CÓMO CUIDAR TU CABELLO DURANTE LA MENOPAUSIA

CÓMO CUIDAR TU CABELLO DURANTE LA MENOPAUSIA

Como bien sabes, la menopausia trae consigo ciertos cambios hormonales. Hoy te vamos a contar cómo afecta a tu cabello y cómo puedes combatirlo para seguir teniendo un pelo fuerte y sano.

¿Cómo afecta la menopausia en nuestro cabello?

Probablemente los síntomas más llamativos de la menopausia en el pelo son su sequedad y caída. Esto se debe a que, en esta etapa, el pelo se debilita y se vuelve quebradizo.

El déficit hormonal que se produce en la menopausia afecta también a nuestro cabello, volviéndolo más fino y seco. Notarás que pierde brillo y fuerza. Esto se debe a que, a partir de los 50, la fragilidad del pelo conlleve que se comience a caer. Sin embargo, si la caída de pelo es muy significativa te recomendamos que acudas a un especialista ya que puede ser debido a otros factores.

¿Qué factores pueden afectar a nuestro cabello?

Mal cuidado: el uso de tintes, calor excesivo (planchas y secadores), champús inadecuados…todo influye. Es necesario que conozcamos nuestro cabello, saber qué tipo de tintes debemos utilizar y apoyarlos siempre con tratamientos de hidratación. El uso diario de secador, tenacillas o planchas para el cabello puede volverlo quebradizo si no aplicamos un protector de calor adecuadamente antes de cada uso. Del mismo modo, utilizar un champú que no está indicado para nuestro tipo de cabello puede tener un resultado nefasto sobre nuestro pelo. Asesórate por profesionales y escoge siempre los mejores productos según tu tipo de cuero cabelludo.

Estrés:  tiene efectos en todo nuestro organismo y, por supuesto, también en nuestro pelo. Es relativamente fácil de identificar cuando se trata de estrés ya que suelen producirse episodios de una mayor pérdida de cabello coincidiendo con picos de estrés.

Herencia genética: nuestros genes marcarán si tendremos más o menos pelo, la propensión a la caída de éste, etc.

Malos hábitos alimenticios: una alimentación con déficit de minerales y vitaminas también influirá en nuestra salud capilar.

Enfermedades: algunas enfermedades y trastornos de tiroides también pueden influir en la calidad de nuestro cabello.

¿Cómo afecta la menopausia a nuestro pelo?

Durante la menopausia se produce un desequilibrio hormonal caracterizado por una caída de estrógenos, lo que influye directamente en la densidad capilar. Es por esto que una de las cosas que más notamos en la menopausia con respecto a nuestro cabello es lo fino que se vuelve.

Pero, además, notaremos los siguientes signos:

Pelo seco y quebradizo: en la menopausia se nos reseca tanto la piel como el cabello, especialmente con el frío. Es posible que hayas tenido el pelo graso y que al llegar la menopausia, inexplicablemente, te lo encuentres seco, áspero, poco manejable y que se encrespa fácilmente.

Menos brillo: esto se debe tanto a la falta de hidratación que comentábamos antes como a la pérdida de pigmentación del pelo (que comienza con la salida de las canas).

Cambio de textura: puede que notes que te baja el rizo o que, incluso, se te ondula. Sea como sea, notarás cambios en su forma.

– Caída: puedes notarlo especialmente al principio de la menopausia, después del verano y en primavera. Esto se debe a que la concentración de estrógenos en sangre disminuye al llegar la menopausia, haciendo que el pelo se vuelva más débil y se comience a caer. Esto no afecta de igual forma a todas las mujeres y desde luego no causa una alopecia total, sino, más bien, la aparición de zonas algo despobladas, avance de las entradas y mayor fragilidad del cabello.

– Las canas: aparecen cuando los melanocitos dejan de producir melanina (pigmentos de color). Esto no se debe solo a una cuestión genética, sino también al estrés. Por este motivo hay muchas mujeres jóvenes que las tienen, mientras que a otras les aparecen con la llegada de la menopausia. Ya hemos hablado anteriormente de las canas (link a post) y tanto si decides lucirlas como si prefieres teñirlas, lo importante es que cuides especialmente el cabello ya que pierde brillo y elasticidad.

¿Cómo combatir el efecto de la menopausia sobre el pelo?

– Sigue una alimentación equilibrada: aumenta la frecuencia con la que consumes verduras y hortalizas, cereales integrales, legumbres, grasas insaturadas (AOVE…), lácteos desnatados y pescado antes que carne. Evita la ingesta de alimentos ultraprocesados como embutidos o fritos, reduce el consumo de azúcares, y de grasas animales. Evita hábitos tóxicos como el consumo de alcohol y el tabaco.

Beber mucho agua y consumir alimentos ricos en vitaminas A y B, en minerales como el hierro, magnesio, calcio o zinc te ayudarán a mantener tu cabello en buenas condiciones.

Tomar suplementos vitamínicos y minerales ricos en vitamina E o hierro mejoran la hidratación y textura del cabello, evitando roturas.

– Para combatir el estrés puedes tomar un suplemento vitamínico rico en vitamina B, ya que te ayudará a regular sus efectos.

– Protégelo del calor y el sol: como te hemos dicho anteriormente, si vas a utilizar secador, tenacillas, planchas para el pelo o cualquier instrumento que suponga someter el cabello a altas temperaturas es mejor que utilices un protector de calor primero. En el caso del verano, especialmente, es muy importante que utilices protectores solares de cabello, al igual que haces con la piel.

– Protégelo de los agentes externos: tanto en verano con gorras como en invierno con sombreros, proteger tu cabello de las inclemencias del tiempo y las temperaturas (tanto altas como bajas) te ayudará a mejorar el estado de tu pelo.

– No abuses de los tintes: y déjate asesorar por un profesional para saber qué tipo de champú y qué productos debes utilizar según tu tipo de cuero cabelludo.

– Haz ejercicio regularmente: puedes pensar que no tiene relación alguna el hacer ejercicio con el estado de pelo pero lo cierto es que si la tiene, y mucha. La actividad física es buena para el riego sanguíneo porque activa los folículos capilares facilitando el crecimiento de pelo más fuerte. Te proponemos distintas actividades: caminar, correr, clases de zumba, natación…

– Masajes capilares: al igual que el ejercicio, estimulan el riego sanguíneo y te ayudarán a que te crezca el pelo de forma más abundante y con más fuerza.

Como ves, a pesar de que la menopausia conlleva cambios hormonales sobre los que poco podemos hacer, cambiando algunos de nuestros hábitos de vida podemos combatir ciertos signos del paso del tiempo y estar sanas por dentro y por fuera.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Qué pases un feliz día!

No somos perfectas, somos reales (y nos encanta)

No somos perfectas, somos reales (y nos encanta)

A las mujeres siempre se nos ha dicho que tenemos que ser y estar perfectas pero, conforme pasan los años, nos damos cuenta que eso no nos importa tanto como antes y es porque la experiencia nos da ese grado que nos permite aceptarnos y querernos como somos. ¿Y cómo somos? Pues lejos de esa perfección, somos mujeres reales, y a mucha honra.

La importancia de querernos por dentro, y por fuera

Estar siempre a dieta, querer tener la misma figura y medidas con 20 años que con 50…seguro que todo esto te suena, si no por que lo has vivido en carne propia es porque sí lo ha hecho alguna amiga, hermana… Lo cierto es que igual que no tenemos el mismo cuerpo (en lo que a formas y medidas se refiere) con 20 años que con 50, es normal no tener las mismas medidas conforme vamos cumpliendo años y eso no es malo.

Es importante cuidarse, por salud, principalmente, pero sin obsesionarnos. No todas tenemos que tener la misma figura que las celebrities que vemos en TV, además ya hemos hablado más veces que cada una somos diferentes y especiales a nuestra manera, por lo que tampoco tenemos que tener la misma figura que nuestras hermanas y/o amigas.

Lo importante es aceptarnos y querernos tal y como somos. Cuando te sientes guapa por dentro se refleja por fuera, y se nota a la legua. ¡Pruébalo!

Siempre se habla de aceptar nuestro físico pero también es importante aceptar (y querer) nuestra forma de ser. Como experta en vivir que eres sabes que eres una mujer fuerte, segura, con experiencia, luchadora, honesta, leal… y esto no lo decimos nosotros. Estas definiciones de experta en vivir son las que habéis dado vosotras mismas cuando os preguntamos en redes sociales cómo os definís:

Mirar al futuro

También es importante, en este proceso de querernos y aceptarnos como mujeres reales que somos, mirar hacia delante.

Esto no implica que olvidemos de dónde venimos ya que el tiempo y la distancia recorrida conforman un camino lleno de experiencias que nos han llevado a estar hoy en este punto. Sin embargo muchas veces nos dejamos llevar por la nostalgia con las típicas frases de “cuando era joven” ¿quién dice que ya no lo seas? Ser joven es un sentimiento, una forma de vida y de aceptación de una misma, no un número en las velas que soplamos cada año. ¡Recuérdalo!

Tener metas, objetivos, sueños…es importante para siempre estar en movimiento. Éstos deben ser alcanzables porque si no nos pueden generar ansiedad y es algo que no queremos. Así que si siempre has querido hacer un crucero por las Islas Griegas, comienza a planificarlo, si siempre has querido aprender a pintar en acuarela, busca un curso y apúntate, si echas de menos salir con las amigas más a menudo, descuelga el teléfono y llámalas, o monta un grupo de Whatsapp y estad siempre conectadas. Si quieres algo ve a por ello, te sorprenderás de todo lo que consigues.

Las nuevas generaciones

Es importante que la aceptación de una misma sea algo que transmitamos a las nuevas generaciones. A nuestras hijas y nietas, sobrinas… si aprendemos a querernos a nosotras mismas, identificándonos como mujeres reales y no perfectas desde pequeñas, habremos recorrido un largo camino sin darnos ni cuenta.

Compatibilizar todas las actividades que realizamos cada día puede no ser siempre fácil, y unos días cuesta más que otros ponerse en marcha, asumir que, como en todo, hay días mejores y otros no tan buenos nos convierte en mujeres reales.

Las expertas en vivir sabemos que la sonrisa a veces cuesta un poco sacarla, y que ,algunos días, nuestro cabello es tan indomable como el viento y es que no podemos ni debemos querer ser perfectas. Somos algo mucho mejor, somos mujeres reales. Y cuando nos equivocamos, también lo somos, y cuando nos tropezamos también somos reales, y cuando algo nos sale bien y lo celebramos, estamos siendo mujeres reales de nuevo, así como cuando sufrimos y lloramos. Y es que las emociones nos hacen estar vivas, y ser reales, muy reales.

Dicen que se predica con el ejemplo, pues empecemos a dar ejemplo de cuidar nuestra autoestima, de identificarnos como mujeres reales sin que eso sea visto como una debilidad, sino como una muestra de nuestra esencia. ¡Expertas en vivir, estad orgullosas de ser mujeres reales!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

Luce pelazo esta primavera

Luce pelazo esta primavera

Ya está aquí la primavera y con ella los primeros rayos de sol, el leve aumento de las temperaturas y la necesidad de cuidar nuestro cabello y piel para evitar sorpresas no deseadas.

Pasamos más tiempo al aire libre y esto requiere que sigamos ciertos consejos para evitar que nuestro cabello sufra daños o incluso notemos que se nos caiga mas.

¿Se cae el pelo en primavera?

Al igual que en otoño, en primavera tendemos a decir que se nos cae el pelo más, ya sea porque realmente tenemos esta sensación o porque es lo que hemos escuchado siempre…el hecho es que científicamente no está demostrado que esto sea así, aunque la doctora Virginia Sánchez, jefa del servicio de Dermatología de HM Sanchinarro, afirma que es cierto que con el cambio de estación puedan producirse ciertos cambios hormonales en las mujeres que hagan esas pérdidas de cabello más acusadas.

Sin embargo, no debemos preocuparnos de la pérdida de cabello a no ser que se prolongue más de tres meses, cuando es recomendable acudir a la consulta de un dermatólogo para que estudie el problema y pueda encontrar la solución más adecuada para cada caso.

La caída del pelo también debe verse como algo natural ya que, al igual que la piel, tiene que renovarse para ganar en calidad y la forma de renovarse es precisamente esa: su caída (entre 50 y 100 cabellos al día), naciendo, a su vez, nuevos cada día.

Cuida tu cuero cabelludo

Lo importante es cuidar de forma integral nuestro cabello, desde el cuero cabelludo a las puntas.

El cuero cabelludo es la piel que protege la cabeza y que posee cabello. La parte más importante de un pelo sano es la raíz y cuidándola adecuadamente podemos prevenir problemas como la dermatitis, la irritación, la caspa o su excesiva caída.

Para cuidar correctamente esta parte, lo primero que debemos saber es qué tipo de cuero cabelludo tenemos, ya que cada persona es distinta y no a todas nos va bien, por ejemplo, el mismo tipo de champú o tinte.

Podemos clasificar el cuero cabelludo en 4 tipos:

  • Sensible: suele ser susceptible a irritarse con facilidad, llegando a provocar sensación de quemazón o incluso picor en la cabeza.
  • Graso: las glándulas sebáceas de este tipo de cuero cabelludo producen un exceso de grasa. Esto hace que el pelo esté lacio, apelmazado, sin volumen y, en ocasiones, pudiendo tener apariencia de “sucio”.
  • Seco: tiende a romperse, suele ser quebradizo y con las puntas abiertas. Luce un aspecto sin vida y apagado debido, fundamentalmente, a la falta de hidratación.
  • Mixto: que combina cualquiera de los tipos de cabello anteriormente mencionados, uno de los más típicos suele ser tener el cuero cabelludo graso y las puntas secas.

Cómo tener un cabello bonito y brillante

Si alguno de los anteriores es tu caso, vamos a darte una serie de consejos y recomendaciones que harán que tengas un pelo perfecto, sano y brillante, y un cuero cabelludo protegido y cuidado:

  • Usa siempre productos adecuados a tu tipo de cabello (en el caso de tener el cuero cabelludo graso y las puntas secas, por ejemplo, deberás utilizar productos específicos para cada zona).
  • Evita productos con exceso de detergentes, parabenos y siliconas, sobre todo si tienes el cuero cabelludo sensible.
  • Lávate el pelo con agua fría o templada, o al menos termina con un último enjuagado con agua fría ya que el agua excesivamente caliente reseca mucho el cabello.
  • Si tienes el pelo largo empieza desenredándolo de la punta a la raíz, de este modo evitarás arrastrar los nudos y que se te rompa el cabello.
  • No te laves el cabello a diario, especialmente si lo tienes graso.
  • Desenreda y cepilla tu pelo con mimo cada día.
  • No uses exceso de calor al secarte el pelo, especialmente en el cuero cabelludo.
  • Si vas a usar plancha o rizador es necesario que te protejas el pelo con un producto especializado (protector de calor).
  • Sanéate las puntas cada pocos meses.
  • Evita los tintes, ya que resecan mucho el pelo. En caso de úsalos intenta que sean lo más naturales posibles y dale un extra de hidratación a tu pelo, te lo agradecerá.
  • Una buena alimentación: te lo hemos dicho en anteriores posts (Link a post Alimentos beneficiosos para tu salud), mantener una alimentación equilibrada es el primer paso para tener un cabello bonito y sano ya que, junto con las uñas, son las partes del cuerpo donde se observan los síntomas de una falta de nutrientes.
  • Si tienes pérdida de cabello y, además, déficit de vitaminas o minerales debes tomar un suplemento específico, pero lo ideal es consultarlo con tu médico.
  • Los recogidos (coletas o moños) muy tirantes, usados de forma continua pueden provocar caída de cabello y desembocar en alopecia traccional. Es recomendable, por tanto, cambiar habitualmente de peinado y no abusar de los peinados muy tirantes.

Lo más importante es que conozcas qué tipo de cabello tienes y, en base a eso, le des los mejores cuidados posibles. De cara al verano te recomendamos que eches un vistazo a este post (link post cuida tu pelo en verano) para ir preparando tu pelo y llegar a la temporada estival radiante y con un pelo sano y fuerte.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!

¡HOLA PRIMAVERA!

¡HOLA PRIMAVERA!

Hace apenas unos días hemos dado la bienvenida a la primavera. Es un momento en el que los días comienzan a ser más largos, las temperaturas más suaves y en el que se percibe más alegría en el ambiente, quien sabe si es porque se trata de un recordatorio de que se acerca el verano y con él, las ansiadas vacaciones, el sol y la playa.

Los árboles florecen y los rayos de sol comienzan a calentar, sentarte a medio día a tomar un aperitivo en una terracita con tu pareja o amigos se convierte en un plan más que apetecible, al igual que pasear por la naturaleza.

Lo que a lo mejor no sabías es que todo esto tiene, además, beneficios para tu salud y por ello hemos querido hacer un recopilatorio de ellos para que disfrutes de este momento del año aún más.

Beneficios de la primavera para tu salud

  • Realizamos más ejercicio: cuando te despiertas por la mañana y los rayos de sol inundan tu habitación se hace menos pesado incluso despertarte. Te levantas con más energía y ver el buen día y la agradable temperatura que te espera en la calle hace que tengamos más ganas de ponernos las zapatillas y salir a dar un buen paseo.Te recomendamos que camines 30 minutos al día, ¡notarás los beneficios enseguida!
  • Estamos de mejor humor: los días son más largos y el sol predomina en el cielo. Esto hace que aumente nuestra energía, nos sentimos más felices y tenemos ganas de hacer planes y pasar más tiempo en la calle.El hecho de que haya más horas de luz ayuda a regular los ritmos circadianos de nuestro cuerpo, desde el sistema digestivo hasta la melatonina (relacionada con el sueño), etc.
  • Aumento Vitamina D: en invierno hay tan pocas horas de sol que nos suelen pillar en la oficina… ¿cuántas veces has entrado a trabajar cuando aún era de noche y has salido por la tarde cuando ya se había puesto el sol? Pues bien, nuestro organismo necesita vitamina D y ésta se produce gracias a la luz del sol. Esta vitamina es responsable de la regulación del crecimiento celular, reducción de la inflamación y el apoyo al sistema inmunitario.
  • Comida más ligera: en invierno apetecen los guisos de cuchara calientes…pero con la llegada del buen tiempo podemos empezar a comer platos más ligeros, menos calóricos y riquísimos, como son las ensaladas.

 

Prepara tu piel para la nueva estación

Pasar tiempo al aire libre, disfrutando del sol en nuestra piel y pasando tiempo en la naturaleza puede aliviar enormemente nuestro estrés, mejorando nuestro estado de salud general.

La llegada de la primavera hará que pases más tiempo en la calle y, por ello, es vital que protejas adecuadamente tu piel frente al sol y las temperaturas más cálidas.

Para cuidar tu piel correctamente te proponemos esta sencilla rutina:

  • Evita las horas centrales del día: planifica tus paseos por la mañana o bien entrada la tarde, evita las horas centrales del día (sobre todo días de temperaturas elevadas) para proteger tu piel de los rayos de sol más potentes. Recuerda proteger tus labios con un bálsamo específico y la piel de tu cara con una crema con factor de protección
  • Utiliza protector solar: en esta época del año nos olvidamos de echarnos protector solar porque las temperaturas no son tan altas como en verano y pensamos que no pasa nada por la exposición al sol, sin embargo, hay que protegerse siempre. Puedes optar por maquillaje con SPF para que te proteja la piel del rostro a la vez que le aportas un poco de color y para el resto del cuerpo utiliza protectores de amplio espectro que protegen de los rayos UVA y UVB.
  • Vuelta a casa: después de pasar el día en la naturaleza, disfrutando del sol y el aire puro debes continuar cuidando tu piel. Evita lavarte la cara con agua caliente para que no se te reseque. Lo ideal es que te apliques un exfoliante suave y lo aclares con agua tibia. Después sécala con una toalla suave, retirando las células muertas de la piel y dedica un par de minutos para darte un masaje con un sérum hidratante que incluya el rostro y el cuello y escote. Antes de irte a la cama aplícate una crema hidratante calmante, de esta forma notarás una piel más firme por la mañana y preparada para enfrentarte a otro día como Experta en Vivir.

Bienvenida primavera

No olvides la hidratación

Estar hidratadas es siempre fundamental, pero, conforme aumentan las temperaturas, cobra aún mayor relevancia. Hoy te proponemos que descubras los beneficios del Té Blanco.

Se trata de uno de los mejores tés del mundo, compuesto solo por las yemas de cada una de las plantas y, aunque depende de su pureza, puede multiplicar varias veces las propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antienvejecimiento de otras variedades de té, como por ejemplo el té verde.

En el post de hoy te contamos algunas de las características del té conocido como “de lujo” y “rey de los antioxidantes”:

  • 4 veces más polifenoles que el té verde: se trata de un tipo de antioxidantes que aumentan las defensas del organismo y neutralizan la actividad de los radicales libres(culpables del envejecimiento).
  • Sistema cardiovascular: refuerza este sistema protegiendo el corazón, previniendo infartos y regulando la presión arterial.
  • Contra el cáncer: es un escudo natural contra el cáncer, en especial, el cáncer de piel, ya que los polifenoles parecen bloquear la formación de tumores malignos que pueden aparecer como consecuencia de una exposición excesiva al sol.
  • Es depurativo, desintoxicante y favorece la función digestiva: estimulando las secreciones digestivas y, por tanto, facilitando la digestión de alimentos grasos.
  • Ayuda a adelgazar: acelera el metabolismo, favoreciendo la reducción de grasa corporal y del colesterol.

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que paséis un feliz día!

Luce tus canas

Luce tus canas

El cabello cano vive un momento de esplendor gracias a celebrities que, cada día, se suman a este movimiento de lucir el pelo de forma natural, abrazando así el paso del tiempo y los cambios que éste origina en nuestro cuerpo.

Famosas como Kate Moss, Mary Kate Olsen y miembros de la realeza como la reina Letizia, Kate Middleton o Meghan Markle ya las lucen. Otras personalidades como Pink o Lady Gaga se han teñido completamente de blanco el cabello durante temporadas.

Pero, ¿por qué nos salen canas?

Hay que entender que las canas no son más que un proceso natural de nuestro organismo, como tantos otros. Hay mujeres que comienzan a tener canas en plena adolescencia, mientras que otras apenas tienen bien entrada la madurez, ¿a qué se debe entonces la aparición de las canas?

Las células encargadas de generar melanina, que es el pigmento que da color al cabello, pierden su función con el paso del tiempo y acaban por desaparecer. A pesar de que este proceso suele tener lugar entre los 30 y 40 años, cada persona es diferente y experimenta estos cambios en una etapa diferente de su vida. Lo que es un hecho es que nadie se libra de su aparición.

Además de la edad, hay otros factores que influyen en la aparición de las canas, como el origen étnico, por ejemplo, en los caucásicos se produce antes que en los asiáticos (que comienzan a verlas a los 40).

También es una realidad que las canas no aparecen siguiendo un patrón establecidoen todas las personas. Hay a quién le salen de forma dispersa (canicie anular), a quienes les aparece un mechón de pelo blanco en una zona concreta de la cabeza (poliosis) etc…

La genética también influye, en ocasiones, no tenemos más que mirar a nuestro árbol genealógico para saber qué nos depara el futuro.

Otro de los factores que influyen en la ausencia de pigmentos en el cabello es el estrés, y es que un estado de estrés continuado podría provocar cambios hormonales que aceleren el proceso y favorezcan la aparición de canas.

Una alimentación deficitaria, con carencia de vitaminas, en especial la B12, B1 y B2 (estas vitaminas puedes encontrarlas principalmente en las proteínas animales tales como el huevo, el hígado, y productos lácteos entre otros), y la ausencia de minerales antioxidantes, como el zinc y el cobre, también pueden provocar que en nuestro cabello comiencen a aparecer canas.

Enfermedades como el vitíligo, el síndrome de Waardenburg, el hipotiroidismo o la anemia, también pueden desencadenar la aparición de éstas, provocando incluso la aparición de canicie precoz (antes de los 20 años).

 

Una cuestión de género

El género influye, a los 40 años el 65% de las mujeres ya suele lucir canas, mientras que, en el caso de los hombres, solo alcanza a un 40% de ellos, según el director médico de Svenson, Carlos Velasco.

El hecho de ser hombre o mujer no afecta sólo a la aparición de las canas, también supone un fenómeno social, ya que no se considera de forma igual el hecho de que una mujer tenga canas a que sea un hombre quien las lleve.

La aplicación Meetic reveló que el 72% de las mujeres encuentra a los hombres con canas atractivos, sin embargo, no existen datos sobre cómo encuentran los hombres a las mujeres con canas.

Las canas y la edad

En España las canas se siguen asociando a la vejez y por eso siguen provocando mucho rechazo, sin embargo, en otros países, como Holanda, es normal ver mujeres canas por la calle, parece que abrazan más esa naturalidad y, para algunas mujeres, empieza a ser una fuente de inspiración. Aunque parece que nuestra sociedad se está haciendo a ello cada vez más.

El color del pelo no determina la edad, ya que hay mujeres a las que les salen a los 16 años… ¿acaso significa que esa chica ya es una anciana?

Si te gusta el cabello plateado, adelante, pero cuidado, no podemos caer en criticar a las mujeres que toman la decisión de teñirse, siempre y cuando sea porque es lo que cada una desea. Debemos hacer las cosas por elección propia, independientemente de las modas y de lo que opinen los demás

El miedo a las canas, y su asociación con el envejecimiento también se puede entender como un miedo al paso del tiempo: las canas, las arrugas, cumplir años, perder firmeza en la piel…pero, ¿y si dejamos de temer al tiempo y empezamos a disfrutarlo al máximo? Las expertas en vivir esto lo sabemos bien.

Dejar de teñirse tiene sus beneficios

A pesar de que en España 6 de cada 10 mujeres se tiñen las canas, según el Instituto Dermatológico, debemos reconocer que tomar la decisión de dejar de hacerlo tiene sus beneficios:

  • Ahorro de dinero en tintes de tiempo en casa o en la peluquería
  • Mejorar el aspecto y salud del pelo al no someterlo a tintes mensualmente
  • Actualmente se ve como un símbolo de naturalidad y confianza en una misma. Por supuesto, eso no quiere decir que por teñirte el pelo tengas menos confianza, simplemente es una cuestión de gustos.

 

¿Cómo me paso al cabello plateado?

Si has decidido dejar de teñirte y abrazar la naturalidad de tus canas debes saber que el proceso no es de hoy para mañana, es decir, no dejas de teñirte y ya está, lo ideal para evitar que parezca que has dejado de cuidarte es seguir estos sencillos pasos:

  1. Córtate el pelo: esto ayudará a eliminar parte del cabello que ya tienes teñido con el anterior color (si no quieres cortarte la melena, no es un problema, solo llevará algo más de tiempo).
  2. Mezclar tonos: lo ideal es que tu peluquero mezcle tonos de grises oscuros y claros para difuminar el color y que tenga un aspecto más rico y multitono.
  3. De más a menos: cada vez irás teniendo que teñirte menos cabello, ayudando a revelar tu tono natural.
  4. Paciencia: este proceso no es inmediato, y aunque puedes alargar más las visitas a la peluquería (entre 8 y 12 semanas) puede que tardes un año, o incluso más (depende del largo de tu cabello), en conseguir un pelo plateado natural.
  5. Continuar cuidando tu cabello con productos específicos es fundamental.

 

Dejarse el pelo cano no es sinónimo de dejar de cuidarlo, al contrario, al carecer de los aceites naturales que tiene el cabello, éste se vuelve áspero, tieso y con tendencia al encrespamiento. Cada vez más marcas lanzan al mercado champús, mascarillas y un repertorio completo de productos especialmente diseñados para cuidar estos cabellos, bajo la etiqueta de Silver.

Las canas, y el nuevo aspecto que nos proporcionan, marcan un momento ideal para renovar tu armario. Muchas mujeres descubren que, con este nuevo look, los colores fuertes y vibrantes les sientan fenomenal y se atreven a combinarlos como, quizá, nunca habían pensado hacerlo. Lo mismo ocurre con el maquillaje, sal de tu zona de confort y experimenta nuevas formas de maquillarte, ¡te sorprenderás!

Esperamos que os haya gustado este post, si ha sido así no os olvidéis de compartirlo. Como siempre, podéis dejarnos vuestras sugerencias, y no olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que paséis un feliz día!

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Consigue equilibrio cuerpo-mente

Nuestra rutina diaria, trabajo, estrés, alimentación, ejercicio…influye directamente sobre nuestro peso corporal. Tener control sobre ello y mantener un equilibrio cuerpo-mente que nos ayude a sentirnos mejor por dentro y por fuera, es posible.

Como buena experta en vivir que eres, ya sabes que no existen las dietas milagro, y que, con la mayoría de ellas, enseguida recuperas el peso que acabas de perder, incluso algún kilo de más, debido al efecto rebote. Y eso es algo que nos molesta mucho, ¿verdad?

En el post de hoy queremos darte pequeños consejos que puedes incorporar a tu rutina diaria y que te ayudarán a mantener tu peso a raya, comiendo sano y variado, y a darle la importancia debida al estrés y a la necesidad de descansar.

Lo ideal es combinar una dieta sana y equilibrada con la realización de ejercicio, siempre adaptado a tus capacidades y necesidades.

Controla tu peso y baja esos kilitos que deseas

 

  1. Come más despacio: seguramente has escuchado este consejo cientos de veces, pero está demostrado que funciona. Es recomendable, al menos, tomarse media hora para comer. De este modo podremos ser más conscientes de lo que comemos. Hay que masticar la comida lentamente, así no solo disfrutaremos más los alimentos, sino que nos sentiremos saciadas antes. Otro truco que nos ayuda a comer menos es utilizar platos más pequeños, de este modo parece que están llenos con la misma cantidad de comida que otros platos que son más grandes y que te invitan a llenar más.
  2. No hagas dieta: las dietas milagro no son efectivas a medio plazo. Probablemente al principio te sientas muy alegre al ver como bajas de peso, pero lo cierto es que esas dietas son demasiado agresivas para nuestro organismo y no se basan en el seguimiento de pautas a futuro sino en comer muy poco y alimentos muy específicos durante un periodo de tiempo concreto, lo cual genera el conocido, y temido, efecto rebote, que te hace coger los kilos perdidos e incluso alguno de más. Es mejor que, poco a poco, vayas adquiriendo hábitos saludables, por ejemplo, reducir el consumo de alcohol y bebidas azucaradas, los fritos y empanados y los dulces.
  3. Comer fuera de casa: ya no es una excusa, hoy en día la mayoría de restaurantes incluyen platos saludablesy sabrosos a sus menús.
  4. Lunes sin carne: cada vez más personas se están uniendo a esta práctica. Esta campaña anima a la gente a eliminar la carne de la dieta al menos un día a la semana, con el fin de mejorar la salud y ayudar al planeta. Incluso hay restaurantes que están empezando a apoyar este reto, haciendo menús sin carne para este día de la semana. Es la excusa perfecta para aumentar el consumo de vegetales y frutas, ¿no te parece?
  5. Cocina más ligera: sabemos que te encantan las patatas fritas, pero es preferible que cocines este tipo de alimentos en el horno y con poquito aceite. Seguirás disfrutando igual de su sabor y reducirás el número de calorías de cada plato. Además, se ensucia menos. Hoy en día, hay multitud de guías y recetas para cocinar al horno y a la plancha. Recuerda que, también puedes cocinar carnes en el horno, y no, no tienen porque quedar secas. Si le pones encima rodajas de verduras que suelten agua como el calabacín, la cebolla, o los tomates, conseguirás un plato muy sabroso.
  6. ¡Ojo con las salsas! Especialmente si son de bote, porque llevan un montón de calorías escondidas. Es mucho mejor que cocines tu propia salsa, y si no puedes hacerlo, es preferible que te decantes por una vinagretade aceite y vinagre, queda riquísimo y tu estómago lo agradecerá, ya que es más ligero.

Los grandes enemigos de la pérdida de peso

Además de la alimentación, hay otros factores que, a veces, no tenemos en cuenta y que están directamente relacionado con nuestra capacidad para perder peso.

  • Estrés: considerada como la gran enfermedad del Siglo XXI, incide directamente sobre la capacidad para bajar de peso, ocasionando problemas de sobrepeso y obesidad debido a un estilo de vida estresante.
  • Descanso: en contra de lo que mucha gente aún pueda pensar, un correcto descanso está íntimamente ligado a la pérdida de peso, y es que el sueño reparador está implicado en la regulación hormonal y en procesos metabólicos
  • Hidratación: beber agua es uno de nuestros mejores aliados, para la pérdida de peso, la eliminación de toxinas, hidratación de nuestro organismo… vaya, que más fácil no puede ser comenzar a sentirse mejor.

 

Un poco de ejercicio, tu mejor aliado

  1. Ejercicio aeróbico: es nuestro mejor aliado, no solo para perder peso sino para mejorar nuestra capacidad cardiorrespiratoria y, en definitiva, nuestra calidad de vida. Salir a caminar es uno de los mejores ejercicios que puedes realizar. Comienza con una intensidad baja y al menos media hora. Según vayas practicando este ejercicio aguantarás más tiempo y te sentirás llena de vitalidad.
  2. Nadar: la natación  es uno de los ejercicios más completos que hay, sin impacto, por lo que es ideal para mejorar nuestra resistencia con un riesgo de lesionarnos muy bajito.
  3. Otros ejercicios, como Pilates, te ayudarán a tonificar tus músculos y a mejorar tu postura corporal, ideal para prevenir y/o remitir posibles dolores de espalda, además de trabajar el suelo pélvico, tu gran aliado contra las pérdidas leves.

Lo más importante es establecer una rutina que combine la práctica de ejercicio y una alimentación saludable. De esta forma evitarás tener que hacer dieta constantemente y lograrás mantener tu buen estado de forma física en el tiempo.

Como siempre, puedes dejarnos tus sugerencias, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!