Bayas de Goji aliado alimenticio en otoño

Bayas de Goji aliado alimenticio en otoño

Como Expertas en Vivir nos preocupamos por la alimentación y nos interesamos por aquellos alimentos que nos ayuden a llevar una vida más saludable, este es el caso de las Bayas de goji, sin duda un aliado por sus beneficios y propiedades, además de un estupendo suplemento de belleza en este otoño

Su origen proviene del árbol Lycium Chinese, pertenecientes a la familia de las solanáceas (familia de plantas herbáceas). Crecen espontáneamente en el Tíbet, Mongolia, China y el Himalaya. 

Las bayas de goji son un fruto que se ha puesto muy de moda en estos últimos años debido a sus propiedades contra el envejecimiento

Es un alimento muy rico en fibra y en antioxidantes, lo que ayuda a prevenir los procesos relacionados con la oxidación. Sirve especialmente en el tratamiento anti-caída, o el efecto antiarrugas, un verdadero concentrado de vitaminas y nutrientes. Una baya de goji contiene además numerosos aminoácidos, oligoelementos, minerales y fitosteroles. Estos últimos optimizan la regulación de la presión arterial y limitan la producción de colesterol malo. Este fruto es también rico en betacaroteno (fuente de vitamina A), ayuda a luchar contra los radicales libres, verdaderos responsables del envejecimiento de la piel

Para poder beneficiarnos de sus propiedades las dosis recomendadas son tomar durante 3 a 5 meses una cucharadita en el desayuno (unos 20-30 gramos). 

El menú que recomiendan los expertos es que las bayas goji vayan acompañadas siempre en el desayuno con un alimento que sea rico en vitamina B12, como puede ser perfectamente un yogur. 

Con la ingesta continuada de este fruto podremos conseguir efectos contra el envejecimiento, caída del pelo y nos ayuda a conseguir mejor aspecto en nuestra piel, ya que su consumo permite mantenerla elástica y tersa por más tiempo.

No olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

Cómo combatir ojeras, arrugas y bolsas

Cómo combatir ojeras, arrugas y bolsas

La mirada dice mucho de nosotras, cómo nos sentimos o cómo nos encontramos. Las ojeras y las bolsas son una preocupación para muchas mujeres.
Como Expertas en Vivir a veces el cansancio se nos puede reflejar en la cara. Para evitar que esto nos suceda, hoy ponemos a vuestra disposición unos trucos fáciles, accesibles y eficaces, que podéis añadir a vuestra rutina diaria.

Los ojos son una de las partes de la cara que necesita de más cuidados ya que, por sus diferentes características, la piel en la zona del contorno de los ojos es muy fina y sensible respecto al resto de la cara. Es una zona más propensa a la aparición de arrugas, ojeras y otro tipo de imperfecciones. Por eso, cuidar esta zona de la cara es muy importante. 

En estos momentos, con el uso de la mascarilla, esta zona ha cobrado una mayor importancia ya que nuestros ojos se convierten en un elemento esencial para transmitir nuestras emociones y son clave para la comunicación no verbal. Ahora, más que nunca, al ser una de las pocas partes de la cara que quedan visibles con la mascarilla, nuestros ojos acaparan todas las miradas.

Algunos de los remedios que podemos añadir a nuestra rutina son:

Tratamiento frío 

El frío es uno de los trucos más eficaces para descongestionar y deshinchar nuestra cara. Sobre todo al levantarnos es normal que nos despertemos con la zona de los ojos más hinchada. Aplicar por la mañana una gafas de gel de efecto frío o unas cucharas congeladas durante 10 minutos, nos ayudará a evitar que esto pase.

Infusión de manzanilla

La manzanilla tiene muchas propiedades que nos sirven para combatir los signos del cansancio, ya que es calmante y antiinflamatoria. Para usarla prepara una infusión de manzanilla y, cuando ya esté fría, impregna dos discos de algodón que te debes colocar durante 15 minutos en los ojos.

Aceite de almendras

Destaca por ser rico en vitaminas A, B y E y por su capacidad de hidratación. Nos ayudará principalmente a mejorar las ojeras y retrasar la aparición de patas de gallo. Su aplicación es muy sencilla, simplemente debes lavar y secar bien tu rostro.
A continuación hay que aplicar el aceite de almendras sobre la zona a tratar haciendo pequeños masajes circulares hasta su total absorción. Haz esto cada noche antes de dormir, así tu piel absorberá el aceite y actuará mientras duermes.

Pepino

Uno de los trucos más antiguos para reducir la inflamación y combatir la sequedad de la zona de los ojos es el pepino. Al contener mucha vitamina E y aceites esenciales es perfecto para hidratar y desinflamar la cara. Su modo de empleo más usual es cortar dos rodajas y dejar reposar sobre los ojos durante al menos 15 minutos.
Incluye estos remedios caseros en tu rutina de belleza y ya verás cómo descubres un cambio en tu mirada que te dará un aspecto más sano y alegre.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram

¡Que pases un feliz día!

¿Quieres saber cómo tener un armario sostenible?

¿Quieres saber cómo tener un armario sostenible?

Un armario sostenible es aquel al que no le sobran prendas y está compuesto solo por aquellas que de verdad nos gustan y a las que vamos a dar uso. 

Tener un armario sostenible no solo nos ayudará a mantener todo ordenado, sino que también nos puede proporcionar comodidad y tranquilidad a la hora de vestirnos cada mañana.

Como  Expertas en vivir disfrutamos sacando el máximo partido a nuestro armario y esta nueva filosofía de organización nos ayudará a conseguirlo. 

Para ponerla en práctica simplemente tienes que seguir estos sencillos pasos:

Clasifica la ropa:

En primer lugar debes de identificar la ropa que tienes. Para ello puedes clasificarla en tres grupos diferentes:

  • Ropa que te pones mucho, te gusta y es de tu talla.
  • Ropa que llevas menos y te pones en pocas ocasiones.
  • Prendas que ya no usas, ya sea porque no son de tu talla, están muy pasadas de moda, están rotas, o ya no te gustan. 

Selecciona la ropa:

  • Del primer montón puedes escoger esas prendas que te pones mucho, y con las que te sientes cómoda, y guardarlas directamente en tu armario. 
  • Pruébate la ropa del segundo montón y guarda solo las prendas con las que te sienten bien, sean básicas, te gusten mucho o creas que sí pueden tener una segunda oportunidad.
    Si en este paso encuentras prendas que estés dudosa, puedes guardarlas, pero de forma que no la veas dentro del armario, por ejemplo en una bolsa o en una estantería alta, para que no las tengas a mano y así te des cuenta de si de verdad las necesitas o las echas en falta. Da un año a estas prendas, cuando pase el tiempo te darás cuenta de si de verdad las necesitas o si no las has echado en falta. Esto te ayudará, cuando vuelvas a verlas, a saber de cuales debes de deshacerte y de cuales no. Debes de tener muy claro que todas las prendas que te quedes son para usarlas, así que no conserves ninguna por nostalgia.
  • Toda la ropa del tercer montón la debes descartar.

Adapta tu armario a tu estilo de vida:

En este paso queremos identificar aquellas prendas de ropa que nos gusta pero que, por nuestro ritmo y estilo de vida, no nos vamos a poner, porque no coincide con las necesidades de nuestro día a día. También se puede dar el caso de que, con el paso del tiempo, hayas cambiado y encuentres en tu armario muchas prendas que ya no te pones, porque no coinciden contigo y no te sientes identificada o cómoda con ellas.

Ordena las prendas seleccionadas.

Ahora que ya sabes que prendas son las que deben seguir en tu armario, puede resultarte de gran utilidad para tu día a día que antes de guardarlas hagas combinaciones con ellas.  Estas composiciones te ayudarán a descubrir que tienes ropa que no sabes con qué combinarla. 

Después de esto separa tus prendas según el uso que vayas a hacer de ellas, es decir, pon en un montón aquellas prendas que usarías para ir a trabajar y no te pondrías para el ocio y viceversa.Y por último, separa en otro montón las prendas básicas.

¿Qué hacer con las prendas descartadas?

Para terminar, puedes buscar un segundo uso a toda la ropa que has ido descartando en el proceso. Por ejemplo:

  • Puedes llevarla a centros de reciclaje textil.
  • Ofrecerla a familiares y amigos a los que les puede interesar.
  • Retocarlas. Quizás cortándolas o cambiándolas un poco puedan volverte a encajar y seguir utilizándolas.
  • Donarlas a asociaciones que se encargan de distribuir a personas que las necesiten.

Poniendo en práctica todos estos consejos, nos convertimos en auténticas expertas en conseguir un verdadero armario sostenible y organizado. 

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios y seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

Cómo crear una  mascarilla en casa

Cómo crear una mascarilla en casa

Como hemos comentado en otras entradas de nuestro blog, la mascarilla se ha convertido en un complemento esencial y obligatorio en nuestro día a día.

Existen muchas opciones para fabricar nuestras propias mascarillas: con filtros de café, con bolsas de aspiradora, con fundas de traje… pero nosotras os hemos preparado este tutorial para elaborar mascarillas caseras para Expertas en Vivir, ¡¡¡porque sabemos que no hay nada que os detenga!!!

En primer lugar, necesitaremos los siguientes materiales:

  • Tela, muy importante que sea 100% algodón.
  • Filtro, podemos comprar filtros o reusar los tejidos denominados “telas no tejidas” que seguro que tenéis en casa, ya que son muy comunes. Los podemos encontrar en bolsa de la compra reutilizables, bolsas de zapatos y fundas de trajes. Para saber si es “tela no tejida” y que, por tanto, nos sirva como filtro, simplemente tenemos que derramar agua en la tela y comprobar que no traspasa. Si es así, nos sirve.
  • Alambre.
  • Gomas de costura o leggins viejos.
  • Celo resistente.

Dependiendo de la edad para la que queramos hacer la mascarilla, necesitaremos patrones rectangulares de tamaños diferentes:

  • De 4-8 años 16 x 20 cm
  • De 8-12 años 18 x 22 cm
  • Adultos 20 x 24 cm

Para su elaboración debemos de realizar los siguientes pasos:

  • Cortamos 2 trozos de tela con las medidas del patrón elegido y planchamos bien la tela.
  • Hacemos un dobladillo de un centímetro en uno de los lados largos, por la parte interior, y lo planchamos. Doblamos el dobladillo que acabamos de hacer otra vez, un centímetro, para lograr un doble dobladillo y lo planchamos. Repetimos este paso en la otra tela.
  • Colocamos una de las dos telas con el lado del dibujo hacia arriba, y seguidamente ponemos la otra tela encima de la anterior, de tal manera que los dos lados de los dibujos estén uno encima del otro y la parte sin dibujo quede fuera.
  • A continuación, ponemos alfileres para que no se nos mueva. Cosemos con punto recto todo, dejando solo 9 centímetros sin coser en la parte en la que antes hemos hecho el dobladillo, dado que por ahí meteremos el filtro.
  • Cortamos los sobrantes de tela y un poco de las puntas, para que sea más fácil dar la vuelta. Damos la vuelta a la mascarilla, de tal manera que los dos lados de los dibujos queden hacia fuera.
  • Dejamos en la parte de abajo la apertura para el filtro y hacemos tres pliegues simétricos, apuntando hacia abajo en la tela, y los planchamos.
  • Para continuar hacemos unos dobladillos en los laterales, los planchamos -será donde meteremos las gomas- y cosemos en la dirección de los pliegues, rematando la costura.

  • Metemos las gomas o la tela de leggins cortada en tiras, por el lateral. Dejamos el largo de las gomas a medida, haciendo un nudo al final y cortando lo restante, y lo ocultamos por dentro del dobladillo, para que no nos moleste cuando la usemos.
  • Cortamos un trozo de alambre fino y redondeamos las puntas, para que mantenga la forma y no nos haga daño. A continuación, cortamos un trozo de celo, que no se rompa fácilmente. Envolvemos el alambre con el celo.
  • Colocamos el alambre por dentro de la mascarilla, en el centro de la parte de arriba, y cosemos un punto recto alrededor del alambre, para que no se nos mueva.

  • Por último cortamos el filtro, midiendo la tela por debajo del alambre con la mascarilla extendida. Y colocamos el filtro en su interior.

¡¡¡Y ya tendemos nuestra propia mascarilla casera!!!

Es muy importante para el buen funcionamiento de este tipo de mascarillas cambiar el filtro cada vez que la usamos y meterla en la lavadora de vez en cuando.

También es esencial que el ajuste de la mascarilla quede bien apretado, ya que ayuda a mantener la protección alta.

No olvidéis que al ser a medida se pueden hacer ajustes en función de las necesidades de cada una.

Esperamos que este tutorial os haya servido de ayuda para seguir disfrutando de la vida (con mascarilla) como una verdadera Experta en Vivir. 

¿Conocéis otra forma de elaborar mascarillas caseras?  ¿Os gustaría compartirla con otras Expertas en Vivir? 

Recordad que podéis seguir informándoos de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Disfrutad del verano!

Pedicura perfecta para lucir sandalias

Pedicura perfecta para lucir sandalias

Después de tantos meses encerrados en botas, zapatos y zapatillas, nuestros pies están pidiendo a gritos una “puesta a punto”, un ritual de pedicura para lucirlos increíbles y poder deslumbrar con nuestras sandalias. 

Os proponemos algunos trucos exprés para tener los pies preparados para lucir las sandalias y, como buenas Expertas en Vivir, no parar de disfrutar en todo el verano.

Prepara los pies.

Lo primero que tienes que hacer para lograr unos pies bonitos es eliminar las durezas. Para ello, la mejor opción es limpiar en seco los pies con una lima y después sumergirlos durante cinco minutos en agua tibia. También es recomendable exfoliarlos. Si no posees un producto específico en casa no te preocupes, un forma sencilla y rápida de hacerlo es crear tu propio exfoliante casero a base de azúcar, miel y limón, y aplicarlo con movimientos circulares por toda la piel. De esta manera conseguiremos eliminar las células muertas y, como resultado, obtendremos unos pies más suaves y bonitos.

Otra buena opción, para aquellas personas que veranean o vivan en zonas costeras, es la arena de la playa. La arena actúa como exfoliante natural y aporta múltiples beneficios para nuestros pies como estimular la circulación sanguínea y moldear la planta de los pies correctamente.

Corta y pinta las uñas.

El siguiente paso es cortar tus uñas, siempre en forma recta, evitando los picos y redondeando los bordes, para evitar que la uña se enganche y se rompa. Una vez listas, pintaremos las uñas aplicando el esmalte de forma uniforme. En esta temporada destacan los colores pastel y alegres, además de los rojos.
Hay que tener precaución dado que el esmalte limita la respiración de las uñas y a la larga puede estropearlas, por lo que es necesario dejarlas respirar de vez en cuando y no llevarlas pintadas constantemente.

Hidrata los pies.

Aplica crema hidratante para que tus pies queden bien hidratados y no estén secos. No olvides elegir la crema más adecuada a tu tipo de piel. ¡¡Ya solo queda ponerse unas sandalias y disfrutar del verano como una verdadera “Experta en Vivir”!!

¿Qué os han parecido estos consejos de pedicura para lucir sandalias? ¿Vosotras tenéis alguno más? Podéis dejarnos vuestros comentarios y no  olvidéis seguir informadas de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

Hábitos de belleza para terminar  la cuarentena más joven

Hábitos de belleza para terminar la cuarentena más joven

Muchas veces nos resulta muy complicado exponer en voz alta determinados cambios que nos están sucediendo por las circunstancias actuales pero, pase lo que pase tienes que encontrarte genial en tu cuerpo y tu mente. Como Expertas en Vivir que somos, te ayudamos a lograrlo y, además, te enseñamos a disfrutarlo. Os hemos ido comentando en otros post cómo sobrellevar el confinamiento dando ideas de acondicionamiento físico, mental, pero… ¿qué pasa con tu piel?. La cuarentena es un buen momento para cuidarse la piel. Te proponemos estos hábitos de belleza: (más…)