La episiotomía, factor de riesgo en las pérdidas de orina

Entre los factores de riesgo que propician la aparición de las pérdidas de orina como consecuencia del parto, la episiotomía es la bestia negra, la eterna cuestionada por innecesaria en muchas ocasiones.

Tras este nombre se esconde un corte aplicado en el perineo que se realiza en el transcurso del parto, con el objetivo de facilitar la salida del niño sin que la zona se rasgue. Pondremos un símil que nos ayude a comprender mejor esta función. La episiotomía se plantea como una explosión controlada, sabemos que hay una carga explosiva y que puede haber daños, pero la realizamos a conciencia con la calle cortada y los servicios sanitarios preparados.

Esta práctica, pensada para un mayor beneficio de la mujer y el bebe, se convierte en una fuente de problemas por su aplicación rutinaria. La recomendación de la OMS sobre la tasa de episiotomías pone un tope de un 10%, cifra que se rebasa con creces en países como Francia (70%) y España (90%).

(más…)

Regálate un paseo

Ayer me hice el mejor regalo posible. De la manera más inesperada, lo que iba a ser un simple tránsito se convirtió en un paseo grandioso, mecida por un sol enérgico que me descubrió nuevas imágenes de la ciudad. En una pausa merecida, de camino a una cita con una buena amiga, de pronto me di cuenta que siempre iba por el mismo camino, y decidí explorar otra ruta menos habitual, más larga y bella, pausada y sin prisa, concentrada en el paisaje.

La verdad es que últimamente estoy un poco anquilosada, demasiado tiempo sentada ante el ordenador empieza a pasar factura, y las piernas se resisten a grandes esfuerzos. Pero paso a paso me fui sintiendo cada vez más ligera y vital, mirando a un lado y a otro con curiosidad, saludando a las gaviotas que acampaban en la ribera del río, escuchando a los pájaros que cantaban desde los árboles, a cada paso mas ágil.
(más…)

Cómo ayuda el Pilates a fortalecer los músculos pelvianos

Los ejercicios de Pilates son frecuentemente incluidos en las rutinas para prevenir el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico o paliar en parte sus efectos.

Sucede que la base del Pilates es el fortalecimiento de una línea media abdominal profunda que sostiene al cuerpo y otorga una buena postura. Dentro de los ejercicios para lograr ese equilibrio, hay muchos que trabajan directamente la zona pelviana, el interior de los muslos, la zona lumbar y la pelvis.

El efecto se nota en pocas semanas de trabajo constante. El secreto es realizar los ejercicios “a conciencia”. Esto quiere decir que si bien los ejercicios no parecen complicados, puestas a la tarea hay que hacerlos bien. Lentamente pero bien. Y si lo complementas con los ejercicios de Kegel, mucho mejor.

Se debe mantener el centro del cuerpo en contracción, llevando el ombligo hacia atrás y conservando la postura sin arquear la espalda (ni sacar “culo”). La respiración es de fundamental importancia y opera directamente en el trabajo del músculo: inspira profunda y lentamente, exhala todo el aire de a poco hasta quedarte “vacía”, salvo en los ejercicios que requieran una expiración completa y rápida.

Damos aquí un ejemplo simple y fácil de hacer en casa. Recostada sobre el suelo sobre una superficie no del todo dura (alcanzará con una colchoneta pequeña) te recuestas de espaldas, con los brazos a los costados del cuerpo. Elevas las piernas de a una a la vez hasta formar un ángulo de 90 grados (mira la foto). Coje una pelota entre las rodillas (o un cojín grande y duro) y apriétala fuerte. Sostén la postura unos 5 segundos y afloja la tensión… despacio, controlando. No dejes caer la pelota, ni permitas que tus rodillas reboten. Inspiras profundo, exhalas todo el aire mientras vuelves a repetir apretando la pelota. Así unas 8 veces.

Los ejercicios de Pilates son recomendados para fortalecer los músculos del suelo pélvico tanto en mujeres como en hombres, ya que constituyen una ayuda para la prevención de problemas de próstata y prolapsos.

Fotro | View Vave

Pérdidas de orina durante el embarazo

Solemos pensar que las pérdidas involuntarias de orina se dan exclusivamente en mujeres mayores. Sin embargo, es muy frecuente que durante el embarazo se sufran pérdidas de orina también.

A medida que el bebé crece dentro nuestro, su volumen y su peso hacen que presione sobre la vejiga. Así a partir del quinto mes aproximadamente, ante un estornudo o unas risas bien dadas, la futura mamá se puede dar cuenta de que su cuerpo reacciona de esta forma inesperada.

No es para alarmarse. Hoy por hoy existen compresas especiales que nos asisten previniendo en estos casos las molestias y dándole a la mujer toda la libertad deseada en cada momento de su vida. Incluyendo el embarazo.

En las embarazadas también se recomenda hacer ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico, siempre que no se tengan otras molestias frente a lo cual se consulta al médico. Se recomienda disminuir la ingesta de comidas picantes, de cafeína (incluyendo las gaseosas) y beber mucha agua, así como un ritmo contínuo de visitas al baño para orinar cada 2 horas aproximadamente.

Las pérdidas involuntarias de orina durante el embarazo no pueden prevenirse ni “curarse”. Pero la buena noticia es que por lo general desaparecen una vez superado el parto.

A medida que el cuerpo de la mamá va retomando su estado, la musculatura vuelve a asumir la carga óptima y todo vuelve a su lugar, las pérdidas desaparecerán solas. En caso que se mantengan más allá de las 7 u 8 semanas posteriores al nacimiento, sería conveniente una consulta al médico para supervisar el tema.

Durante el embarazo tienes muchas razones para disfrutar, moverte y reirte a pleno pulmón sin preocuparte de estos temas.

Foto | ChameleonsEyes

La cripta mágica de Madrid

La semana pasada fue el cumpleaños de una amiga mía y le hicimos una fiesta sorpresa en La cripta mágica, un local de Madrid donde hay espectáculo de magia a diario y en el que nos lo pasamos en grande. La experiencia de ir a La cripta mágica es misteriosa ya desde la reserva de sitio, ya que nos dieron una contraseña ultrasecreta para entrar.

Desde fuera, nada parece indicar que estemos ante un local de espectáculos, ya que solo vemos una puerta normal y corriente, pero cuando susurramos la contraseña al telefonillo se abre ante nosotros un teatro de los que había a principios del siglo XX. El local es pequeño, lo cual es estupendo porque se pueden ver a los magos muy de cerca, y el mago que nos tocó sacó a mi amiga como “ayudante” en uno de los trucos (tal vez porque le contamos que era su cumpleaños). Vaya, que no es una cita apta para tímidos. (más…)