sabes lo que quieres

Mejora tu piel. Sumas una dosis alta de vitamina E. Multiplicas antioxidantes. Consumes fibra. No sumas grasas al “colesterol malo”. Y evitas las molestias de la incontinencia urinaria. Alejas el fantasma de la osteoporosis… Parece milagroso pero estos efectos no tienen nada que ver con la acción de ninguna fuerza misteriosa. Son algunas de las ventajas de consumir almendras cada día.

La almendra constituye una de las fuentes de alimentación más antiguas del mundo, ya mencionada en la Biblia 2,000 años antes de Cristo. ¡O sea que llevamos consumiéndola más de 4.000 años! Y como dicen por allí: “por algo será“.

Un consumo moderado de almendras por día te asegura una altísima dosis de calcio, ácido fólico, magnesio, fósforo y manganeso además de contener los ocho aminoácidos esenciales. ¿Sabías que 100 gr de almendras contienen tantas proteínas como la carne?

Y te preguntarás: ¿cuántas almendras tengo que comer por día? Si bien las almendras contienen mucho ácido oleico (sí, el secreto de que aceite de oliva sea tan bueno para la salud), son también muy calóricas. Por ello, se recomienda no pasar de las 20 almendras por día (unos 25 gramos). Así que, por más que estén muy buenas, no te sientes a ver la tele con la bolsita de almendras saladas a mano, porque te pasarás de la dosis recomendada, seguro.

La almendra contiene un alto porcentaje de fibra por lo que una ingesta adecuada colabora en disminuir el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Esta fibra, permite que el organismo funcione más fluidamente y no aporta una cantidad de agua importante. A la almendra se la conoce como la “aspirina natural” porque contribuye positivamente a tu salud cardiovascular.

¿Y por qué digo que ayuda a evitar el tratamiento de la incontinencia urinaria? Simplemente porque en tan pequeño “envase” tienes una alta dosis de nutrientes básicos para tu salud integral. Al mejorar el tránsito intestinal, la zona gineco-urinaria se verá también favorecida, ya que los nervios que sirven al recto también sirven a la vejiga. Y si funcionan mal para uno, lo hacen también para la otra.

Y no te olvides de los ejercicios que siempre te recomendamos: unas almendras por día y un poco de Pilates y nuestros amigos los Kegel y te sentirás mucho más ligera y saludable.

Especialmente indicada para mujeres maduras, por su alto aporte de calcio (¡osteoporosis fuera!), para mejorar el tránsito intestinal, para la salud de tu corazón y evitar la incontinencia urinaria… ¿A qué esperas para hacerte amiga de las almendras?

Imagen | Juyis