comer. De este modo podremos ser más conscientes de lo que comemos. Hay que masticar la comida lentamente, así no solo disfrutaremos más los alimentos, sino que nos sentiremos saciadas antes. Otro truco que nos ayuda a comer menos es utilizar platos más pequeños, de este modo parece que están llenos con la misma cantidad de comida que otros platos que son más grandes y que te invitan a llenar más.
  2. No hagas dieta: las dietas milagro no son efectivas a medio plazo. Probablemente al principio te sientas muy alegre al ver como bajas de peso, pero lo cierto es que esas dietas son demasiado agresivas para nuestro organismo y no se basan en el seguimiento de pautas a futuro sino en comer muy poco y alimentos muy específicos durante un periodo de tiempo concreto, lo cual genera el conocido, y temido, efecto rebote, que te hace coger los kilos perdidos e incluso alguno de más. Es mejor que, poco a poco, vayas adquiriendo hábitos saludables, por ejemplo, reducir el consumo de alcohol y bebidas azucaradas, los fritos y empanados y los dulces.
  3. Comer fuera de casa: ya no es una excusa, hoy en día la mayoría de restaurantes incluyen platos saludablesy sabrosos a sus menús.
  4. Lunes sin carne: cada vez más personas se están uniendo a esta práctica. Esta campaña anima a la gente a eliminar la carne de la dieta al menos un día a la semana, con el fin de mejorar la salud y ayudar al planeta. Incluso hay restaurantes que están empezando a apoyar este reto, haciendo menús sin carne para este día de la semana. Es la excusa perfecta para aumentar el consumo de vegetales y frutas, ¿no te parece?
  5. Cocina más ligera: sabemos que te encantan las patatas fritas, pero es preferible que cocines este tipo de alimentos en el horno y con poquito aceite. Seguirás disfrutando igual de su sabor y reducirás el número de calorías de cada plato. Además, se ensucia menos. Hoy en día, hay multitud de guías y recetas para cocinar al horno y a la plancha. Recuerda que, también puedes cocinar carnes en el horno, y no, no tienen porque quedar secas. Si le pones encima rodajas de verduras que suelten agua como el calabacín, la cebolla, o los tomates, conseguirás un plato muy sabroso.
  6. ¡Ojo con las salsas! Especialmente si son de bote, porque llevan un montón de calorías escondidas. Es mucho mejor que cocines tu propia salsa, y si no puedes hacerlo, es preferible que te decantes por una vinagretade aceite y vinagre, queda riquísimo y tu estómago lo agradecerá, ya que es más ligero.

Los grandes enemigos de la pérdida de peso

Además de la alimentación, hay otros factores que, a veces, no tenemos en cuenta y que están directamente relacionado con nuestra capacidad para perder peso.

  • Estrés: considerada como la gran enfermedad del Siglo XXI, incide directamente sobre la capacidad para bajar de peso, ocasionando problemas de sobrepeso y obesidad debido a un estilo de vida estresante.
  • Descanso: en contra de lo que mucha gente aún pueda pensar, un correcto descanso está íntimamente ligado a la pérdida de peso, y es que el sueño reparador está implicado en la regulación hormonal y en procesos metabólicos
  • Hidratación: beber agua es uno de nuestros mejores aliados, para la pérdida de peso, la eliminación de toxinas, hidratación de nuestro organismo… vaya, que más fácil no puede ser comenzar a sentirse mejor.

 

Un poco de ejercicio, tu mejor aliado

  1. Ejercicio aeróbico: es nuestro mejor aliado, no solo para perder peso sino para mejorar nuestra capacidad cardiorrespiratoria y, en definitiva, nuestra calidad de vida. Salir a caminar es uno de los mejores ejercicios que puedes realizar. Comienza con una intensidad baja y al menos media hora. Según vayas practicando este ejercicio aguantarás más tiempo y te sentirás llena de vitalidad.
  2. Nadar: la natación  es uno de los ejercicios más completos que hay, sin impacto, por lo que es ideal para mejorar nuestra resistencia con un riesgo de lesionarnos muy bajito.
  3. Otros ejercicios, como Pilates, te ayudarán a tonificar tus músculos y a mejorar tu postura corporal, ideal para prevenir y/o remitir posibles dolores de espalda, además de trabajar el suelo pélvico, tu gran aliado contra las pérdidas leves.

Lo más importante es establecer una rutina que combine la práctica de ejercicio y una alimentación saludable. De esta forma evitarás tener que hacer dieta constantemente y lograrás mantener tu buen estado de forma física en el tiempo.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!