Cómo crear una  mascarilla en casa

Cómo crear una mascarilla en casa

Como hemos comentado en otras entradas de nuestro blog, la mascarilla se ha convertido en un complemento esencial y obligatorio en nuestro día a día.

Existen muchas opciones para fabricar nuestras propias mascarillas: con filtros de café, con bolsas de aspiradora, con fundas de traje… pero nosotras os hemos preparado este tutorial para elaborar mascarillas caseras para Expertas en Vivir, ¡¡¡porque sabemos que no hay nada que os detenga!!!

En primer lugar, necesitaremos los siguientes materiales:

  • Tela, muy importante que sea 100% algodón.
  • Filtro, podemos comprar filtros o reusar los tejidos denominados “telas no tejidas” que seguro que tenéis en casa, ya que son muy comunes. Los podemos encontrar en bolsa de la compra reutilizables, bolsas de zapatos y fundas de trajes. Para saber si es “tela no tejida” y que, por tanto, nos sirva como filtro, simplemente tenemos que derramar agua en la tela y comprobar que no traspasa. Si es así, nos sirve.
  • Alambre.
  • Gomas de costura o leggins viejos.
  • Celo resistente.

Dependiendo de la edad para la que queramos hacer la mascarilla, necesitaremos patrones rectangulares de tamaños diferentes:

  • De 4-8 años 16 x 20 cm
  • De 8-12 años 18 x 22 cm
  • Adultos 20 x 24 cm

Para su elaboración debemos de realizar los siguientes pasos:

  • Cortamos 2 trozos de tela con las medidas del patrón elegido y planchamos bien la tela.
  • Hacemos un dobladillo de un centímetro en uno de los lados largos, por la parte interior, y lo planchamos. Doblamos el dobladillo que acabamos de hacer otra vez, un centímetro, para lograr un doble dobladillo y lo planchamos. Repetimos este paso en la otra tela.
  • Colocamos una de las dos telas con el lado del dibujo hacia arriba, y seguidamente ponemos la otra tela encima de la anterior, de tal manera que los dos lados de los dibujos estén uno encima del otro y la parte sin dibujo quede fuera.
  • A continuación, ponemos alfileres para que no se nos mueva. Cosemos con punto recto todo, dejando solo 9 centímetros sin coser en la parte en la que antes hemos hecho el dobladillo, dado que por ahí meteremos el filtro.
  • Cortamos los sobrantes de tela y un poco de las puntas, para que sea más fácil dar la vuelta. Damos la vuelta a la mascarilla, de tal manera que los dos lados de los dibujos queden hacia fuera.
  • Dejamos en la parte de abajo la apertura para el filtro y hacemos tres pliegues simétricos, apuntando hacia abajo en la tela, y los planchamos.
  • Para continuar hacemos unos dobladillos en los laterales, los planchamos -será donde meteremos las gomas- y cosemos en la dirección de los pliegues, rematando la costura.

  • Metemos las gomas o la tela de leggins cortada en tiras, por el lateral. Dejamos el largo de las gomas a medida, haciendo un nudo al final y cortando lo restante, y lo ocultamos por dentro del dobladillo, para que no nos moleste cuando la usemos.
  • Cortamos un trozo de alambre fino y redondeamos las puntas, para que mantenga la forma y no nos haga daño. A continuación, cortamos un trozo de celo, que no se rompa fácilmente. Envolvemos el alambre con el celo.
  • Colocamos el alambre por dentro de la mascarilla, en el centro de la parte de arriba, y cosemos un punto recto alrededor del alambre, para que no se nos mueva.

  • Por último cortamos el filtro, midiendo la tela por debajo del alambre con la mascarilla extendida. Y colocamos el filtro en su interior.

¡¡¡Y ya tendemos nuestra propia mascarilla casera!!!

Es muy importante para el buen funcionamiento de este tipo de mascarillas cambiar el filtro cada vez que la usamos y meterla en la lavadora de vez en cuando.

También es esencial que el ajuste de la mascarilla quede bien apretado, ya que ayuda a mantener la protección alta.

No olvidéis que al ser a medida se pueden hacer ajustes en función de las necesidades de cada una.

Esperamos que este tutorial os haya servido de ayuda para seguir disfrutando de la vida (con mascarilla) como una verdadera Experta en Vivir. 

¿Conocéis otra forma de elaborar mascarillas caseras?  ¿Os gustaría compartirla con otras Expertas en Vivir? 

Recordad que podéis seguir informándoos de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Disfrutad del verano!

Como desinfectar tu casa para recibir visitas

Como desinfectar tu casa para recibir visitas

Durante estos meses de confinamiento hemos anhelado las reuniones con amigos y familiares.

La llegada a nuestra sociedad de esta nueva pandemia ha creado nuevos e incógnitos escenarios, pero nosotras somos Expertas en Vivir y tenemos experiencia y coraje para sobrellevarlo.

Ante tal desconocimiento, nunca está de más aportar una serie de recomendaciones para mantener el coronavirus fuera de nuestro hogar, ahora que ya podemos reunirnos.

Los hemos dividido en varios grupos, empezamos:

Higiene Personal: 

Destacamos algunas pautas, ya requeté conocidas por nuestras expertas: 

  • No tocarnos la cara. Evitar el contacto con ojos, nariz y boca.
  • Cubrirnos la boca y la nariz con el codo o un pañuelo desechable al estornudar.
  • Mantener el distanciamiento social (distancia mínima entre personas de 2 metros)
  • Lavarnos las manos frecuentemente con agua y jabón, o con desinfectante.

Limpieza del hogar:

Os recomendamos que limpiéis  y desinfectéis  todas las superficies de la casa con las que podamos tener contacto frecuente: pomos de las puertas, interruptores, mesas, sillas, superficies de la cocina, aparatos electrónicos… 

A la hora de desinfectar no extenderemos el producto inmediatamente, lo aplicaremos transcurridos unos minutos para que este sea más efectivo. Además, atenderemos a las instrucciones de uso de cada producto que utilicemos.

Será suficiente con aplicar agua y jabón, para las más puntillosas podéis aplicar después desinfectante o lejía.

Lavado de la ropa:

Usa un programa que te permita lavar con  la mayor temperatura posible y deja que se seque completamente.
Desinfecta el cesto de la ropa sucia  o ponle un forro que puedas sacar y lavar con cierta frecuencia.
No sacudas la ropa sucia, de esta manera evitarás dispersar el virus en el aire. Y, por último, no olvides quitarte los zapatos al entrar a casa y cambiarte de ropa al llegar.

Precauciones con los alimentos:

No está probado que el Covid-19 se propague a través de los alimentos, pero puede hacerlo en determinadas superficies. Por lo tanto, hay que ser cuidadosos a la hora de manipularlos en la cocina.
Deshazte de los envases innecesarios cuando llegues de la compra y desinfecta los que no puedas tirar.
Si se trata de comida que no viene envuelta como por ejemplo, verduras o frutas, lávalas con agua.

Consejos extra: además de todas estas indicaciones hay aún más cosas que puedes hacer para convertir tu hogar en un lugar seguro, como deshacerte de todo aquello que no utilices y realmente no necesites, limpiar aquello que uses nada más terminar o utilizar productos específicos para mejorar la organización de tu casa.  Estas simples acciones facilitarán el mantenimiento de la casa y, por consiguiente, su limpieza.

Poniendo en práctica todos estos consejos, vuestras reuniones serán perfectas y seréis unas expertas anfitrionas. Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios y seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Bienvenidas sean las visitas!

EJERCICIOS PARA FORTALECER EL SUELO PÉLVICO

EJERCICIOS PARA FORTALECER EL SUELO PÉLVICO

La zona del suelo pélvico sigue siendo una gran desconocida para muchas mujeres. Quizás lo hayan oído pronunciar por primera vez en las clases de preparto o a su médico de cabecera cuando tienen algún problema sexual o de incontinencia.

 Sea como fuera, esta zona de nuestro cuerpo cumple una función biológica importante y si no se cuida, observa y se trata puede contribuir a empeorar la calidad de vida de las personas y en especial, de las mujeres. 

 Y, ¿por qué es tan importante? Esta musculatura mantiene en su posición a órganos como el útero, la vejiga y el recto del efecto de la gravedad previniendo de enfermedades e incontinencias. 

 Por ello, desde Indasec nos preocupamos en ofrecer información relevante sobre el suelo pélvico, qué es y cómo ejercitarlo para fortalecerlo.

Porqué se debita el suelo pélvico

Varios son los factores que pueden debilitar los músculos del suelo pélvico provocando disfunciones en el correcto funcionamiento de otros órganos del cuerpo.

 Entre esos factores que pueden debilitar el suelo pélvico encontramos el padecimiento de estreñimiento crónico, el embarazo, parto y posparto, la menopausia y algunos deportes de alto impacto como el running, el voleibol, el pádel o el ciclismo dependiendo de la postura adoptada o del terreno por el que se circula.

 En general, nos referimos a aquellas actividades que producen un incremento de la presión abdominal brusco, excesivo y continuado, según indican los expertos.

Cómo puedo fortalecer los músculos de la zona pélvica

Una vez que conocemos la importancia de tener una suelo pélvico sano, es fundamental conocer cómo podemos mejorar la tonificación de los músculos de la zona y el estado del mismo realizando una serie de ejercicios específicos de la zona pélvica y abdominal.

Para comenzar, has de saber que la condición física de tu abdomen afecta a la musculatura de la zona pélvica, por ello, has se realizar una tabla de ejercicios que permita trabajar ambas zonas en función de la situación de partida de tu cuerpo, es decir, los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico que podría realizar una mujer que ha dado a luz en los últimos tres meses, no son los mismo que lo que podría hacer una mujer de mediana edad con un estilo de vida más sedentario. 

Desde Indasec, aconsejamos que en el momento que decidamos llevar a cabo estos ejercicios, sería interesante acudir a psicoterapeutas o matronas que te asesoren y expliquen qué tipo de ejercicio funciona mejor para tu zona pélvica.

Algunas de las opciones existentes para fortalecer los músculos de la zona pélvica abarcan desde técnicas hipopresivas para la zona abdominal, masoterapia, cinesiterapia o kinesioterapia, la electro-estimulación y la realización de ejercicios de Kegel.

Cómo se realizan los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel fueron diseñados en los años 40 para el fortalecimiento de la musculatura de la zona pélvica, previniendo así la aparición de la incontinencia urinaria.

Estos ejercicios consisten en la contracción de los músculos pélvicos realizando diferentes series y con un número de repeticiones por cada movimiento. 

Puedes realizarlo trabajando solo una zona o las 3 a la vez. Para ello, antes debes saber e identificar cada una de estas zonas:

  • La zona que rodea al recto
  • La zona que rodea la vagina 
  • La zona que rodea la uretra

A continuación desglosamos algunos de los ejercicios Kegel que puedes hacer en casa o incluso en el trabajo: 

  • Primero: contraer y relajar los músculos pélvicos durante 5 segundos cada movimiento. Lo puedes realizar sentada o de pie.
  • Segundo: realizar las mismas contracciones pero sin pausa y lo más rápidamente que sea posible.
  • Tercero: contraer y relajar los 3 músculos al mismo tiempo
  • Cuarto: apretar y relajar cada músculo de manera consecutiva (zona del ano, zona de la vagina, zona de la uretra)

El número de veces recomendado para la realización de estos ejercicios es de 3 veces al día. La facilidad de realización te permite practicarlo en cualquier momento y lugar, aunque recomendamos en un lugar tranquilo y donde dispongas de cierta intimidad para que puedas relajarte. 

Consejo para practicar correctamente los ejercicios

Es muy importante cuando realicemos este tipo de ejercicios, controlar conscientemente la respiración y los movimientos asociados a cada zona. Así conseguiremos mejores resultados que serán visibles a los meses de comenzar la práctica diaria.

Además, se aconseja realizar estos ejercicios cada vez que hagamos una actividad que requiera un esfuerzo físico extra, como levantar peso o subir las escaleras, … De esta manera, conseguimos tonificar la musculatura, soportando una carga.

Se recomienda la repetición continuada de los ejercicios de Kegel para el suelo pélvico durante mínimo, 4 semanas para empezar a notar los primero resultados. Pasado este tiempo, es importante mantener la rutina para impedir que vuelvan a aparecer los primeros síntomas de debilitación del suelo pélvico. 

A estas alturas, queda claro la importancia de tener un suelo pélvico fortalecido y tonificado, ya que aporta muchos beneficios como la disminución o eliminación de los síntomas de pérdidas de orina o la mejora en la calidad de las relaciones sexuales. 

Mejorando nuestra salud estamos mejorando nuestro bienestar y eso se traduce en aumento de la felicidad, por ello, desde Indasec, os animamos a que seas conscientes de vuestro cuerpo y necesidades para buscarle las mejores soluciones físicas y emocionales.

Mejora tu autoestima en 4 sencillos pasos

Mejora tu autoestima en 4 sencillos pasos

La autoestima se define como un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidos hacia uno mismo, nuestra manera de ser y los rasgos de nuestro cuerpo y carácter. Básicamente, es la forma que tenemos de percibirnos a nosotros mismos.

Si lo quisiéramos simplificar aún más, podríamos definir la autoestima como la forma que tenemos de vernos a nosotras mismas, de aceptarnos y de querernos. Por este motivo es tan importante tener una buena autoestima, porque lo que nosotras sintamos sobre nuestro cuerpo y forma de ser es lo que también, queramos o no, vamos a proyectar a los demás.

¿Cuántas veces te has mirado al espejo y has pensado: estoy gorda, estoy demasiado delgada, no me gusta mi pecho, no me gustan mis piernas, estoy llena de canas…? Seguro que, por desgracia, más de una. Esto es la autoestima. Y en el post de hoy te vamos a dar unos tips para que la trabajes y la fortalezcas.

¿Por qué es importante tener una buena autoestima?

Como te decíamos al inicio de esta lectura, la autoestima es la forma que tenemos de percibirnos a nosotras mismas, tanto por dentro como por fuera, y esto se traduce en el aprecio que sentimos por nosotras mismas y la confianza que tenemos en nosotras.

Tener una buena autoestima es esencial para poder disfrutar de una vida más plena y satisfactoria. Harás lo que quieras hacer y no lo que los demás te digan que hagas, uno de los rasgos que caracterizan a todas las Expertas en vivir (link a post), y te importará más tu propia opinión que la de los demás.

Es una cuestión de aceptación personal. No se trata de mirarnos al espejo todas las mañanas y pensar “mi vida es perfecta, me encanta mi cuerpo, soy la más guapa, etc.”, se trata de, en primer lugar conocernos a nosotras mismas y aceptar que quizá no nos encantan todas las partes de nuestro cuerpo, o todos los rasgos de nuestro carácter, y lo más importante, que no somos mujeres perfectas, sino mujeres reales (link a post), pero que, en conjunto, nos aceptamos y nos queremos tal como somos.

¿Qué ocurre si tengo baja autoestima?

En muchas ocasiones, la falta de autoestima puede hacer que nos dejemos manipular por personas más fuertes, o que no vivamos la vida que realmente queremos vivir, sino que nos dejemos llevar por otros.

Para ponerte un ejemplo muy claro: siempre has querido hacer un viaje a “ese lugar” pero no te atreves a dar el paso porque alguna amiga siempre te dice que cómo vas a irte a ese sitio, que hay lugares mucho más bonitos. ¿Te suena algo parecido en alguna ocasión? Esa persona te está dando su opinión sobre ese viaje que tanto te apetece hacer, pero es decisión tuya si haces ese viaje o no, independientemente de lo que piensen los demás.

Tener la capacidad de decidir por ti misma, a pesar de que otros opinen algo diferente, es tener amor  propio y un rasgo de tener una buena autoestima.

No te preocupes si te ves reflejada en este estado ya que, la autoestima, como casi todo en la vida, se entrena, se fortalece y se mejora. ¿Cómo? A continuación vamos a contarte cómo puedes fortalecer tu autoestima como mujer, para que puedas empezar a quererte más y, así, empezar a vivir mejor.

¿Cómo puedo quererme más a mi misma?

Lo más importante de todo es comprender que mejorar tu autoestima depende únicamente de ti, ya que este concepto va ligado a la opinión que tiene un individuo sobre sí mismo, por lo que no busques culpables fuera.

1. Mejorar la relación contigo misma es fundamental para disfrutar de tu vida al máximo.

Conócete a ti misma, no tengas miedo, acéptate tal y como eres, y mejora lo que creas que puedes y quieres mejorar, por ejemplo: me gustaría estar más en forma, por consiguiente me voy a apuntar al gimnasio.

2. No eres perfecta, eres real. Muchas veces nos comparamos con los demás, especialmente en la era de las redes sociales. Vemos lo que, aparentemente, son vidas perfectas y tenemos celos de otras personas: de su dinero, de su cuerpo, de su forma de ser, de su estilo de vida… La autoestima implica poner el foco en tí misma, así que olvídate de los demás y céntrate en la persona más importane que hay en tu vida: tú. Esto no implica, como decíamos antes, que te “conformes” con lo que tienes, si quieres mejorar en algo, lánzate a por ello, pero no lo hagas por competir con otros, sino porque a ti te hace feliz, te ayuda a quererte más, a mejorar tu confianza y a auto realizarte.

3. Tú eres tu mejor compañía. Parte del trabajo de mejora de la autoestima pasa porque pases más tiempo contigo misma. Disfruta de momentos para ti, haciendo lo que más te apetezca, o no haciendo nada, simplemente relajándote. Esto forma parte de ese autoconocimiento del que hablábamos al inicio de este post. Y es que cuando te conoces a ti misma es mucho más fácil que te quieras, que te aceptes y que disfrutes más y mejor de la vida.

4. Ser autocrítica está bien, ser autodestructiva no. Esto implica que es importante saber y aceptar que nadie es perfecto. Vivimos en una sociedad en la que se nos ha inculcado que debemos alcanzar ese nivel de perfección y eso nos hace ser tremendamente exigentes con nosotras mismas. En el caso de las mujeres esto se eleva al cubo. Y es que tenemos que ser la perfecta madre, esposa, abuela, profesional, ama de casa… y nada más lejos de la realidad. No tenemos que ser nada de eso, y sobretodo no tenemos que serlo para agradar a terceros. Es importante que asumas que, quizá, no puedas llegar a todo, porque amiga, eres humana, y que te perdones por todo aquello que no se te da bien y que te relajes.

Al final, tú eres la persona con la que más tiempo vas a pasar a lo largo de tu vida, ¿qué tal si trabajamos esa relación contigo misma para que sea lo más plena posible? Prueba a tener en cuenta los 4 tips que te acabamos de dar y ya verás como descubres que ser feliz y sentirse realizada está mucho más al alcance de tu mano de lo que piensas.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Qué pases un feliz día!

¿Conocías la risoterapia?

¿Conocías la risoterapia?

En el post de hoy queremos hablaros de la risoterapia. Seguramente ya hayáis oído hablar de ella, pero no todo el mundo conoce en qué consiste, cómo se práctica o cuáles son sus beneficios, por eso os recomendamos que dediquéis unos minutos a leer este post.  Y es que puede resultar una práctica muy interesante que podría llegar a cambiar tu forma de afrontar la vida, dejando atrás el negativismo y aceptando el positivismo.

¿Qué es la risoterapia?

La risoterapia es un  proceso de crecimiento personal, en el que se gana bienestar mental y emocional mediante la risa, el juego y otras técnicas. Remarcar que la risoterapia no puede considerarse una terapia en sí misma, ya que no cura ninguna enfermedad o trastorno, pero si se ha demostrado que consigue efectos positivos en el organismo de las personas que lo practican.

Lo normal es practicarla en grupo, ya que no es lo mismo hacerlo solo/a que acompañado/a.

Cualquier persona puede acudir a risoterapia, sin necesidad de tener ningún tipo de problema. Bien es cierto que también se usa como terapia complementaria en pacientes con enfermedades, personas que necesitan una ayuda para combatir la ansiedad o situaciones de estrés etc, ya que puede ayudar a que las personas mejoren.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

La risoterapia tiene múltiples beneficios, y es que cuando nos reímos estimulamos la síntesis de dopamina y serotonina (las conocidas hormonas de la felicidad), otorgándonos una sensación de bienestar y felicidad.

Además, ¿sabías que cuando nos reímos activamos 400 músculos de la cara?

Ahora,  vamos a enumerarte algunos de los múltiples beneficios de practicar la risoterapia:

Mejora la autoestima y ayuda a enfrentar la vergüenza, ya que al aprender a sentirnos desinhibidos y a reírnos de nosotros mismos, conseguimos mejorar también la timidez.

-Te llena de energía, ya que la risa favorece el bienestar emocional.

Ayuda en casos de depresión y reduce el estrés, gracias a la producción de las hormonas que te hemos comentado arriba, y a que favorece a ver la vida de manera más optimista, lo que se conoce como “ver la vida de color de rosa”.

Ayuda a combatir la ansiedad, por la misma razón que antes. Después de una sesión de risoterapia te sientes más relajado, y alejas la ansiedad de ti.

-Es una práctica divertida, en la que te lo pasarás en grande, y gracias a ella podrás conocer a gente nueva.

-Mejora la circulación gracias a que se acelera el corazón.

Hacemos ejercicio físico, no solo los que nos proponen en clase, sino que al reírnos activamos muchos músculos, incluidos algunos del estómago, que solo se ejercitan al reírnos.

-Si llegas a llorar de la risa, puedes limpiar tus ojos de manera natural. Seguro que alguna vez te ha pasado.

-Al reírnos no podemos pensar en otras cosas, con lo que generamos una barrera contra los pensamientos negativos.

-Posteriormente al relajarnos, relajamos los músculos del cuerpo, los huesos de la columna vertebral y cervicales.

-Reírnos solos está muy bien, pero reírnos con otras personas está mucho mejor, ya que se crean lazos afectivos y nos comunicamos mejor.

¿Qué se hace en risoterapia?

Las sesiones de risoterapia suelen realizarse en grupo, donde se utilizan diferentes técnicas y actividades para conseguir que todo el mundo se suelte para poder reírse.

El objetivo es que las personas se sientan libres y desinhibidas, para poder realizar con éxito las actividades pensadas para reírse, y así al final lograr todos los beneficios que te hemos contado en el punto anterior.

Puede que al principio te de un poco de vergüenza reírte en alto, especialmente delante de personas con las que no tienes confianza, pero ya verás como poco a poco lo conseguirás, y al final tu cuerpo y mente lo agradecerán.

La risoterapia no consiste solo en reírse por reírse, sino en ver el lado positivo a todo, utilizando para ello nuestra energía. Y es que al reírnos nos sentimos con más fuerza y energía. Además, está demostrado que reírse aporta muchos beneficios.

Los especialistas que imparten esta terapia, se focalizan en los grupos de manera distinta, dirigiendo las actividades en función de cómo sea el grupo: personas jóvenes, tímidas, personas mayores etc.

Estos son algunos de los beneficios que podrás obtener con la risoterapia. Y recuerda que, puedes realizarla en cualquier momento de tu vida, ya que no requiere esfuerzo físico, y te aportará muchas cosas buenas. Empezando porque reírse, y hacerlo de una/o misma/o fomenta a ver las cosas que parecían difíciles o tristes, de otra manera. Así que, ¡anímate a practicar la risoterapia!

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Qué pases un feliz día!