Cuida tu zona íntima en verano

Cuida tu zona íntima en verano

Estamos acostumbradas a oír que en verano debemos cuidarnos, aún más si cabe, la piel o el cabello. Y es que las altas temperaturas junto con la exposición directa al sol en esta época del año pueden causarnos desde quemaduras en la piel hasta volver seco, quebradizo y sin brillo nuestro cabello. Sin embargo, la estación estival, no requiere solo que prestemos atención a esas partes de nuestro cuerpo, sino más bien a todas, incluyendo nuestra zona íntima. Es por ello que hoy os vamos a contar cómo cuidar la zona íntima en verano. ¡Toma nota!

Es muy importante que sepas que en verano, las altas temperaturas y la humedad se mezclan, ya sea en las piscinas, la playa… y es en este momento en el que se disparan los casos de infecciones de orina en mujeres, debido a la proliferación de bacterias.

1. Mantener equilibrado el pH y la flora vaginal

Como mujeres, expertas en vivir (link a post), debemos tomar especial precaución si queremos evitar padecer una molesta infección de orina. Para ello, es vital tomar precauciones  medidas de higiene íntima que incluyen una correcta limpieza del área genital externa, es decir, de la vulva y vagina.

Es importante saber que la vagina produce de forma natural un líquido incoloro o de color blanco que está libre de olores fuertes (esto se altera cuando tenemos algún tipo de infección), que favorece el equilibrio del pH y la flora vaginal.

En el caso de las mujeres que han entrado en la menopausia, hay que saber que los cambios hormonales producidos en esta etapa elevan el pH vaginal, haciendo que disminuya la lubricación natural de la misma y aumentando su sequedad.

Si la flora o el pH vaginal sufren alguna alteración se produce un alto riesgo de contraer una infección. Algunos factores que pueden provocar este problema son el uso de antibióticos, algunos anticonceptivos orales, llevar prendas húmedas (por ejemplo mantener el bikini mojado), el uso de tampones y compresas o de preservativos de látex al mantener relaciones sexuales, utilizar ropa ceñida que genera sudoración…Sin embargo, esto no son más que factores que pueden favorecer en un momento dado que puedas tener una infección, no implica que sean desencadenantes o causantes de ésta.

2. Una buena higiene íntima

Para mantener una correcta higiene es importante lavar la zona genial con agua templada y con un jabón personal con una formulación suave. Para no alterar la flora vaginal no debemos lavarla más de 2 veces al día y debemos secarla muy bien después con una toalla exclusiva para ello, ya que las bacterias proliferan en ambientes húmedos.

Después de mantener relaciones sexuales también es recomendable lavar la zona íntima, ya que si se han tenido relaciones sin preservativo, el semen puede entrar en contacto con las bacterias que hay en la vagina y provocar malos olores. Aún así, el semen, como tal, es neutro y no supone un riesgo para la salud vaginal.

En el caso de utilizar productos para las pérdidas leves (link a post), es esencial que escojas productos absorbentes diseñados específicamente para las características de las pérdidas y que sean respetuosos con tu piel y zona íntima. Podéis consultar nuestra gama de compresas para pérdidas leves aquí (enlace a web) y pedir vuestra muestra gratuita (link a petición de muestras).

Cuando utilicemos compresas y/o tampones en los días de menstruación también debemos tener en cuenta que son un posible foco de infecciones. Se recomienda    cambiarse las compresas cada tres horas, aproximadamente y, los tampones cada dos horas. En el caso de utilizar los tampones en verano para bañarnos en la playa o en la piscina, debemos tener en cuenta que éstos van a absorber más humedad y que es recomendable  cambiarlos de inmediato.

3. Uso adecuado de ropa interior

La ropa interior que utilizamos también influye en nuestra salud vaginal, y es que desempeña un papel fundamental en la prevención de las infecciones vulvovaginales.

Los ginecólogos recomiendan el uso de prendas íntimas de algodón, por su capacidad para conservar el pH natural de la vagina. Otros materiales, como los sintéticos, provocan alteración de la flora y pueden dar lugar que aparezcan infecciones de forma frecuente.

En el caso de los bañadores y bikinis, como comentábamos en el punto anterior, es recomendable que, una vez nos hayamos bañado, nos cambiemos la braguita o el bañador  para evitar que la zona vaginal tenga humedad de forma prolongada. Por ello, un buen método de prevención es llevar siempre en nuestro capazo una braguita de bikini para cambiarnos.

4. Hidratar la zona íntima

Especialmente en la menop

ausia (link a post), debido a la bajada de estrógenos y su efecto beneficioso, la piel y las mucosas a nivel urinario y vulvovaginal sufren un importante deterioro, provocando una menor hidratación y circulación sanguínea en la vagina. Esto puede provocar, principalmente:

– Dolor al mantener relaciones sexuales

– Irritación, picor y escozor en la zona genital

En estos casos es importante mantener la hidratación de la zona íntima con productos como el ácido hialurónico, que es un regenerante vaginal natural o algún probiótico vaginal, que fortalece y reequilibra la flora íntima de las mujeres.

Así pues, igual que mantenemos hidratada la piel de nuestra cara y manos, debemos prestar especial atención a nuestra zona íntima y propiciarle los cuidados que requiera según la etapa en la que nos encontramos y teniendo en cuanta, también, la época del año.

5. ¿Qué infecciones de orina podemos contraer en verano?

Como ya hemos comentado antes, la humedad del bañador es un factor de riesgo para una infección vaginal, ya que ésta es necesaria para que los hongos puedan desarrollarse y vivir.

Las infecciones vaginales más comunes que se pueden dar, sobretodo en verano, son la producida por hongos como la candidiasis y la producida por bacterias, como la vaginosis bacteriana.

En el caso de la candidiasis, es característico sufrir picor y escozor e irritación en la zona íntima, mientras que en el caso de la vaginosis, puedes experimentar molestias en la vagina, acompañadas de un flujo vaginal distinto al habitual en cuanto a la cantidad, y con un olor desagradable.

El flujo vaginal es un gran indicador de si tenemos una infección de orina ya que aumenta su volumen y consistencia, cambia su color y olor. Por lo que puedes identificar que algo no va bien tan solo viéndolo. Sin embargo, os recomendamos que ante cualquier sospecha de infección o molestia en la zona íntima acudáis a vuestro ginecólogo y/o médico de cabecera para que te evalúe y te de el diagnóstico y el tratamiento más acertado, en caso de necesitarlo.

Disfrutar del verano es muy sencillo si seguimos las recomendaciones que os hemos dado en el post de hoy, así que ya sabéis. Mucha hidratación, mucha higiene y evitar la humedad en la zona vaginal serán las claves de unas vacaciones sin sorpresas indeseadas.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

COMBATE LAS MIGRAÑAS

COMBATE LAS MIGRAÑAS

Según la Mayo Clinic, la migraña es un dolor de cabeza que puede causar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmenteen uno de los lados.

Las migrañas pueden producirse por cambios en el tronco cerebral y sus interacciones con el nervio trigémino (nervio craneal mixto), una vía principal de dolor. Desequilibrios en sustancias químicas cerebrales como la serotonina, que ayuda a regular el dolor, pueden estar involucradas, de hecho, los niveles de esta sustancia que realiza funciones de neurotransmisor, disminuyen durante las crisis de migraña.

Causas que provocan migraña

A pesar de afectar a una parte importante de la población, aún no se comprenden las causas de la migraña, si bien sabemos que hay factores genéticos y ambientales que pueden incidir en ésta:

  • Cambios hormonales: muchas mujeres refieren migrañas durante el período o inmediatamente después, debido a las fluctuaciones y disminución de estrógeno que se produce. La menopausia y el embarazo también son momentos en los que algunas mujeres desarrollan estos dolores de cabeza.

Otros cambios hormonales son los producidos por el uso de anticonceptivos orales o la terapia de reemplazo hormonal que, si bien pueden empeorar las migrañas, hay mujeres que detectan que éstas ocurren con menos frecuencia.

  • Estrés: es una de las causas comunes de migraña.
  • Estimulación sensorial: las luces brillantes, los sonidos y olores fuertes, el humo del tabaco o de la contaminación, entre otras, pueden ser causa de que algunas personas sufran migrañas.
  • Cambios de clima: o de presión, también pueden desencadenarlas.
  • Alimentos: muchas personas coinciden en cierto tipo de alimentos como los quesos maduros, los alimentos salados y los procesados. Aditivos alimentarios como el endulzante aspartamo y el conservante glutamato monosódico pueden desencadenar migrañas también.
  • Cambios de rutina: otra causa es alterar las rutinas que seguimos, si habitualmente comemos a las 2 y cenamos a las 9, el hecho de que un día comamos a las 4 o 5, por algo tan común como que una reunión de trabajo se alargue o porque estamos de viaje, puede implicar que suframos una migraña. El hecho de ayunar también es una causa, así como no dormir lo suficiente, o hacerlo en exceso.
  • Bebidas: el alcohol, sobretodo el vino, y bebidas con mucha cafeína.
  • Factores físicos: la realización de ejercicio físico intenso.
  • Medicamentos: además de los anticonceptivos orales que comentábamos anteriormente, los vasodilatadores como la nitroglicerina, pueden empeorar las migrañas.

 

Los síntomas dependen de cada tipo de migraña

Los neurólogos suelen decir que cada migraña es diferente, como cada persona. Así, los síntomas dependerán del tipo de migraña que se padezca:

  • Migraña común(o sin aura): es un dolor de cabeza recurrente que suele tener una duración de entre 4 y 72 horas. El dolor se presenta en un solo lado de la cabeza, acompañado de pulsaciones, náuseas, fotofobia y sonofobia.
  • Migraña con aura: los síntomas suelen ser sensoriales al estar relacionados con el sistema nervioso central. Los ataques suelen durar pocos minutos y se caracterizan por ir aumentando gradualmente, seguidos de dolor de cabeza y, pudiendo afectar, también, a la visión, la comunicación, el lenguaje o la motricidad.
  • Migraña crónica: se considera como crónica una migraña que presenta 15 crisis o más al mes, al menos, durante 3 meses. Este tipo de migraña es poco frecuente y está más relacionada con factores hereditarios, la depresión y el uso frecuente de analgésicos

Estos son los tres tipos más comunes de migraña que hay, como decíamos antes, hay tantas migrañas como personas, por lo que hay más tipos específicos de migraña que compartirían algunas de las sintomatologías anteriormente descritas.

Lo más importante es detectar qué tipo de migraña sufres, ya que en base a esto tu neurólogo te dará un tratamiento u otro.

Según informó el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos el pasado Día internacional de la Acción contra la Migraña, el 13% de la población española padece migraña, afectando en mayor medida a las mujeres (7% hombres y 16% mujeres). Lo preocupante es que, de este porcentaje de población, al menos la mitad de los pacientes se automedica y, hasta un 40%, convive con la enfermedad sin saberlo. De hecho, según la Sociedad Española de Neurología, solo un 17% de los pacientes utiliza la medicación correcta para el tratamiento sintomático de las crisis migrañosas.

Si padeces alguno de los síntomas anteriormente mencionados, u otros, lo mejor es que acudas a tu médico de cabecera para que te dé un seguimiento y te derive al neurólogo, de ser necesario. Es vital que no te automediques ya que lo que a una amiga, madre o hermana le puede servir, no necesariamente es indicado para ti y puedes llegar a generarte una migraña crónica por abuso de medicamentos y por el uso incorrecto de éstos.

Tratamientos

Actualmente no hay una cura para las migrañas, ni un tratamiento definitivo, pero si diversas maneras de aliviar las molestiasque causan.

  • Cambiar hábitos: si detectamos que algunos alimentos como el chocolate, queso, chorizo… desencadenan migrañas, debemos intentar no consumirlos. Si quieres saber qué alimentos son beneficiosos para tu salud puedes consultarlo aquí.
  • Llevar un estilo de vida saludable: la combinación de ejercicio físico y alimentación sana y equilibrada son una recomendación que, al igual que en muchos aspectos de nuestra vida, influyen en las migrañas. El ejercicio aeróbico como la natación  o caminar.
  • Tener horarios: comentábamos que comer a deshora, ayunar, dormir de forma insuficiente o excesiva, pueden desencadenar la migraña, de esta forma, si establecemos unos horarios de comidas y descanso, podremos evitar sufrir algunas crisis.
  • Relajación: si sufrimos estrés es fundamental encontrar terapias como el yoga o el mindfulness para intentar reducir los niveles, saber relajarse es fundamental para prevenir migrañas.
  • Los tratamientos con fármacos preventivos: siempre recetados por un especialista, pueden ayudar a controlar las crisis y a que se reduzca su número e intensidad.
  • Infiltración de toxina botulínica: según un estudio realizado por el Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología para analizar la eficacia del bótox como tratamiento de la migraña crónica, el 50% de los pacientes con este tipo de migraña, tratados durante un año con toxina botulínica, han experimentado la reducción del número de dolores de cabeza y su intensidad en un 50%.

 

Como experta en vivir ya sabes que la vida no es siempre fácil, pero también sabemos que eres una luchadora nata y que con esa actitud se superan todos los obstáculos.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que paséis un feliz día!

 

 

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Nuestra rutina diaria, trabajo, estrés, alimentación, ejercicio…influye directamente sobre nuestro peso corporal. Tener control sobre ello y mantener un equilibrio cuerpo-mente que nos ayude a sentirnos mejor por dentro y por fuera, es posible.

Como buena experta en vivir que eres, ya sabes que no existen las dietas milagro, y que, con la mayoría de ellas, enseguida recuperas el peso que acabas de perder, incluso algún kilo de más, debido al efecto rebote. Y eso es algo que nos molesta mucho, ¿verdad?

En el post de hoy queremos darte pequeños consejos que puedes incorporar a tu rutina diaria y que te ayudarán a mantener tu peso a raya, comiendo sano y variado, y a darle la importancia debida al estrés y a la necesidad de descansar.

Lo ideal es combinar una dieta sana y equilibrada con la realización de ejercicio, siempre adaptado a tus capacidades y necesidades.

Controla tu peso y baja esos kilitos que deseas

 

  1. Come más despacio: seguramente has escuchado este consejo cientos de veces, pero está demostrado que funciona. Es recomendable, al menos, tomarse media hora para comer. De este modo podremos ser más conscientes de lo que comemos. Hay que masticar la comida lentamente, así no solo disfrutaremos más los alimentos, sino que nos sentiremos saciadas antes. Otro truco que nos ayuda a comer menos es utilizar platos más pequeños, de este modo parece que están llenos con la misma cantidad de comida que otros platos que son más grandes y que te invitan a llenar más.
  2. No hagas dieta: las dietas milagro no son efectivas a medio plazo. Probablemente al principio te sientas muy alegre al ver como bajas de peso, pero lo cierto es que esas dietas son demasiado agresivas para nuestro organismo y no se basan en el seguimiento de pautas a futuro sino en comer muy poco y alimentos muy específicos durante un periodo de tiempo concreto, lo cual genera el conocido, y temido, efecto rebote, que te hace coger los kilos perdidos e incluso alguno de más. Es mejor que, poco a poco, vayas adquiriendo hábitos saludables, por ejemplo, reducir el consumo de alcohol y bebidas azucaradas, los fritos y empanados y los dulces.
  3. Comer fuera de casa: ya no es una excusa, hoy en día la mayoría de restaurantes incluyen platos saludablesy sabrosos a sus menús.
  4. Lunes sin carne: cada vez más personas se están uniendo a esta práctica. Esta campaña anima a la gente a eliminar la carne de la dieta al menos un día a la semana, con el fin de mejorar la salud y ayudar al planeta. Incluso hay restaurantes que están empezando a apoyar este reto, haciendo menús sin carne para este día de la semana. Es la excusa perfecta para aumentar el consumo de vegetales y frutas, ¿no te parece?
  5. Cocina más ligera: sabemos que te encantan las patatas fritas, pero es preferible que cocines este tipo de alimentos en el horno y con poquito aceite. Seguirás disfrutando igual de su sabor y reducirás el número de calorías de cada plato. Además, se ensucia menos. Hoy en día, hay multitud de guías y recetas para cocinar al horno y a la plancha. Recuerda que, también puedes cocinar carnes en el horno, y no, no tienen porque quedar secas. Si le pones encima rodajas de verduras que suelten agua como el calabacín, la cebolla, o los tomates, conseguirás un plato muy sabroso.
  6. ¡Ojo con las salsas! Especialmente si son de bote, porque llevan un montón de calorías escondidas. Es mucho mejor que cocines tu propia salsa, y si no puedes hacerlo, es preferible que te decantes por una vinagretade aceite y vinagre, queda riquísimo y tu estómago lo agradecerá, ya que es más ligero.

Los grandes enemigos de la pérdida de peso

Además de la alimentación, hay otros factores que, a veces, no tenemos en cuenta y que están directamente relacionado con nuestra capacidad para perder peso.

  • Estrés: considerada como la gran enfermedad del Siglo XXI, incide directamente sobre la capacidad para bajar de peso, ocasionando problemas de sobrepeso y obesidad debido a un estilo de vida estresante.
  • Descanso: en contra de lo que mucha gente aún pueda pensar, un correcto descanso está íntimamente ligado a la pérdida de peso, y es que el sueño reparador está implicado en la regulación hormonal y en procesos metabólicos
  • Hidratación: beber agua es uno de nuestros mejores aliados, para la pérdida de peso, la eliminación de toxinas, hidratación de nuestro organismo… vaya, que más fácil no puede ser comenzar a sentirse mejor.

 

Un poco de ejercicio, tu mejor aliado

  1. Ejercicio aeróbico: es nuestro mejor aliado, no solo para perder peso sino para mejorar nuestra capacidad cardiorrespiratoria y, en definitiva, nuestra calidad de vida. Salir a caminar es uno de los mejores ejercicios que puedes realizar. Comienza con una intensidad baja y al menos media hora. Según vayas practicando este ejercicio aguantarás más tiempo y te sentirás llena de vitalidad.
  2. Nadar: la natación  es uno de los ejercicios más completos que hay, sin impacto, por lo que es ideal para mejorar nuestra resistencia con un riesgo de lesionarnos muy bajito.
  3. Otros ejercicios, como Pilates, te ayudarán a tonificar tus músculos y a mejorar tu postura corporal, ideal para prevenir y/o remitir posibles dolores de espalda, además de trabajar el suelo pélvico, tu gran aliado contra las pérdidas leves.

Lo más importante es establecer una rutina que combine la práctica de ejercicio y una alimentación saludable. De esta forma evitarás tener que hacer dieta constantemente y lograrás mantener tu buen estado de forma física en el tiempo.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!

Mujeres y Expertas en Vivir

Mujeres y Expertas en Vivir

Ya está aquí el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y no queremos perder la oportunidad de recordaros a cada una de vosotras lo increíble que sois. Así que sí, hoy va por ti, que eres capaz de hacer un millón de cosas maravillosas y aún te sigue quedando energía para hacer otra más. También va por ti, que puedes cambiar el mundo desde el salón de tu casa, valiéndote de lo que tienes. Y también por ti, que siempre apuestas por lo que quieres, y pierdas o ganes, al final siempre ganas.

Todas y cada una de vosotras sois distintas, tenéis gustos diferentes, ideas diferentes, incluso formas de vivir diferentes, pero hay algo que todas tenéis en común: sois especiales, únicas, sois auténticas Expertas en Vivir. Habéis luchado día tras día por tener la vida que tenéis, y sobre todo para que las mujeres del futuro también lo tengan.

Por eso, queremos que sepáis que el post de hoy es para agradeceros todo lo que habéis conseguido a lo largo de vuestra vida, que no ha sido poco, ¿verdad? Es de valorar que, aunque la vida no siempre sea de color de rosa, tenéis miles de razones para seguir sonriendo. Así que sí, hoy esto va por vosotras: madres, hijas, nietas, tías, sobrinas, amas de casa, emprendedoras, trabajadoras, profesoras, enfermeras, matemáticas, científicas… para TODAS.

Lo que os define es que, entre otras cosas, sois mujeres fuertes y luchadoras. Así que antes de continuar, queremos daros las gracias, porque con vuestros actos y palabras estáis ayudando a que la sociedad sea mejor.

Gracias abuelas, por enseñarnos que nunca se está demasiado llena, y que la comida influye en la felicidad. Gracias mamás, por mostrarnos que el mejor maquillaje es una buena sonrisa. Gracias amigas, por creer en nosotras aun cuando nosotras mismas, a veces, no lo hacemos. Gracias compañeras de trabajo por luchar cada día por nuestro bienestar. Gracias a vosotras, que un día me dijisteis que, aunque pareciera imposible, podría hacerlo. Gracias a todas, por demostrarnos que podemos ser hermanas y que no hacen falta lazos de sangre para tener una visión común. Gracias por enseñarnos que ser mujer es algo maravillo.

La mayoría de vosotras seguro que ya sabéis lo que significa ser una Experta en Vivir, especialmente si ya seguís nuestro blog desde hace tiempo, pero para aquellas que todavía no lo sabéis, o llegáis hoy por primera vez aquí, queremos darle un énfasis especial en una semana como esta.

Una Experta en Vivir es una mujer que se encuentra en una etapa de madurez en su vida, probablemente una de las más importante y especiales. Una mujer que vuela, y que vuela muy alto. Pero, sobre todo, que deja que la vida la emocione.

Posee una gran sabiduría y la experiencia que le han dado los años y, además, no tiene ningún temor de compartirlo con otras mujeres.  No os pongáis límites a vosotras mismas, especialmente cuando vuestras palabras pueden ayudar y ser la inspiración de otras personas.

Una experta en vivir es también una mujer que ha aprendido a quererse, a aceptarse, y a dejar atrás los miedos y los complejos. Ha ganado autoestima, y por ello se siente mejor consigo misma y con el mundo que le rodea. Aquí queremos hacer hincapié, es un logro personal muy grande el verse y sentirse bien con una misma. Especialmente cuando no cumplimos con los denominados típicos “cánones de belleza”, muchas veces inalcanzables. Lo bonito de esto, es que cada una, a vuestra manera, sois preciosas, únicas y especiales. ¿Aún no os lo creéis? Pues este es un buen momento para que empecéis a hacerlo.  La belleza reside en muchísimas cosas, y si os sentís atractivas, os queréis y os apreciáis, los demás lo harán.

Las expertas en vivir, disfrutan del presente y miran al futuro con una sonrisa y positividad. Recuerdan el pasado y todo lo que ha ocurrido en su vida, acogiendo incluso los malos momentos, y aprendiendo de ellos. Todo suma, todo cuenta, todo es experiencia ganada. Hoy está donde está, por toda su historia. Pese a los malos momentos, valora todo lo bueno que vive y posee, y por ello ha aprendido a ser feliz con lo que tiene. Siempre ve el lado bueno de las cosas. Acogen los cambios de cada etapa de la vida, y los acepta.   No siempre es fácil, pero al final del camino os podemos asegurar que habrá merecido la pena.

Necesitamos que sepáis que nos inspiráis día a día y nos recordáis al resto de mujeres que somos la prioridad, que somos quienes queremos ser, y que no pasa nada si tropezamos.

¿Recordáis que pasaba de pequeñas cuando os caíais al suelo? Os volvíais a levantar. Así que, levantaros y hacerlo. ¡Hacedlo una vez más, siempre una vez más! Recordad que equivocarse no es malo, significa que lo estáis intentado.

Mujeres experimentadas, generosas, reales, seguras de vosotras mismas, luchadoras, valientes, felices, plenas, fuertes…

Ahora es el momento perfecto para lo que vosotras queráis. Apostad por vosotras y siempre saldréis ganando porque creyendo en vosotras mismas ya tenéis la mitad del camino hecho. Seguid el ejemplo de las mujeres que os rodean y que vuestro mantra sea: ¡con vosotras mismas, al fin del mundo! ¡Contigo, a por todas! Tenéis muchísimos motivos para estar felices, así que alegraros por ello cada día. ¡Sonreíd al espejo cada mañana! Así que, seáis quienes seáis, lectoras al otro lado de la pantalla, queremos ayudaros a despejar todas las dudas. Ya sois unas expertas en vivir, solo tenéis que creéroslo.

Mirad atrás y haced balance de la vida y veréis todo lo que habéis conseguido, quizás hayáis criado una familia maravillosa, o hayáis sido empresarias de éxito, de hecho, probablemente hayáis sido capaces de hacer todo a la vez. Pero recordad que lo verdaderamente importante es que toda aquella experiencia que habéis adquirido os ha servido para convertiros en las grandes mujeres que sois hoy. Y no os creáis que esto acaba aquí. Esto continúa. Y de la mejor manera, tenéis todavía muchísimo tiempo por delante para seguir viviendo experiencias que hagan que os duelan los mofletes de tanto sonreír.

Por último, queremos pediros que seáis como seáis, no os olvidéis de seguir brillando así.

Por y para todas. ¡Feliz semana de la mujer!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que paséis un feliz día!

 

 

 

 

 

Recupera la salud de tu espalda

Recupera la salud de tu espalda

El cuerpo humano está hecho para moverse, por eso cuando pasamos demasiado tiempo sentados se resiente, y ahí es donde entra en escena el dolor de espalda. Esta dolencia puede deberse a muchísimos factores, y algunos de ellos son cosas que podríamos evitar, y que hacemos sin darnos cuenta.

Entre las causas que pueden provocarnos ese dichoso dolor de espalda están las malas posturas, coger excesivo peso, cargar todo el peso de la misma mano (haciendo que nuestra espalda se doble hacia un lado), pero la causa fundamental es el sendentarismo. Esto último, no se puede evitar tan fácilmente, ya que muchas personas pasan 8 horas sentadas a la silla debido al trabajo.

Tener la espalda sana puede marcar la diferencia entre tener un buen y un mal día, y además, lo que empieza como un dolor ocasional, puede terminar convirtiéndose en una molestia diaria que puede afectar a tu vida cotidiana.  Por eso hoy queremos tratar este tema en nuestro post, contándote que le ocurre a tu espalda, que puedes hacer para mejorar y además, te damos un extra: un par de ejercicios que puedes realizar en casa.

 

¿Qué le ocurre a mi espalda?

Sabemos que lo ideal es no llevar un estilo de vida sedentario, y que lo mejor sería no pasar tanto tiempo sentadas delante de la mesa de la oficina. Por ello, tratar de llevar una vida lo más activa posible, es lo mejor para no dar la espalda a la salud de nuestra columna vertebral.

Al pasar mucho tiempo en la misma postura, lo que estamos fomentando es que exista un desequilibrio muscular. ¿Qué quiere decir esto? Que, debido a nuestros hábitos posturales, estamos desarrollando más los músculos anteriores del tronco, que los posteriores del torso. Y con el paso del tiempo es más difícil que seamos capaces de modificar nuestra postura. De aquí vienen los dolores, e incluso podemos llegar a desarrollar la temida “chepa”.

Por todo ello vamos a darte una serie de recomendaciones a seguir desde hoy mismo, aparte de un par de ejercicios para que puedas mejorar la salud de tu columna.

 

¿Qué puedo hacer para tener una espalda sana?

Lo ideal para acabar con el dolor de espalda, es fortalecer todos los músculos de nuestra espalda por igual. Por eso, lo mejor es que vayas al gimnasio y te apuntes a clases de espalda sana. Este tipo de clases consisten en realizar ejercicios de movilidad y fuerza de la musculatura de la espalda, siempre con una buena colocación de la columna vertebral.

Es muy importante que te centres en tu cuerpo y en la manera en que realizas los movimientos y ejercicios, ya que si te despistas, puedes estar haciéndolo de manera incorrecta y no queremos dolencias después, ¿verdad?

Otro deporte que viene fenomenal para la espalda es la natación. Cuando acudes al médico por esta molestia, es el primer ejercicio que suele recomendarte hacer. ¿Por qué? Fácil. Nadando fortaleces la musculatura y las articulaciones de la espalda, sin impactar directamente sobre la columna vertebral. Y como te hemos comentado, lo primero que necesita nuestra espalda es estar fortalecida por igual.

No te preocupes si no puedes acudir al gimnasio porque al final de este post vamos a dejarte explicados unos ejercicios, para que puedas realizarlos en casa. Es muy recomendable realizar ejercicios específicos para que la musculatura de la espalda se mantenga fuerte y flexible.

Es imprescindible que poco a poco vayas adquiriendo posturas correctas en tu día a día, sobre todo si pasas demasiado tiempo sentada. Son pequeños gestos que puedes implementar en tu rutina, y que marcarán la diferencia. Esto va a ser difícil porque ya estás más que acostumbrada a estas posturas, pero tu puedes conseguir corregirlas. Tienes que intentar sentarte con la espalda recta y mantenerla así, aquí vas a tener que ser consciente de tu espalda porque es verdad que en cuanto se nos olvida, terminamos sin darnos cuenta, encorvados hacia delante nuevamente.

Evita pasar mucho tiempo en la misma postura. Aquí es recomendable que, cada cierto tiempo, te levantes y estires los músculos, y si puedes camines un poco, así evitarás sobrecargar la espalda. Puedes ponerte un recordatorio cada cierto tiempo para acordarte de hacerlo.

Ojo con los tacones, ya te hablamos del efecto que tiene el calzado en tu cuerpo (link al post aquí). Ya que este tipo de calzado impacta directamente en tu cuerpo, sobrecargando las piernas e incluso puede afectar a la salud de tu espalda, te recomendamos tratar de ir al menos la mitad del tiempo en zapato plano.

Si puedes, evita también llevar ropa demasiado ajustada, llevar ropa cómoda hara que tu cuerpo se adapte más fácilmente a una buena postura corporal.

Si tienes que viajar, y vas a pasar muchas horas sentada es recomendable que te lleves tu propia almohada. Si aún no tienes una, es el momento idóneo para hacerte con ella. La almohada ideal es aquella que rellena el hueco cervical y te obliga a tener la cabeza alineada con el cuerpo.

A la hora de dormir trata de adoptar una correcta postura. Te aconsejamos dormir bocarriba con las piernas estiradas, o en su defecto de lado con las piernas ligeramente encogidas hacia a tu cuerpo. Verás como notas la diferencia por la mañana y empiezas el día de mejor humor.

Cuidado con el sobrepeso. Es una carga innecesaria para tu columna vertebral y puede contribuir al aumento anormal de la curvatura de la zona baja de la espalda. Además de, agravar otros problemas. Desde aquí en multitud de ocasiones te hemos recomendado mantener un estilo de vida saludable y equilibrado, si necesitas un poco de ayuda extra puedes acudir a nuestro post de tips para adelgazar (poner aquí enlace).

 

Ejercicios para realizar en casa:

 

A priori, hacer ejercicio en casa puede sonar aburrido pero no tiene porqué ser así. Así que ponte la música que más te invite a mover el cuerpo y vamos allá. Y no olvides la ventaja fundamental de hacer deporte en casa, y es que puedes hacerlo cuando quieras, sin limite de horarios.

Extensión de columna:

Túmbate sobre una esterilla bocaabajo, con los brazos al lado de los hombros, las palmas de las manos apoyadas sobre el suelo y las piernas juntas. Ahora que estás en posición, contrae el abdomen, presta atención a la zona escapular (formada por la escápula y la clavícula), sentirás como las escápulas bajan en dirección de las costillas.

Ahora sin cambiar de postura, relájate e inhala profundamente, posteriormente exhala elevando la parte alta del tronco (la cabeza y el pecho). Inhala nuevamente abriendo los brazos hacia afuera. Para terminar el ejercicio, exhala pegando los brazos al cuerpo. Desciende el tronco suavemente y vuelve a repetir el mismo movimiento.

Aquí te dejamos una imagen que indica la postura que debes adquirir para el ejercicio.

Rodar como una pelota:

Este ejercicio es más fácil de entender que el anterior, y es muy famoso en pilates.

Siéntate en la esterilla y abraza tus piernas. Redondea todo lo que puedas la espalda y forma una bola con tu cuerpo. Relaja los hombros, inspira y ves rodando sobre tu espalda hacia atrás, exhalamos para regresar y frenar en el punto de inicio. Este ejercicio viene fenomenal para masajear la columna.

Hasta aquí nuestro post de hoy. Esperamos haberte ayudado a mantener a raya el dolor de espalda. Te aseguramos que si pones en práctica esto que para ti, pueden ser pequeños gestos, tu espalda lo agradecerá.

A la hora de realizar los ejercicios tómate el tiempo que necesites para hacer cada uno de manera correcta, manteniendo en una buena posición la columna vertebral. En cuanto a las repeticiones te aconsejamos, realizar entre 10 y 15 de cada uno. Lo ideal sería que realizaras estos dos ejercicios por lo menos 3-4 días por semana.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que pases un feliz día!

¿Sabes cómo hacer una correcta exploración de mamas?

¿Sabes cómo hacer una correcta exploración de mamas?

El cáncer de mama es una enfermedad que puede llegar a afectar a muchas mujeres a lo largo de su vida. De hecho, según la asociación americana contra el cáncer, es el tipo de cáncer que más afecta a la mujer, y por ello hay que ser muy consecuentes de nuestra salud desde el principio. Esta enfermedad no necesariamente está asociada a la edad, y a hacerse mayor y aunque, es más frecuente que se de en mujeres a partir de los 40, está bien que seas consciente de que puede ocurrir en cualquier momento de tu vida. También es una enfermedad que si se detecta a tiempo, en la mayoría de los casos, se puede salir adelante. Por ello es muy importante que prestes gran atención a lo que ocurre en tus mamas, y que si ves algo fuera de lo normal acudas al médico inmediatamente.

Como te hemos mencionado, la detección precoz de esta enfermedad es muy importante y sin duda decisivo a la hora de superarlo. Por ello, en el post de hoy queremos explicarte como hacerte una autoexploración, para que puedas hacértela correctamente en tu casa. Hemos preparado una ilustración para que te sirva de guía y pueda ayudarte si así lo necesitas.

Recuerda el dicho de antaño: “prevenir mejor que curar”.

No obstante, queremos recordarte la importancia de acudir anualmente a tu médico para hacerte la revisión y la mamografía.

¿Cuándo hacerse la exploración de mamas?

Hacerte una correcta autoexploración de tus senos te permitirá notar cualquier alteración que se pueda haber producido y de la que no te habías dado cuenta. Lo recomendable es hacerte la exploración una vez al mes, siempre después de haber pasado el periodo (porque durante el mismo se pueden hinchar las mamas). Si ya te encuentras en la etapa plena de la menopausia, igualmente puedes marcarte un día en el calendario para dedicarte a ti misma y a tu salud. Así lo adquirirás como un hábito y no te olvidarás de hacerlo.

¿Cómo hacerlo de manera correcta?

El primer paso para realizarte la autoexploración es que te pongas delante del espejo. Observa tu cuerpo muy bien, gírate con los brazos a los costados,  y fíjate bien en tu reflejo. La primera vez es importante que trates de memorizar todo lo que ves y sientes porque eso te permitirá detectar anomalías, si se producen, en un futuro.

Si a simple vista percibes en la zona mamaria algún bulto, notas como si la piel te hubiera cambiado, ves alguna secreción, enrojecimiento etc. es momento de acudir al médico.

Si no has visto nada fuera de lo normal puedes seguir con la exploración.

El siguiente paso es levantar los brazos, así podrás ver el contorno del pecho (en ambos debe ser uniforme).

Ahora toca pasar a palpar las mamas. Para hacerlo correctamente tienes que hacerlo en cada una, con la mano contraria y sirviéndote de la yema de tus dedos. Comienza realizando movimientos circulares sobre tu piel. Estaría bien que siguieras algún tipo de patrón siempre, por ejemplo, realizando movimientos ascendentes y descendentes.

También puedes acostarte y/o sentarte y realizar de nuevo la exploración, para terminar de asegurarte de que todo anda bien.

Otra cosa importante que debes hacer, y no puedes pasar por alto, es apretarte el pezón. Esto te permitirá ver si tienes o no secreciones, como te hemos dicho anteriormente, si las tienes es momento de acudir al médico, pues es uno de los primeros síntomas.

Si durante tu exploración notas dolor, molestia, o ves que la piel de alguna zona cambia de color es momento de acudir al especialista. De todos modos, si notas algún bulto no te alarmes enseguida, trata de mantener la calma porque en la mayoría de veces, los bultos suelen tratarse de tumores benignos. Y ya sabes que en este tipo de casos, la actitud es fundamental.

Por último, queremos recordarte la importancia de acudir a las revisiones con el ginecólogo. De hecho, hoy en día hay autobuses que recorren los pueblos y ciudades una vez al año solo para tratar este tema. Es muy positivo que la sociedad esté cada vez más concienciada con el cáncer de mama.

Esperamos que hayas encontrado el post de hoy útil y que a partir de ahora sigas mirando por ti, como sabemos que haces, pero además, que añadas a tu rutina mensual una exploración de mamas. No te llevará mucho tiempo, y puede ayudarte y servirte de mucho.

Si tienes alguna duda no dudes en escribirnos, y si tienes algún truco o consejo para realizarte las exploraciones también puedes contárnoslo.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que pases un feliz día!