5 RAZONES PARA PRACTICAR YOGA (SOBRETODO EN LA MENOPAUSIA)

5 RAZONES PARA PRACTICAR YOGA (SOBRETODO EN LA MENOPAUSIA)

Cada vez se está poniendo más de moda, lo practican tanto mujeres como hombres de todas las edades, en cualquier lugar, y cada vez tiene más visibilidad, en gran parte gracias a las celebrities que muestran cómo realizan esta práctica pero, ¿qué sabes del yoga?

¿Qué es el yoga?

Se trata de una disciplina milenaria que va más allá del ejercicio y que se puede practicar a cualquier edad y con cualquier condición física.

Es el conjunto de técnicas de concentración derivadas de una doctrina filosófica hindú que se practican para conseguir un mayor control físico y mental.

¿Qué tipos de yoga existen?

En occidente podemos encontrar diferentes tipos de yoga, por tanto si estás buscando clases debes saber bien cuál es la diferencia entre ellos para apuntarte a la que más se ajusta a lo que buscas o deseas probar.

Hatha Yoga: es uno de los más conocidos, y se caracteriza por la realización de Asanas (posturas de yoga). Una sesión de Hatha Yoga suele incluir una primera parte de meditación o relajación inicial, unos ejercicios de calentamiento (con posturas como el Saludo al sol y el Saludo a la luna) y la realización de Asanas. Finalmente se vuelve al estado de relajación.

Vinyasa Yoga: es parecido al Hatha Yoga, y se diferencia, principalmente, por que las posturas se realizan de forma más fluida, es decir, se permanece menos tiempo en cada postura que en el Hatha Yoga.

– Yoga Iyengar: es una variación del Hatha Yoga que se caracteriza principalmente por la perfección en el alineamiento de la postura y la permanencia en ésta (más tiempo que en el Hatha Yoga).

– Kundalini Yoga: este tipo de yoga se centra menos en las Asanas y más en la respiración (Pranayama), los mantras (frases o sonidos) y la meditación (Dhyana), así como en las Bhandas, Mudras y Kriyas (enfocadadas en los canales energéticos).

– Nada Yoga: es conocido como el Yoga del sonido y se basa en que el sonido es una vibración (forma de energía) que interfiere en nuestros cuerpos, mente y espíritu. Utiliza el sonido Ohm (sonido sagrado que manifiesta el sonido del universo) y ciertos tipos de música. Su objetivo es alcanzar la unión de cuerpo, mente y espíritu.

– Yoga Nidra: es un tipo de meditación que trata de conseguir el “sueño consciente”, meditando manteniéndonos en el estado intermedio entre la consciencia plena y el sueño.

– Bikram Yoga: parte del Hatha Yoga y consiste en una serie de 26 Asanas realizadas en un orden concreto que deben realizarse en una habitación a 40º de temperatura durante 90 minutos. Esta práctica debe realizarse en lugares especialmente acondicionados para ello y te recomendamos que consultes con tu médico antes de realizarla ya que, debido a la alta temperatura, puede no ser recomendable para todos.

¿Cómo iniciarte en el yoga?

Ahora que ya conoces los distintos tipos de yoga, lo ideal es que escojas el que crees que más se adapta a tus necesidades y a lo que te gustaría experimentar al realizar esta práctica. A continuación te vamos a contar qué debes tener en cuenta antes de iniciarte en esta práctica:

Las sesiones de yoga duran, de media, 60 – 90minutos, dependiendo del tipo de yoga. Todas ellas suelen comenzar con una fase de ejercicios de estiramiento y terminar con ejercicios de relajación.

La ropa ideal para practicar yoga es aquella que permita libertad de movimientos, que no tengas que preocuparte si se te sube la camiseta o se te cae el pantalón, y que no te incomode debido a cremalleras, costuras o botones en ninguna postura. Por tanto, lo más recomendable es ropa flexible y ajustada.

– El yoga se practica  descalza por lo que no necesitarás calzado alguno.

– Como al practicar cualquier ejercicio, no es recomendable que comas justo antes de la sesión. Te recomendamos que te planifiques y dejes que pasen, al menos, 2 horas después de haber comido y antes de empezar la práctica.

Beneficios del yoga sobre nuestra salud

El yoga aporta tantos beneficios a nivel físico, mental y emocional que muchas personas afirman que su práctica habitual puede cambiarnos la vida. Para que te animes a hacerlo, si aún no lo has probado, te vamos a contar 5 beneficios que tiene el yoga. Toma nota:

  • Reduce el estrés: la práctica habitual de yoga ayuda a bajar los niveles de cortisol (una hormona que se libera como respuesta al estrés) y la presión sanguínea. Además, mejora el estado de ánimo y la autoestima (la percepción que tenemos de nosotras mismas). Estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo.
  • Mejora la respiración: la respiración es una de las partes a las que el yoga presta más atención, llamada Pranayama. El yoga enseña a respirar correctamente, es decir, a respirar desde el diafragma (abdominal o diafragmática). Las Asanas, combinadas con una respiración adecuada mejoran la circulación sanguína, lo que incide positivamente en el cerebro, órganos vitales y extremidades. Equilibra el sistema nervioso, ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.
  • Aumenta la flexibilidad: desde que cumplimos los 3 años de edad comenzamos a perder flexibilidad de forma progresiva, salvo que la trabajemos. Con la práctica de yoga se aumenta la flexibilidad, lo que ayuda a evitar lesiones.
  • Mejora el equilibrio: practicar yoga requiere concentración, es decir, estar presentes en todo momento.
  • Fortalece huesos y músculos: el yoga ayuda a fortalecer los músculos, pero evitando que se acumule ácido láctico en el cuerpo, lo que provoca fatiga y dolor (las conocidas agujetas), y no reduce la flexibilidad. También ayuda a reforzar los huesos, frenando la pérdida de masa ósea. Por este motivo es un gran aliado en la menopausia. El yoga también incide en la salud de la columna vertebral, mejorando la postura.

Ahora que conoces un poco más en detalle esta disciplina. ¿Te animas a probar? ¡Esperamos que nos cuentes tu experiencia!

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de  y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué pases un feliz día!

TU NUEVO ALIADO CONTRA EL ESTRÉS ES VERDE Y SE LLAMA MATCHA, ¡DESCÚBRELO!

TU NUEVO ALIADO CONTRA EL ESTRÉS ES VERDE Y SE LLAMA MATCHA, ¡DESCÚBRELO!

Últimamente está de moda hablar del Té Matcha, su color verde intenso junto con su inconfundible nombre lo han convertido en un imprescindible en las cartas de muchos restaurantes y ha sido protagonista de numerosos artículos ya que también es uno de los denominados Superalimentos (link a post quinoa), sin embargo… ¿sabes realmente de dónde procede y por qué se ha hecho tan popular?

Un viaje en el tiempo

Aunque se suele situar el origen del té matcha en Japón, lo cierto es que no fue hasta 1191 cuando el monje budista Eisai llevó este té a Japón desde China, donde tiene su origen en tiempos de la Dinastía Song.

Con el tiempo, este té fue desapareciendo de China, a la vez que arraigaba fuerte en Japón gracias a las costumbres de los monasterios budistas (durante sus largas horas de meditación bebían matcha para favorecer la concentración y la claridad de mente). Entre los siglos XIV y XVI, las clases altas de la sociedad japonesa adoptaron este té.

¿Qué es el té matcha?

El té matcha no es más que el té verde que ya conocemos, pero utilizando las hojas enteras del té para obtener su máximo potencial.

Es decir, cuando elaboramos una taza de té verde solo se puede extraer una fracción de sus beneficios ya que la mayoría de sus nutrientes se quedan en las hojas de té cuando hacemos una infusión. El té matcha es la hoja entera del té verde que, tras un proceso especial de cultivo, recolección y secado, se muele obteniendo un polvo fino y verde intenso que multiplica los beneficios del té verde.

Para que te hagas una idea, un vaso de té matcha equivale a 10 vasos de té verde en valor nutricional y antioxidantes, y es que la única manera de aprovechar todas las vitaminas, antioxidantes, minerales y aminoácidos del té verde es consumiendo la hoja.

Múltiples propiedades

El té matcha, como te decíamos anteriormente, es rico en antoxidantes y nutrientes, pero también tiene otras muchas propiedades:

  • Reduce el colesterol.
  • Reduce los niveles de azúcar en la sangre, sin elevar los de insulina.
  • Promueve la oxidación de grasas (puede ayudarnos a perder peso).
  • Es calmante y relajante. (link a post yo también combato la ansiedad).
  • Es rico en L-teanina: promueve un estado de relajación y aporta energía.
  • Su consumo regular mejora el estado de ánimo (link a post ¿sabes que puedes aumentar tu nivel de felicidad), la memoria y promueve una mejor concentración.
  • Es un sustituto ideal del café porque no libera la hormona del estrés cortisol reduciendo, de esta forma, el estrés sobre las glándulas suprarrenales.
  • Rico en catequinas: efecto quema grasas, previene artritis y es beneficioso contra el cáncer.
  • Tiene propiedades antibióticas (gracias a las catequinas) que promueven la salud y fortalecen el sistema inmunológico. (link a post alimentos beneficiosos para tu salud).
  • Alivia el estreñimiento .
  • Es rico en fibra, vitamina C, selenio, cromo, zinc y magnesio.
  • Desintoxicante

¿Cómo preparar tu té matcha?

Aunque parece algo obvio, lo cierto es que este tipo de té, al ser en polvo, tiene alguna peculiaridad en su preparación. No vamos a decirte la ceremonia del té que hacen en Japón, pero sí como adaptar al máximo esa filosofía a nuestro acelerado ritmo de vida occidental, haciendo que disfrutemos de sus beneficios relajantes (lo que incluye tomarse tiempo para prepararlo) y de todo su sabor.

El principal problema que tiene este tipo de té por ser en polvo es que queden grumitos… que, al contrario que en el colacao, no son muy agradables y puede hacer que lo rechaces.

Para prepararlo correctamente debes verter una cucharada de té en una taza y añadir agua a unos 80º (justo antes de entrar en ebullición) y lo bates hasta deshacer los grumos y formar espumilla con (y aquí está la clave) un utensilio llamado chasen que tiene aspecto de brocha de afeitar, pero cuyas cerdas son de bambú.

También puedes batirlo con una cuchara, pero te avisamos que la única forma de disolver correctamente los granitos del polvo es mediante la utilización del chasen (hay quien utiliza una batidora). Lo importante es que, mientras lo bates, lo hagas con calma, aprovechando ese momento para relajarte, no pensar en nada y empezar a disfrutar del momento tan zen que estás viviendo.

Otros usos

Como ya sabes, el té matcha es en polvo, y esto hace que suela utilizarse también en la cocina, sobre todo en repostería donde puedes encontrarlo en mochis, cruasanes y trufas de té verde.

También puedes encontrarlo en helados o smoothies.

¿Te animas a probarlo en casa? Puedes empezar con algo sencillo como añadiendo una pizca de matcha a la masa de magdalenas o bizcochos… ¡seguro que te encanta!

Por supuesto, también lo verás en infusiones frías de leche con matcha, el matcha latte, que, estamos convencidas de que te va a parecer delicioso.

Ahora que has descubierto todas las propiedades de este tipo de té queremos proponerte una receta para que puedas sorprender a todos en la próxima reunión de amigas o visita familiar, ¿te apuntas?

Ingredientes:

  • 6 cucharadas de aceite de coco
  • 175gr de coco rallado sin endulzar
  • 4 cucharadas de sirope de ágave
  • Extracto de vainilla
  • Sal marina fina
  • 2 cucharadas de polvo matcha

Pasos:

  1. Derrite el aceite de coco en un cazo pequeño a fuego lento.
  2. Añade a la batidora: coco rallado (reserva un poco para decorar), 4 cucharadas de sirope de ágave, unas gotas de extracto de vainilla, una pizca de sal y las 2 cucharadas de polvo de matcha.
  3. Añade el aceite de coco derretido a la batidora y bate la mezcla hasta que quede bien mezclado y no haya grumos.
  4. Cubre un molde de bizcocho pequeño con papel de hornear y pasa la mezcla de la batidora al molde.
  5. Deja reposar en la nevera unas 2h.
  6. Corta el dulce en cuadraditos y extráelos del molde.
  7. Espolvorea coco rallado y ¡a comer!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

LA QUINOA: todo un descubrimiento

LA QUINOA: todo un descubrimiento

Sabemos que has oído hablar de la quinoa, y seguro que has visto fotos súper chulas de platos en los que se utiliza, ensaladas especialmente, que tienen una pinta buenísima, pero, ¿sabes realmente qué es la quinoa y de dónde procede?

Pues bien, la quinoa es un pseudocereal que pertenece a la subfamilia Chenopodioideae de las amarantáceas. Se trata de un alimento de origen vegetal, el único de este tipo que provee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas. Tanto es así que se equipara su calidad proteica a la de la leche. Sus granos son altamente nutritivos, superando en valor biológico, calidad nutricional y funcional a los cereales tradicionales: trigo, maíz, arroz y avena. Además, no contiene gluten.

Procede de la cordillera andina y se cultiva principalmente en Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia y Estados Unidos, aunque su cultivo se está expandiendo a diversos países de Europa y Asia.

Un superalimento

La quinoa es uno de los considerados como superalimentos, pero ¿a qué nos referimos con este término?

Los superalimentos son aquellos que, en su mayoría crudos, son más densos en nutrientes que los alimentos procesados y cocinados. Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos, los cuáles nos ayudan a protegernos contra las enfermedades. Además, están llenos de antioxidantes y tienen propiedades anti-microbianas y anti-inflamatorias.

Según la Clínica Mayo, los superalimentos son aquellos que cumplen, al menos, tres requisitos:

  • Son fuente excelente de fibra, vitaminas y minerales.
  • Tienen alto contenido en fitonutrientes y compuestos antioxidantescomo las Vitaminas A y E y el betacaroteno.
  • Son de baja densidad calórica.

De esta forma, superalimentos como la quinoa, pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacasy otras afecciones y trastornos de salud.

Múltiples propiedades para la salud

La quinoa alcanzó su máxima fama cuando se estableció como un alimento fundamental para los astronautas de la NASA y se ha consagrado como un básico para los deportistas, pero ¿qué hace a este superalimento tan popular y bueno para toda la población?

  • Una gran fuente proteica: tiene más proteínas que cualquier cereal siendo, además, de origen vegetal; y alto valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales para el ser humano.
  • Excelente para veganos: al tratarse de proteínas de origen vegetal que, además, puede congelarse y durar una semana cocida en la nevera.
  • En cualquier plato: tiene un sabor neutro que puede encajar a la perfección en guisos, ensaladas, postres, desayunos… De hecho, cada vez se utiliza más como sustituto del arroz o la pasta en ensaladas.
  • No contiene gluten: por lo que es ideal para celíacos.
  • Facilita la pérdida de peso: al reducir el apetito significativamente, ayudando al metabolismo, el cual, re recordamos, se ralentiza a partir de los 40.
  • Las grasas que contiene son buenas: tiene más grasas que otros cereales, pero son de buena calidad y poliinsaturadas, como los ácidos grasos Omega 3 y 6, esenciales para el cuerpo, ya que no puede producirlos por él mismo.
  • Adiós al estreñimiento: las hojas de la planta se pueden hervir para hacer una infusión perfecta contra el estreñimiento.
  • Controla el colesterol: gracias a su contenido en fibra y lípidos insaturados, favoreciendo el perfil lipídico en el organismo.
  • ¿Menos migrañas? Sí, por favor: la quinoa contiene un alto nivel de magnesio, un mineral que favorece la relajación de las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo así la presión arterial, y pudiendo ayudar a combatir la migraña, según el doctor estadounidense Mehmet Oz.
  • Antiestrés: las infusiones de granos de quinoa ayudan a regular el estrés producido por la rutina diaria. Toma una infusión antes de ir a dormir y notarás su poder relajante.

Un aliado en tu rutina de belleza

  • Un cabello más fuerte: aplicándola como mascarilla natural (mezclándola con un poco de aceite de oliva), ayuda a fortalecer tu cabello aportándole, además, suavidad.
  • Un aliado para tu piel: cuidar la piel es vital para sentirnos bien por dentro y por fuera e incluir la quinoa en nuestra dieta nos ayudará también a combatir la flacidez de la piel combatiendo la celulitis y estrías, gracias a su alto contenido en proteínas y vitaminas que favorecen la musculación. También es un aliado imprescindible de pieles secas y agrietadas, para ello se puede aplicar en mascarilla: hervir los granos de quinoa en un poco de leche durante 15 minutos y dejar enfriar, se extiende por el rostro dejándola actuar media hora (la piel de la cara es muy delicada por lo que te recomendamos que, primero, consultes con tu dermatólogo).
  • Un depurativo ideal: después de unos días de excesos (como puede ser la navidad  o periodos vacacionales) prepárate tus zumos détox con estas semillas y depurarás tu organismo a tope.

Cómo utilizar la quinoa en la cocina

La quinoa contiene saponinas que pueden aportar cierto amargor a las semillas por lo que es recomendable lavarla antes de cocerla(lo ideal es colocarla en un colador y lavarla con agua del grifo removiéndola).

Una vez enjuagada unas dos o tres veces, cuando deje de salir una espuma que aparece al principio, ya estará lista para cocerla.

Las posibilidades de uso de la quinoa en la cocina son infinitas. Lo más sencillo es usarla como sustituto del arroz y la pasta en las ensaladas, pero lo cierto es que puede acompañar platos como el cordero, pisto, gambas fritas… ¡el límite es tu imaginación!

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Nuestra rutina diaria, trabajo, estrés, alimentación, ejercicio…influye directamente sobre nuestro peso corporal. Tener control sobre ello y mantener un equilibrio cuerpo-mente que nos ayude a sentirnos mejor por dentro y por fuera, es posible.

Como buena experta en vivir que eres, ya sabes que no existen las dietas milagro, y que, con la mayoría de ellas, enseguida recuperas el peso que acabas de perder, incluso algún kilo de más, debido al efecto rebote. Y eso es algo que nos molesta mucho, ¿verdad?

En el post de hoy queremos darte pequeños consejos que puedes incorporar a tu rutina diaria y que te ayudarán a mantener tu peso a raya, comiendo sano y variado, y a darle la importancia debida al estrés y a la necesidad de descansar.

Lo ideal es combinar una dieta sana y equilibrada con la realización de ejercicio, siempre adaptado a tus capacidades y necesidades.

Controla tu peso y baja esos kilitos que deseas

 

  1. Come más despacio: seguramente has escuchado este consejo cientos de veces, pero está demostrado que funciona. Es recomendable, al menos, tomarse media hora para comer. De este modo podremos ser más conscientes de lo que comemos. Hay que masticar la comida lentamente, así no solo disfrutaremos más los alimentos, sino que nos sentiremos saciadas antes. Otro truco que nos ayuda a comer menos es utilizar platos más pequeños, de este modo parece que están llenos con la misma cantidad de comida que otros platos que son más grandes y que te invitan a llenar más.
  2. No hagas dieta: las dietas milagro no son efectivas a medio plazo. Probablemente al principio te sientas muy alegre al ver como bajas de peso, pero lo cierto es que esas dietas son demasiado agresivas para nuestro organismo y no se basan en el seguimiento de pautas a futuro sino en comer muy poco y alimentos muy específicos durante un periodo de tiempo concreto, lo cual genera el conocido, y temido, efecto rebote, que te hace coger los kilos perdidos e incluso alguno de más. Es mejor que, poco a poco, vayas adquiriendo hábitos saludables, por ejemplo, reducir el consumo de alcohol y bebidas azucaradas, los fritos y empanados y los dulces.
  3. Comer fuera de casa: ya no es una excusa, hoy en día la mayoría de restaurantes incluyen platos saludablesy sabrosos a sus menús.
  4. Lunes sin carne: cada vez más personas se están uniendo a esta práctica. Esta campaña anima a la gente a eliminar la carne de la dieta al menos un día a la semana, con el fin de mejorar la salud y ayudar al planeta. Incluso hay restaurantes que están empezando a apoyar este reto, haciendo menús sin carne para este día de la semana. Es la excusa perfecta para aumentar el consumo de vegetales y frutas, ¿no te parece?
  5. Cocina más ligera: sabemos que te encantan las patatas fritas, pero es preferible que cocines este tipo de alimentos en el horno y con poquito aceite. Seguirás disfrutando igual de su sabor y reducirás el número de calorías de cada plato. Además, se ensucia menos. Hoy en día, hay multitud de guías y recetas para cocinar al horno y a la plancha. Recuerda que, también puedes cocinar carnes en el horno, y no, no tienen porque quedar secas. Si le pones encima rodajas de verduras que suelten agua como el calabacín, la cebolla, o los tomates, conseguirás un plato muy sabroso.
  6. ¡Ojo con las salsas! Especialmente si son de bote, porque llevan un montón de calorías escondidas. Es mucho mejor que cocines tu propia salsa, y si no puedes hacerlo, es preferible que te decantes por una vinagretade aceite y vinagre, queda riquísimo y tu estómago lo agradecerá, ya que es más ligero.

Los grandes enemigos de la pérdida de peso

Además de la alimentación, hay otros factores que, a veces, no tenemos en cuenta y que están directamente relacionado con nuestra capacidad para perder peso.

  • Estrés: considerada como la gran enfermedad del Siglo XXI, incide directamente sobre la capacidad para bajar de peso, ocasionando problemas de sobrepeso y obesidad debido a un estilo de vida estresante.
  • Descanso: en contra de lo que mucha gente aún pueda pensar, un correcto descanso está íntimamente ligado a la pérdida de peso, y es que el sueño reparador está implicado en la regulación hormonal y en procesos metabólicos
  • Hidratación: beber agua es uno de nuestros mejores aliados, para la pérdida de peso, la eliminación de toxinas, hidratación de nuestro organismo… vaya, que más fácil no puede ser comenzar a sentirse mejor.

 

Un poco de ejercicio, tu mejor aliado

  1. Ejercicio aeróbico: es nuestro mejor aliado, no solo para perder peso sino para mejorar nuestra capacidad cardiorrespiratoria y, en definitiva, nuestra calidad de vida. Salir a caminar es uno de los mejores ejercicios que puedes realizar. Comienza con una intensidad baja y al menos media hora. Según vayas practicando este ejercicio aguantarás más tiempo y te sentirás llena de vitalidad.
  2. Nadar: la natación  es uno de los ejercicios más completos que hay, sin impacto, por lo que es ideal para mejorar nuestra resistencia con un riesgo de lesionarnos muy bajito.
  3. Otros ejercicios, como Pilates, te ayudarán a tonificar tus músculos y a mejorar tu postura corporal, ideal para prevenir y/o remitir posibles dolores de espalda, además de trabajar el suelo pélvico, tu gran aliado contra las pérdidas leves.

Lo más importante es establecer una rutina que combine la práctica de ejercicio y una alimentación saludable. De esta forma evitarás tener que hacer dieta constantemente y lograrás mantener tu buen estado de forma física en el tiempo.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!

Mujeres y Expertas en Vivir

Mujeres y Expertas en Vivir

Ya está aquí el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y no queremos perder la oportunidad de recordaros a cada una de vosotras lo increíble que sois. Así que sí, hoy va por ti, que eres capaz de hacer un millón de cosas maravillosas y aún te sigue quedando energía para hacer otra más. También va por ti, que puedes cambiar el mundo desde el salón de tu casa, valiéndote de lo que tienes. Y también por ti, que siempre apuestas por lo que quieres, y pierdas o ganes, al final siempre ganas.

Todas y cada una de vosotras sois distintas, tenéis gustos diferentes, ideas diferentes, incluso formas de vivir diferentes, pero hay algo que todas tenéis en común: sois especiales, únicas, sois auténticas Expertas en Vivir. Habéis luchado día tras día por tener la vida que tenéis, y sobre todo para que las mujeres del futuro también lo tengan.

Por eso, queremos que sepáis que el post de hoy es para agradeceros todo lo que habéis conseguido a lo largo de vuestra vida, que no ha sido poco, ¿verdad? Es de valorar que, aunque la vida no siempre sea de color de rosa, tenéis miles de razones para seguir sonriendo. Así que sí, hoy esto va por vosotras: madres, hijas, nietas, tías, sobrinas, amas de casa, emprendedoras, trabajadoras, profesoras, enfermeras, matemáticas, científicas… para TODAS.

Lo que os define es que, entre otras cosas, sois mujeres fuertes y luchadoras. Así que antes de continuar, queremos daros las gracias, porque con vuestros actos y palabras estáis ayudando a que la sociedad sea mejor.

Gracias abuelas, por enseñarnos que nunca se está demasiado llena, y que la comida influye en la felicidad. Gracias mamás, por mostrarnos que el mejor maquillaje es una buena sonrisa. Gracias amigas, por creer en nosotras aun cuando nosotras mismas, a veces, no lo hacemos. Gracias compañeras de trabajo por luchar cada día por nuestro bienestar. Gracias a vosotras, que un día me dijisteis que, aunque pareciera imposible, podría hacerlo. Gracias a todas, por demostrarnos que podemos ser hermanas y que no hacen falta lazos de sangre para tener una visión común. Gracias por enseñarnos que ser mujer es algo maravillo.

La mayoría de vosotras seguro que ya sabéis lo que significa ser una Experta en Vivir, especialmente si ya seguís nuestro blog desde hace tiempo, pero para aquellas que todavía no lo sabéis, o llegáis hoy por primera vez aquí, queremos darle un énfasis especial en una semana como esta.

Una Experta en Vivir es una mujer que se encuentra en una etapa de madurez en su vida, probablemente una de las más importante y especiales. Una mujer que vuela, y que vuela muy alto. Pero, sobre todo, que deja que la vida la emocione.

Posee una gran sabiduría y la experiencia que le han dado los años y, además, no tiene ningún temor de compartirlo con otras mujeres.  No os pongáis límites a vosotras mismas, especialmente cuando vuestras palabras pueden ayudar y ser la inspiración de otras personas.

Una experta en vivir es también una mujer que ha aprendido a quererse, a aceptarse, y a dejar atrás los miedos y los complejos. Ha ganado autoestima, y por ello se siente mejor consigo misma y con el mundo que le rodea. Aquí queremos hacer hincapié, es un logro personal muy grande el verse y sentirse bien con una misma. Especialmente cuando no cumplimos con los denominados típicos “cánones de belleza”, muchas veces inalcanzables. Lo bonito de esto, es que cada una, a vuestra manera, sois preciosas, únicas y especiales. ¿Aún no os lo creéis? Pues este es un buen momento para que empecéis a hacerlo.  La belleza reside en muchísimas cosas, y si os sentís atractivas, os queréis y os apreciáis, los demás lo harán.

Las expertas en vivir, disfrutan del presente y miran al futuro con una sonrisa y positividad. Recuerdan el pasado y todo lo que ha ocurrido en su vida, acogiendo incluso los malos momentos, y aprendiendo de ellos. Todo suma, todo cuenta, todo es experiencia ganada. Hoy está donde está, por toda su historia. Pese a los malos momentos, valora todo lo bueno que vive y posee, y por ello ha aprendido a ser feliz con lo que tiene. Siempre ve el lado bueno de las cosas. Acogen los cambios de cada etapa de la vida, y los acepta.   No siempre es fácil, pero al final del camino os podemos asegurar que habrá merecido la pena.

Necesitamos que sepáis que nos inspiráis día a día y nos recordáis al resto de mujeres que somos la prioridad, que somos quienes queremos ser, y que no pasa nada si tropezamos.

¿Recordáis que pasaba de pequeñas cuando os caíais al suelo? Os volvíais a levantar. Así que, levantaros y hacerlo. ¡Hacedlo una vez más, siempre una vez más! Recordad que equivocarse no es malo, significa que lo estáis intentado.

Mujeres experimentadas, generosas, reales, seguras de vosotras mismas, luchadoras, valientes, felices, plenas, fuertes…

Ahora es el momento perfecto para lo que vosotras queráis. Apostad por vosotras y siempre saldréis ganando porque creyendo en vosotras mismas ya tenéis la mitad del camino hecho. Seguid el ejemplo de las mujeres que os rodean y que vuestro mantra sea: ¡con vosotras mismas, al fin del mundo! ¡Contigo, a por todas! Tenéis muchísimos motivos para estar felices, así que alegraros por ello cada día. ¡Sonreíd al espejo cada mañana! Así que, seáis quienes seáis, lectoras al otro lado de la pantalla, queremos ayudaros a despejar todas las dudas. Ya sois unas expertas en vivir, solo tenéis que creéroslo.

Mirad atrás y haced balance de la vida y veréis todo lo que habéis conseguido, quizás hayáis criado una familia maravillosa, o hayáis sido empresarias de éxito, de hecho, probablemente hayáis sido capaces de hacer todo a la vez. Pero recordad que lo verdaderamente importante es que toda aquella experiencia que habéis adquirido os ha servido para convertiros en las grandes mujeres que sois hoy. Y no os creáis que esto acaba aquí. Esto continúa. Y de la mejor manera, tenéis todavía muchísimo tiempo por delante para seguir viviendo experiencias que hagan que os duelan los mofletes de tanto sonreír.

Por último, queremos pediros que seáis como seáis, no os olvidéis de seguir brillando así.

Por y para todas. ¡Feliz semana de la mujer!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que paséis un feliz día!

 

 

 

 

 

Recupera la salud de tu espalda

Recupera la salud de tu espalda

El cuerpo humano está hecho para moverse, por eso cuando pasamos demasiado tiempo sentados se resiente, y ahí es donde entra en escena el dolor de espalda. Esta dolencia puede deberse a muchísimos factores, y algunos de ellos son cosas que podríamos evitar, y que hacemos sin darnos cuenta.

Entre las causas que pueden provocarnos ese dichoso dolor de espalda están las malas posturas, coger excesivo peso, cargar todo el peso de la misma mano (haciendo que nuestra espalda se doble hacia un lado), pero la causa fundamental es el sendentarismo. Esto último, no se puede evitar tan fácilmente, ya que muchas personas pasan 8 horas sentadas a la silla debido al trabajo.

Tener la espalda sana puede marcar la diferencia entre tener un buen y un mal día, y además, lo que empieza como un dolor ocasional, puede terminar convirtiéndose en una molestia diaria que puede afectar a tu vida cotidiana.  Por eso hoy queremos tratar este tema en nuestro post, contándote que le ocurre a tu espalda, que puedes hacer para mejorar y además, te damos un extra: un par de ejercicios que puedes realizar en casa.

 

¿Qué le ocurre a mi espalda?

Sabemos que lo ideal es no llevar un estilo de vida sedentario, y que lo mejor sería no pasar tanto tiempo sentadas delante de la mesa de la oficina. Por ello, tratar de llevar una vida lo más activa posible, es lo mejor para no dar la espalda a la salud de nuestra columna vertebral.

Al pasar mucho tiempo en la misma postura, lo que estamos fomentando es que exista un desequilibrio muscular. ¿Qué quiere decir esto? Que, debido a nuestros hábitos posturales, estamos desarrollando más los músculos anteriores del tronco, que los posteriores del torso. Y con el paso del tiempo es más difícil que seamos capaces de modificar nuestra postura. De aquí vienen los dolores, e incluso podemos llegar a desarrollar la temida “chepa”.

Por todo ello vamos a darte una serie de recomendaciones a seguir desde hoy mismo, aparte de un par de ejercicios para que puedas mejorar la salud de tu columna.

 

¿Qué puedo hacer para tener una espalda sana?

Lo ideal para acabar con el dolor de espalda, es fortalecer todos los músculos de nuestra espalda por igual. Por eso, lo mejor es que vayas al gimnasio y te apuntes a clases de espalda sana. Este tipo de clases consisten en realizar ejercicios de movilidad y fuerza de la musculatura de la espalda, siempre con una buena colocación de la columna vertebral.

Es muy importante que te centres en tu cuerpo y en la manera en que realizas los movimientos y ejercicios, ya que si te despistas, puedes estar haciéndolo de manera incorrecta y no queremos dolencias después, ¿verdad?

Otro deporte que viene fenomenal para la espalda es la natación. Cuando acudes al médico por esta molestia, es el primer ejercicio que suele recomendarte hacer. ¿Por qué? Fácil. Nadando fortaleces la musculatura y las articulaciones de la espalda, sin impactar directamente sobre la columna vertebral. Y como te hemos comentado, lo primero que necesita nuestra espalda es estar fortalecida por igual.

No te preocupes si no puedes acudir al gimnasio porque al final de este post vamos a dejarte explicados unos ejercicios, para que puedas realizarlos en casa. Es muy recomendable realizar ejercicios específicos para que la musculatura de la espalda se mantenga fuerte y flexible.

Es imprescindible que poco a poco vayas adquiriendo posturas correctas en tu día a día, sobre todo si pasas demasiado tiempo sentada. Son pequeños gestos que puedes implementar en tu rutina, y que marcarán la diferencia. Esto va a ser difícil porque ya estás más que acostumbrada a estas posturas, pero tu puedes conseguir corregirlas. Tienes que intentar sentarte con la espalda recta y mantenerla así, aquí vas a tener que ser consciente de tu espalda porque es verdad que en cuanto se nos olvida, terminamos sin darnos cuenta, encorvados hacia delante nuevamente.

Evita pasar mucho tiempo en la misma postura. Aquí es recomendable que, cada cierto tiempo, te levantes y estires los músculos, y si puedes camines un poco, así evitarás sobrecargar la espalda. Puedes ponerte un recordatorio cada cierto tiempo para acordarte de hacerlo.

Ojo con los tacones, ya te hablamos del efecto que tiene el calzado en tu cuerpo (link al post aquí). Ya que este tipo de calzado impacta directamente en tu cuerpo, sobrecargando las piernas e incluso puede afectar a la salud de tu espalda, te recomendamos tratar de ir al menos la mitad del tiempo en zapato plano.

Si puedes, evita también llevar ropa demasiado ajustada, llevar ropa cómoda hara que tu cuerpo se adapte más fácilmente a una buena postura corporal.

Si tienes que viajar, y vas a pasar muchas horas sentada es recomendable que te lleves tu propia almohada. Si aún no tienes una, es el momento idóneo para hacerte con ella. La almohada ideal es aquella que rellena el hueco cervical y te obliga a tener la cabeza alineada con el cuerpo.

A la hora de dormir trata de adoptar una correcta postura. Te aconsejamos dormir bocarriba con las piernas estiradas, o en su defecto de lado con las piernas ligeramente encogidas hacia a tu cuerpo. Verás como notas la diferencia por la mañana y empiezas el día de mejor humor.

Cuidado con el sobrepeso. Es una carga innecesaria para tu columna vertebral y puede contribuir al aumento anormal de la curvatura de la zona baja de la espalda. Además de, agravar otros problemas. Desde aquí en multitud de ocasiones te hemos recomendado mantener un estilo de vida saludable y equilibrado, si necesitas un poco de ayuda extra puedes acudir a nuestro post de tips para adelgazar (poner aquí enlace).

 

Ejercicios para realizar en casa:

 

A priori, hacer ejercicio en casa puede sonar aburrido pero no tiene porqué ser así. Así que ponte la música que más te invite a mover el cuerpo y vamos allá. Y no olvides la ventaja fundamental de hacer deporte en casa, y es que puedes hacerlo cuando quieras, sin limite de horarios.

Extensión de columna:

Túmbate sobre una esterilla bocaabajo, con los brazos al lado de los hombros, las palmas de las manos apoyadas sobre el suelo y las piernas juntas. Ahora que estás en posición, contrae el abdomen, presta atención a la zona escapular (formada por la escápula y la clavícula), sentirás como las escápulas bajan en dirección de las costillas.

Ahora sin cambiar de postura, relájate e inhala profundamente, posteriormente exhala elevando la parte alta del tronco (la cabeza y el pecho). Inhala nuevamente abriendo los brazos hacia afuera. Para terminar el ejercicio, exhala pegando los brazos al cuerpo. Desciende el tronco suavemente y vuelve a repetir el mismo movimiento.

Aquí te dejamos una imagen que indica la postura que debes adquirir para el ejercicio.

Rodar como una pelota:

Este ejercicio es más fácil de entender que el anterior, y es muy famoso en pilates.

Siéntate en la esterilla y abraza tus piernas. Redondea todo lo que puedas la espalda y forma una bola con tu cuerpo. Relaja los hombros, inspira y ves rodando sobre tu espalda hacia atrás, exhalamos para regresar y frenar en el punto de inicio. Este ejercicio viene fenomenal para masajear la columna.

Hasta aquí nuestro post de hoy. Esperamos haberte ayudado a mantener a raya el dolor de espalda. Te aseguramos que si pones en práctica esto que para ti, pueden ser pequeños gestos, tu espalda lo agradecerá.

A la hora de realizar los ejercicios tómate el tiempo que necesites para hacer cada uno de manera correcta, manteniendo en una buena posición la columna vertebral. En cuanto a las repeticiones te aconsejamos, realizar entre 10 y 15 de cada uno. Lo ideal sería que realizaras estos dos ejercicios por lo menos 3-4 días por semana.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que pases un feliz día!