Consejos para adaptar la dieta a los 40  y sentirse mejor

Consejos para adaptar la dieta a los 40 y sentirse mejor

A medida que una va cumpliendo años, se van produciendo algunos cambios en nuestro cuerpo, a veces somos más conscientes de ellos y otras no. Algunos de estos cambios se reflejan en nuestra piel y podemos observarlos a simple vista, mirándonos al espejo. Sin embargo, otros son cambios más difíciles de percibir a simple vista, pero sí notamos en nuestro organismo.

El cambio es un fenómeno continuo, el cambio es inevitable, es uno de los factores determinantes de nuestra sociedad. Aunque creas que sigues siendo la misma, tu forma de pensar ha cambiado, tu forma de ser también, y tu cuerpo no iba a ser menos. Según los nutricionistas, generalmente esos cambios son producidos por la cantidad de hormonas que produce nuestro cuerpo. En nuestro caso, los niveles de prolactina y estrógeno caen en picado y eso el cuerpo lo nota.

 

¿Cuáles son los principales cambios que notamos en nuestro cuerpo?

 

  • El metabolismo se vuelve más lento, porque su ritmo baja considerablemente.
  • Aumenta la grasa en la zona visceral del cuerpo, que cuesta más eliminar.
  • Bajan nuestra masa muscular y nuestra densidad ósea, haciendo que nuestros huesos sean algo más débil.

 

Seguramente ya lo sabes, pero queremos recordarte que la alimentación es un condicionante muy importante para el cuidado del organismo. No solo para poder evitar ciertas enfermedades a las que somos más propensas a partir de una edad, sino también para sentirnos bien con nosotras mismas. Al ralentizarse el metabolismo, hay que reducir el consumo total de calorías diarias, para que el organismo mantenga el equilibrio. Hay que centrarse en cuáles son los nutrientes que el cuerpo pide a gritos y, tener en cuenta que el consumo de vitaminas y minerales, se convierte en la prioridad a la hora de elaborar una dieta para adaptarla a tus nuevas necesidades. Como te hemos mencionado anteriormente debemos reducir la ingesta de calorías, por ello es mejor dejar las comidas altas en grasas para momentos puntuales.

 

¿Qué recomendamos hacer para mejorar tu dieta a partir de los 40?

 

  • Optar por adoptar una base de agua o infusiones mínima durante el día. Es una actividad importante, no solo para que los órganos se mantengan hidratados, sino porque es una de las cosas que más se refleja directamente en tu piel.

 

  • Aumenta la cantidad de legumbres, verduras y frutas (especialmente frutos rojos) en tus comidas, son ricos en fibra, antioxidantes y vitaminas. Estos alimentos mejoran el tránsito y tienen un efecto directo en tu organismo. ¡Empezarás a notar los resultados en los primeros días!

 

  • Aumentar el consumo de calcio añadiendo yogures, queso y almendras a tus comidas. Es importante que hagas hincapié en este punto porque, con la edad, los huesos absorben menos el calcio de los alimentos, lo que hace que tengan más problemas relacionados con el sistema óseo, como riesgos de sufrir fracturas fácilmente u osteoporosis. Hoy en día puedes encontrar en tu supermercado de confianza multitud de productos ricos en calcio, y bajos en grasas, para seguir manteniendo tu dieta.

 

  • Eliminar los alimentos procesados y moderar el consumo de algunas bebidas como el café, gaseosas y las bebidas azucaradas, así como las que contengan alcohol. Te hacen sentirte más hinchada (tu vientre adquiere volumen al llenarse de gas) y además, por lo general tienen alto contenido calórico. No son saludables para el organismo aunque lleven la etiqueta “light” o “zero”. Ya sabes que es mejor decantarse siempre por el agua.

 

  • También deberías bajar el consumo de sal. Sabemos que se suele considerar imprescindible en las comidas, pero es importante reducir el consumo de sodio para notar cómo disminuye la sensación de hinchazón. Así que intenta cocinar con muy poca sal y comprar alimentos que no tengan altos contenidos de la misma. Para dar sabor a tus comidas siempre puedes tirar de las especias que tienes olvidadas en el armario.

  • Como hemos dicho anteriormente, pasados los cuarenta, la masa muscular desciende, por lo que debes intentar que tus comidas también sean ricas en proteína. Te recomendamos las carnes blancas por encima de las rojas, ya que contienen aproximadamente el mismo nivel de proteínas, y son menos grasientas, un buen alimento dentro de este grupo es el pollo. El huevo y el pescado blanco, también pueden formar parte de tus ingredientes estrella en las comidas, y que las pipas de calabaza protagonicen tus snacks a media mañana.

 

  • Intentar incluir grasas saludables en tu dieta semanal, como el aguacate y el aceite de oliva o los frutos secos. Estos alimentos aportan gran cantidad de nutrientes y ayudan a que te sientas más saciada.

 

  • Algunos ingredientes especiales que te recomendamos probar para ver si te gustan son la cúrcuma (debido a sus propiedades antiinflamatorias) y la soja (es antioxidante) como salsa para ensaladas, por ejemplo.

 

Esperamos que pronto puedas incluir todos estos cambios en tu dieta, que seguro que te van a ayudar a verte mejor. Ya verás como al realizar estos pequeños cambios, lograrás sentirte mejor contigo misma.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!

Propósitos para el nuevo año

Propósitos para el nuevo año

Antes de empezar con el post, queremos desearte un feliz año nuevo. Es increíble lo rápido que pasa a veces el tiempo. Parece que fue ayer cuando empezábamos 2018, y ahora ya estamos en 2019.

El final del año y el comienzo de uno nuevo, suele ser época de hacer balance, de replantearse como ha sido el año que ha terminado, y como va a ser el año que está por empezar. Es un buen momento para pensar que queremos llevar a cabo este año, que propósitos queremos cumplir y cuáles quedaron pendientes del año anterior. No queremos que este año nuestra lista de propósitos quede olvidada en un cajón, y luego nos llevemos las manos a la cabeza por no haberlos cumplido. Así que por eso en el post de hoy vamos a hablarte de esto, de qué propósitos son importantes cumplir y cómo llevarlos a cabo.

Lista de propósitos y cómo cumplirlos:

  1. Sacar algún momento de la semana para hacer una receta original que te alegre el paladar. De hecho, Indasec puede ponértelo fácil porque cada domingo compartimos en nuestro perfil de Instagram y Facebook recetas y curiosidades sobre distintos alimentos. Ya te hemos hablado varias veces de lo importante que es tener una dieta sana, equilibrada y saludable. Por eso queremos animarte a que cocines nuestras recetas, ya que son saludables a la vez que ricas. Seguro que ya conoces el dicho: somos lo que comemos. Y es que es verdad.

Tip: para cumplir este propósito puedes elaborarte los menús semanales con antelación, de este modo, también ahorrarás en la cesta de la compra. Lo más importante es que sientas que no estás haciendo una dieta, sino que adquieras un estilo de vida saludable.  Además, puedes incluir en tu semana el día “cheat” que es un día en el que podrás permitirte antojos, para aparte de darte un capricho, engañar a tu cuerpo y acelerar tu metabolismo.

  1. Vigilar tu salud: es vital que estés pendiente de ti misma, y que si observas algo raro en tu cuerpo o en tu mente, acudas a un especialista. No olvides llevar a cabo los chequeos necesarios anuales con tu médico. Es una buena forma de evitar enfermedades. Especialmente si tienes más de 50 años. Se recomienda revisar anualmente la vista, los dientes y chequeo general.

Tip: muchas veces olvidamos que tenemos citas médicas. Por ello queremos recomendarte que te lo apuntes en una lista que tu misma puedas crear, o en los recordatorios del móvil. De esta manera podrás ir tachándolos de tu lista conforme los vayas cumpliendo.

  1. Abandonar los malos hábitos: tienes que dejar los malos hábitos como el alcohol, y el tabaco. No hacen beneficio alguno, es más perjudican tu salud. Es un buen momento para dejar cualquier vicio que tengas, al principio puede ser duro. Pero recuerda, tu puedes con todo lo que te propongas y a la larga te sentirás mejor. Y eso se nota.

Tip: es importante ser constante a la hora de abandonar un mal hábito. Hay teorías que demuestran que cuando pasas 21 días haciendo algo, tu cuerpo ya lo asimila como rutina y le cuesta menos cumplir aquello que a priori sonaba imposible de conseguir. Aquí puede serte muy útil compartir tus logros con tus seres queridos, de este modo podrás ver tus progresos y seguir estando motivada.

  1. Ejercicios suelo pélvico: sabemos que uno de los propósitos más típicos cuando empieza un año nuevo es hacer más deporte. Por ello desde aquí queremos proponerte que te marques como objetivo hacer ejercicios de suelo pélvico.

Es importante que incorpores a tu rutina cuanto antes este tipo de ejercicios porque ayudan si sufres pérdidas leves, y con los dolores de espalda ya que el suelo pélvico da estabilidad a nuestra columna, entre otros beneficios.

Cada vez están más de moda estos ejercicios, hoy en día incluso se ofrecen clases en el gimnasio de los mismos. Allí contarás con el asesoramiento de un entrenador especializado, que te ayudará a conseguir tus objetivos.

Además, queremos aprovechar para recordarte que hay multitud de deportes que puedes practicar, ya sea por tu cuenta como la natación (link al post de beneficios de natación) o simplemente salir a caminar (link al post). Ésta última actividad, puedes realizarla sola o acompañada, irás entretenida y disfrutando del paisaje. Y lo mejor, estarás haciendo deporte sin darte cuenta.

Tip: si te da pereza empezar a hacer los ejercicios de suelo pélvico o no sabes por donde empezar, siempre puedes apuntarte a las clases del gimnasio. De este modo te sentirás más motivada y animada a la hora de hacer ejercicio. Si te vas a decantar por otro de deporte es importante que te marques objetivos realistas. Es mejor empezar cumpliendo pequeños retos e ir aumentando los mismos poco a poco. Así no te frustrarás y conseguirás cumplir todos tus propósitos.

  1. Enriquecerte con experiencias nuevas: es vital que te dediques más tiempo a ti misma. Una buena manera de conseguirlo es viviendo experiencias nuevas. Hacer aquello que siempre has pensado hacer, pero para lo que nunca has podido sacar tiempo, como apuntarte a clases de salsa. También puedes pasar más tiempo con tu familia, salir a cenar, ir al cine, etc. No hay que decir no a un plan, porque cuando echas la vista atrás al final lo que cuentan son los momentos y las experiencias que has vivido. Tienes que sacar cada día un ratito para estar pendiente de ti, para mimarte y darte algún capricho; como realizar ese viaje que siempre has querido. Lo bonito de esto, es que puedes hacerlo en cualquier momento del día y de muchas maneras posibles. Puede ser a la hora de hacerte tu rutina facial (link al post de cuidados de la piel en invierno), o puede ser relajándote mientras lees un libro o ves una película. ¡Cualquier momento es bueno para quererte! Te lo mereces y lo necesitas, aunque no te des cuenta. Estar bien con una misma, es una de las cosas más importantes de la vida.

Tip: cumplir este propósito es más sencillo que lo parece. Simplemente puedes inspirarte buscando nuevas ideas de planes y actividades. Apuntarte a asociaciones o clubs, y contar para ello con tus seres queridos.

Cumplir los propósitos de año nuevo, no es una tarea sencilla, por ello esperamos haberte ayudado con nuestros consejos. Ya verás como al final consigues cumplir todo lo que te has propuesto. ¿Cuáles serán tus propósitos para 2019?

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que pases un feliz día!

Sofocos: qué son, síntomas y cómo aliviarlos

Sofocos: qué son, síntomas y cómo aliviarlos

A lo largo de toda tu vida puedes sentir los famosos sofocos, que son uno de los síntomas más característicos de la menopausia o pre-menopausia, la etapa de la vida de la mujer donde desaparece la menstruación. Hoy queremos hablarte de ello, para que entiendas qué son y qué puedes hacer para sentirte mejor cuando se manifiesten. Como ya sabes, estar correctamente informada puede marcar la diferencia y hacer que pases por esto de la mejor manera posible. Y lo más importante, sin perder la sonrisa.

 

Los sofocos son la sensación repentina de calor intenso o bochorno, normalmente van acompañados de sudores, que puede llegar a provocar un cierto enrojecimiento de la piel.  Durante los sofocos la frecuencia cardiaca de la mujer puede aumentar, pero no te asustes es normal y no duran para siempre.

La duración de los mismos varía de un par de minutos a media hora, y lo mismo ocurre con la frecuencia.

 

Estas sensaciones de calor suelen ser más intensas en el rostro, el cuello y el pecho, pese a que pueden propagarse por todo el cuerpo. ¿Te estás preguntando a qué se deben los sofocos? Se producen por desajustes de tu temperatura corporal, causados por la bajada de estrógenos, muy frecuente durante la menopausia.

 

Los sofocos pueden ser leves, moderados y severos, dependiendo de su frecuencia y las veces que se manifiestan al día.

 

Sabemos que no es una sensación agradable, pero tienes que recordar que ante todo puedes con todo y que no estás sola. A tu alrededor, y quizás no te des cuenta, más mujeres están viviendo lo mismo que tú.

 

 

¿Cuáles son los síntomas?

 

  • Sensación repentina de calor.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Sensación de frío cuando pasan.
  • En ocasiones enrojecimiento de la piel.

 

¿Debería acudir a un especialista?

 

Si te encuentras muy mal, o si los sofocos van acompañados de otros síntomas a los que te hemos descrito con anterioridad, sí podrías acudir a tu especialista. De lo contrario, trata de no preocuparte en exceso, ya que es algo totalmente normal en esta etapa de tu vida. Todo llega, todo pasa, y para la mayoría de los síntomas siempre hay algo que se puede hacer para sentirse mejor.

A continuación, vamos a contarte una serie de truquitos que puedes poner en práctica, para sobrellevar este síntoma. Verás como logras que los sofocos no cambien tu estilo de vida, y te sentirás mucho mejor.

 

¿Qué puedo hacer?

Los sofocos pueden llegar a interferir en el desarrollo de tu rutina, pero no te preocupes que vamos a darte como siempre, un par de consejos que te serán de ayuda:

 

  • Trata de mantener tu dormitorio fresco durante la noche, con esto podrás evitar, o al menos pasar de mejor manera los sofocos nocturnos (si los tienes). También ayuda tomar un poco de agua fresca antes de acostarte, pero recuerda que debes consumirla con moderación en el caso de que tengas pérdidas leves.

 

  • Las temperaturas altas pueden favorecer la aparición de sofocos. En el trabajo o espacios públicos no puedes controlarlas, pero sí puedes hacerlo en tu casa y el coche, donde es recomendable mantener una temperatura agradable.

 

  • Si la sensación es muy intensa, puedes humedecer una toalla en agua fresquita y pasártela por la cara y el cuello. Seguro que con este sencillo truco vas a sentirte mucho mejor.

 

  • ¿Conoces la expresión “llevas más capas que una cebolla”? Es aconsejable que te vistas así, por capas. De esta manera, cuando lleguen los sofocos podrás desprenderte de las prendas que necesites y estar fresquita.

 

  • Trata de mantener una dieta sana y equilibrada. Esto es algo que queremos recordarte para que lo tengas presente siempre. Es mejor evitar ciertos alimentos como los picantes, y el alcohol que pueden empeorar los síntomas menopaúsicos. Ahórrate las comidas copiosas.

 

  • Trata de no ingerir bebidas muy calientes, es mejor que las consumas del tiempo o frías.

 

  • Elimina el tabaco de tu vida, que además es algo muy beneficioso para tu salud.

 

  • Realiza ejercicio físico, es bueno para esto y otros síntomas de la menopausia. Además, con ello evitarás tener sobrepeso. Uno de los deportes que te aconsejamos practicar es el yoga. Ya te hablamos de los beneficios de esta práctica con anterioridad. Esta actividad te será de mucha ayuda. Siempre viene bien un ratito de relajarse y respirar hondo, y mirar la vida con la sonrisa que te caracteriza.

 

  • Trata de mantener siempre una actitud positiva. La actitud es muy importante, y puede cambiar radicalmente cómo te sientes contigo misma. Aunque a veces sea complicado, es muy importante que no pierdas el foco y trates de ver la vida con una sonrisa. Y sino, el apoyo de tu pareja, familiares y amigos puede hacer que te sientas mucho mejor. ¡No estás sola!

 

Es preferible que pongas en práctica nuestros consejos antes de acudir a los medicamentos, pero si se te hace muy molesto siempre puedes acudir a tu ginecólogo. Podrá aconsejarte y ayudarte en todo lo que necesites, así como ponerte un tratamiento especializado que hará que te sientas mucho mejor.

 

Antes de despedirnos queremos recordarte que eres una Experta en Vivir, que puedes con cualquier cosa que te propongas. Y que no olvides ver el lado bueno de las cosas, porque todo esto te ayuda a seguir sintiéndote viva, y a acumular experiencia.

 

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que pases un feliz día!

¿Practicas una correcta higiene íntima?

¿Practicas una correcta higiene íntima?

A lo largo de tu vida es muy importante que prestes atención a tu zona íntima, especialmente en el tema de la higiene. Puede que sufras o hayas sufrido afecciones en esta parte de tu cuerpo, que quizá podrías haber evitado gracias a una correcta higiene íntima. Es por eso que en el post de hoy queremos hablarte de ello, y darte unas recomendaciones, que si no las conocías puedes poner en práctica a partir de ahora.

 

¿Sabías que la higiene en tu zona íntima es distinta a la del resto del cuerpo?

 

Tu zona íntima posee unas características y una sensibilidad que otras partes de tu cuerpo no tienen. Es por ello que debes darle unos cuidados especiales, usando productos específicos. Tu piel no tiene las mismas necesidades en esta parte que en el resto de tu cuerpo, ¿verdad?

Si te cuidas la cara, y las manos, ¿no crees que debes darle también importancia a tu intimidad?

Aunque no lo parezca hay numerosas cosas que afectan a nuestro organismo, y especialmente a nuestra parte íntima. Y hay ciertas infecciones que puedes llegar a vivir si no tienes una correcta higiene, con los productos adecuados, y que tu cuerpo necesita.

A continuación, vamos a dejarte una serie de recomendaciones que, si no estás haciendo, es aconsejable que pongas en práctica cuanto antes. Ya que pueden ayudarte a prevenir infecciones y sensaciones molestas. Ya conoces el dicho: prevenir es mejor que curar.

 

  • No uses un gel de ducha convencional a la hora de la ducha. Como te hemos comentado, la necesidad de tu piel no es la misma en esta parte que para el resto del cuerpo. Se recomienda usar un gel especial con PH neutro (esto es muy importante) que no altere el PH de tu piel. Si usas productos que no son adecuados para esta parte de tu cuerpo, puedes producir sequedad en la zona e irritación. Hoy en día hay multitud de productos distintos, que se adaptan a cada periodo de tu vida. ¡Seguro que encuentras el tuyo!

 

  • No laves esta zona con geles perfumados, no son buenos para tu piel. Además, pueden alterar el olor natural de tu parte íntima. Lo que dificulta detectar posibles problemas que pudieras tener, y que se manifiestan por el olor.

 

  • No limpies esta zona con fuerza, pues es una parte muy sensible y delicada. Te recomendamos lavarla con mimo, sin mucha potencia de agua, y preferiblemente con agua que esté tibia, antes que fría o muy caliente. Con esto evitarás dañar tu piel.

 

  • No te excedas en la limpieza de la misma, pues podrías dañar la flora vaginal. Hay que lavar la zona diariamente y de manera minuciosa, pero no es aconsejable hacerlo muchas veces al día.

 

  • Es muy importante secar la zona correctamente, pues no hacerlo conllevaría un exceso de humedad que se acumularía en nuestra ropa interior. Esto favorece el desarrollo de gérmenes e infecciones innecesarias.

 

  • Hay que lavar la zona de delante hacia atrás, igual que hacemos a la hora de limpiarnos después de ir al baño. Con esto evitaremos arrastrar gérmenes y bacterias desde atrás.

 

  • Es preferible que te laves esta zona sin el uso de esponjas u otros elementos, pues son fuente de gérmenes y bacterias. Es mejor que uses tu propia mano.

 

  • Lava tu zona íntima después de tener relaciones sexuales. Mucha gente no lo hace y es algo muy importante.

 

Es indispensable que empieces a realizar tu higiene diaria de esta manera, por todo lo que te hemos explicado anteriormente. No obstante, vamos a darte un par de consejos más, que es necesario que pongas en práctica, ya que son muy útiles y también pueden evitar el desarrollo de problemas que no tienes porqué sufrir:

 

  • La ropa interior es mejor que sea 100% algodón, en lugar de prendas de licra. Te recomendamos este cambio debido a que el algodón es más transpirable. Con esto prevendrás la aparición de hongos por exceso de humedad.

 

  • Evita las prendas de ropa muy ajustadas. A todas nos encantan los pantalones ajustados y los leggins, pero es mejor no abusar del uso de este tipo de prendas, debido a que aprietan la zona. En este caso es mejor decantarse a la hora de vestir por ropa que quede más suelta, o faldas. ¡Con cualquier cosa que te pongas seguirás estando ideal!

 

  • Lava tus prendas intimas por separado con un detergente que no sea muy agresivo.

 

  • Mantén tu ropa interior separada del resto de tu ropa. En un lugar limpio y seco.

 

  • Ten a mano siempre unas toallitas húmedas te proporcionarán higiene, y frescor en tu zona íntima. Las toallitas de Indasec ® limpian la piel manteniendo su PH natural, que como te hemos mencionado anteriormente es muy importante. ¡Puedes llevarlas en el bolso y usarlas en cualquier lugar!

 

  • Si continúas teniendo el periodo, te aconsejamos cambiar de tampón y compresas con regularidad. No es aconsejable dejar estos productos más de ocho horas seguidas.

 

  • No abuses de la depilación intima, pues el pelo protege esta zona. No se recomienda una depilación total. Y ante todo es mejor que si no sabes hacerlo de una manera correcta, acudas a tu centro de estética favorito, donde sabrán asesorarte y hacerlo de la mejor manera posible. Si te rasuras tú misma puedes producir cortes, que pueden llegar a infectarse. Y si lo haces con cera, y no das el tirón “adecuado” puedes favorecer la aparición de moratones.

 

  • Después de bañarte en la piscina o en el mar, es necesario que laves tu zona íntima, para evitar el desarrollo de infecciones de orina.

La higiene íntima es muy importante a lo largo de tu vida, pero sobre todo durante la menopausia. Te recomendamos poner en práctica estos consejos para evitar problemas como picores e irritaciones. Si notas algo raro, como molestias, u olores que no son normales, debes acudir a tu especialista, para poner solución cuanto antes con un tratamiento especializado.

 

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

 

¡Que pases un feliz día!

¿Sabías que puedes recuperarte del resfriado comiendo?

¿Sabías que puedes recuperarte del resfriado comiendo?

Con la llegada del frio y la bajada de temperaturas, llega una época que a nadie le gusta: la temporada de gripes y resfriados. En esta época del año nuestras defensas bajan y por ello nuestro organismo es más propenso a padecer cualquier tipo de catarro. Podemos estar baja de defensas debido fundamentalmente a una mala alimentación, aunque pueden influir otros factores como el estrés.

La alimentación es muy importante ya que puede ayudar a prevenir la aparición del resfriado, actuando de escudo protector con nuestras defensas. Comer bien puede ser útil a la hora de aliviar síntomas, haciendo que te repongas antes de la gripe o resfriado.

Como ya sabes, los principales síntomas del resfriado son: la congestión nasal, la tos, fiebre, cansancio, malestar general, dolor de garganta etc.

Hoy queremos hablarte de alimentos que puedes incluir en tu dieta, para pasar por el molesto resfriado de una mejor manera, y consiguiendo incluso aliviar síntomas y que te sientas mejor. Por supuesto, todo ello acompañado de las medicinas que te haya recetado tu médico de cabecera, que normalmente suelen ser medicamentos para aliviar el dolor de garganta como el paracetamol o el ibuprofeno, y en los peores casos suelen ir acompañados de antibiótico. Así que ya sabes: toma nota de nuestros alimentos y que el resfriado no te amargue el invierno.

 

¿Qué alimentos pueden ayudarte con el resfriado?

 

Hay numerosos alimentos que pueden ayudarte con esto, algunos muy conocidos por toda la población y otros no. ¿Quién no conoce el famoso caldo de pollo de la abuela? Seguramente todas lo conocéis por eso hoy queremos mencionaros también otros alimentos beneficiosos.

  • El primer lugar tiene que ser para el caldo de pollo casero (no preparado de envase). Es rico en vitaminas como la A y la C, y contiene además la proteína del pollo. Ayuda a recuperar fuerzas y favorece el sistema inmune y la eliminación de mucosidades. También previene la deshidratación.

 

  • Miel: se recomienda consumir este alimento si tienes dolor de garganta. Un vaso de leche calentita con miel consigue suavizar la garganta. Es perfecto para tomarlo a cualquier hora, pero especialmente antes de irnos a la cama. Pues a mucha gente le cuesta conciliar el sueño debido al dolor de garganta y la tos. Puedes añadir la miel también a tu té favorito.

 

  • Las frutas y verduras que son ricas en vitaminas C, A, y E, ayudan al sistema inmunitario. Dentro de esta categoría encontramos las naranjas (que puedes comerlas peladas o en zumo), el limón (rico en vitamina C) el brócoli y las zanahorias entre otros. Te recomendamos exprimirte un zumo natural de naranja cada mañana. También puedes añadir un chorrito de limón a tus comidas y bebidas favoritas (como el agua). Y para los picoteos puedes incluir zanahoria, que puedes ingerir sola o con humus (ésta última modalidad está ganando cada vez más popularidad).

 

  • Jengibre: este alimento alivia la congestión, y favorece la limpieza del tracto respiratorio. Hay multitud de recetas a las que puedes añadir el jengibre. Quizás la más conocida sea el té de jengibre, pero puedes añadírselo casi a cualquier comida que te guste.

 

  • Zinc: se encuentra en los alimentos ricos en proteínas (carnes, aves, pescados, maricos, etc…) y en frutos secos como las nueces. Acortan la duración del resfriado, por ello te aconsejamos incluirlos en tu dieta, pero especialmente cuando estés mala. Como ya te contamos con anterioridad es mejor que te decantes por las carnes blancas, como las aves, porque contienen menos aporte calórico.

 Queremos darte una receta que combina parte de los alimentos que te acabamos de mencionar y que está riquísima. ¡Apunta!

Pollo con miel y jengibre

Ingredientes:

-Pechugas de pollo.

-Jengibre.

-Limón.

-Soja (opcional).

Pasos:

  1. Precalienta el horno a 200 grados.
  2. Pela el jengibre, rállalo y resérvalo en un bol.
  3. Incorpora en el bol del jengibre, el zumo de limón, la miel, y la soja (como te hemos dicho es opcional). Mezcla todo hasta que esté uniforme.
  4. Cubre la bandeja de horno con papel vegetal.
  5. Baña tus filetes de pollo en la mezcla y estíralos sobre la bandeja.
  6. Colócalos en la bandeja y cocínalos en el horno durante 20 minutos.

 

¡Listo! A disfrutar. Esta receta puede hacerse también con los filetes a la plancha, nunca fritos, porque daría un aporte de calorías innecesario.

 

Otros consejos:

 

  • Hidrátate. La hidratación es vital para tratar el resfriado. Si sufres perdidas leves, no es aconsejable beber antes de irte a dormir, pues podrías favorecer las pérdidas durante el sueño.

 

  • Abrígate. Es importante que salgas abrigada a la calle, especialmente necesitas cubrir la zona de la garganta. ¿Por qué? Sencillo, los cambios bruscos de temperatura influyen. Salir de casa o del trabajo donde estás calentita, al frío de la calle nos afecta. Ten mucho cuidado a la hora de practicar deporte, y no te olvides de salir abrigada del gimnasio. Mucha gente sale sudando de hacer deporte y no se abriga correctamente, porque en un primer momento no nota el frío.

 

  • Hacer vahos. Calienta en un recipiente agua hasta que hierva, inclínate sobre el mismo (sin introducir la cabeza dentro del agua) y cúbrete con una toalla. Respira dentro de este espacio que has creado durante 10 minutos. Con ello favorecerás la limpieza del tracto respiratorio, aliviarás la congestión y te sentirás mucho mejor.

 

Por último queremos dejarte la opción de vacunarte. Hoy en día todos los centros de salud ofrecen vacunarse en época de gripe. Tan solo tienes que pedir cita y acudir el día y a la hora indicada. Prevenir es más sencillo que curar.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!

 

 

Alimentos beneficiosos para tu salud

Alimentos beneficiosos para tu salud

Seguramente ya te sepas todos los síntomas de la menopausia de memoria. Algunos porque los has vivido, y otros porque te los hemos explicado con anterioridad. En el post de hoy queremos contarte una serie de alimentos que pueden ayudarte a sobrellevar dichos síntomas, y serte de ayuda en esta etapa que estás viviendo. No sin antes recordarte que no estás sola, a tu alrededor, y aunque no te des cuenta, hay más mujeres pasando por lo mismo que tú.

¿Qué alimentos pueden ayudarme en la menopausia?

 

Para la menopausia todavía no hay milagros, pero si hay cosas que pueden serte de gran ayuda. En el pasado te hemos dado recomendaciones sobre ejercicios y actitudes que puedes poner en práctica para hacer el proceso más llevadero: ejercicios que puedes realizar, la importancia de la actitud que pongas a la vida etc. Por eso, hoy queremos hablarte de algunos alimentos que, a parte de estar riquísimos, pueden serte útiles:

 

  • Alimentos ricos en fibra: este tipo de alimentos te ayudarán a mantener tu flora intestinal, a estimular el tránsito y con ello podrás evitar el estreñimiento. Dentro de esta categoría te recomendamos consumir los guisantes (como plato principal o guarnición), cereales ricos en fibra, yogures (si son bífidus y 0% materia grasa mejor que mejor), pepinillos (contienen mucha fibra que ayuda a estimular el tránsito y son bajos en calorías), chocolate negro (genial para cuando tenemos un antojo de algo dulce, ya sabes que cuanto más puro sea mejor. Este alimento consigue que nuestro cerebro produzca endorfinas, favoreciendo el buen humor).

 

  • Frutas y verduras: aportan gran cantidad de vitaminas y minerales, y son buenísimas para la salud. Los especialistas recomiendan consumir cinco raciones diarias, aunque durante esta etapa de la vida puedes reducirlo a tres o cuatro, si las que ingieres tienen demasiado azúcar. Dentro de las frutas con mucho azúcar encontramos el mango, la naranja (aunque tiene gran cantidad de vitamina C), el plátano (es fuente de potasio). Estamos en una de las mejores temporadas en cuanto al consumo de fruta se refiere, ya que hay algunas buenísimas como la granada, el higo y la uva. También queremos recomendarte el consumo de piña, porque estimula la producción de serotonina y ayuda a dormir mejor. Además, este alimento favorece la digestión, por lo que te recomendamos que lo consumas en las cenas como postre.

 

  • Lácteos: a lo largo de esta etapa te aconsejamos consumirlos desnatados, o al menos, semidesnatados. Ya que durante la menopausia puede aumentar tu colesterol, es mejor reducir el consumo de grasa en la mayoría de lo posible, y consumir los lácteos desnatados es una de las cosas que puedes hacer. Es mejor que te decantes a comprar los productos ricos en calcio para contraponer la perdida de masa ósea, y es que en esta etapa los huesos pueden volverse más frágiles.

 

  • Frutos secos: el consumo de frutos secos es siempre bueno, pero especialmente durante la menopausia. Esto es debido a sus propiedades antiinflamatorias, y a que contienen minerales y vitaminas. Debes saber que, por lo general, son ricos en calorías, pero siempre puedes consumirlos crudos en lugar de fritos y con ello rebajarás el aporte calórico de los mismos. Además, también puedes comprarlos sin sal en lugar de con sal. En este período del año te recomendamos consumir pipas de calabaza y castañas, son perfectos en otoño y además están buenísimas. Las castañas es mejor comerlas asadas que crudas, puedes meterlas al horno y listo.

Antes de despedirnos queremos regalarte un par más de consejos:

  • Es importante incluir las proteínas dentro de nuestra dieta. Así conseguiremos que sea variada y equilibrada. Aquí queremos hacer un apunte: dentro del grupo de las proteínas es mejor que nos decantemos por consumir las blancas en lugar de las rojas. Esto se debe a que las carnes rojas poseen un mayor nivel calórico y de grasa que las blancas, que poseen el mismo valor nutricional y, además, tienen menos grasa. Dentro de las proteínas rojas encontramos alimentos como la carne de vacuno y la de buey. Mientras que dentro del grupo denominado como blanco encontramos el pavo y el pollo entre otros.

 

  • Evita el consumo de alcohol. Como ya sabes, ingerir bebidas espirituosas no es beneficioso para la salud. Es cierto que hay bebidas mejores que otras. Si sientes el antojo de tomar algo, es preferible que te decantes por una copa de vino, antes que por otro tipo de bebida que puede ser más calórica (es un aporte innecesario de calorías).

 

  • No hagas comidas copiosas, especialmente por la noche, te costará más conciliar el sueño. Una digestión pesada puede alterar completamente nuestro sueño, además, de que sentiremos hinchazón en la zona abdominal. Por ello te aconsejamos hacer cenas ligeras, y esperar un par de horas antes de acostarte, con ello seguro que te cuesta menos dormirte.

 

  • No bebas en exceso antes de acostarte, pues con ello favoreces las pérdidas leves durante la noche.

 

  • Prepara tus menús con antelación. Para conseguir llevar una dieta equilibrada y sin excesos, es mejor prepararse un menú con antelación. Hoy en día hay calendarios para planificarse las comidas, incluso aplicaciones del móvil. Con esto, no solo ahorrarás en la cesta de la compra, al no comprar productos que no necesitas. Sino que también conseguirás tu propósito de mantener una buena dieta. Si lo prefieres puedes consultar a un experto, que será capaz de preparar un menú a la altura de tus necesidades y/o preferencias.

 

Una dieta equilibrada y variada, hará que te sientas más fuerte y sana. Si sigues estas recomendaciones, aparte de las que ya te hemos dado, como realizar deporte, pensar en ti misma, dedicarte momentos para mimarte, y mantener siempre una actitud positiva, conseguirás sentirte mucho mejor. Pasarás por esta etapa de mejor manera, y lo superarás casi sin darte cuenta. ¡Tú puedes con todo!

 

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios, y no olvides seguir informada de este y otros temas de interés en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Que pases un feliz día!